"La justicia no se puede hacer sola: se pide y se busca la justicia todos juntos"

El Papa exige a los cristianos unidad «en un mundo desgarrado por la guerra, el odio, el nacionalismo y la división»

Invita a "resolver los malentendidos, las hostilidades y los prejuicios que han echado a perder nuestras relaciones durante siglos"

El Papa exige a los cristianos unidad "en un mundo desgarrado por la guerra, el odio, el nacionalismo y la división"
"La justicia no se puede hacer sola: se pide y se busca la justicia todos juntos"

Las cuestiones teológicas y eclesiológicas que aún nos alejan se resolverán solo durante este viaje común, sin forzar nuestra mano y sin prever cómo y cuándo ocurrirá esto

(J. B./VN).- «En un mundo desgarrado por la guerra, el odio, el nacionalismo y la división, la oración común y el compromiso por una mayor justicia no se posponen. Estas son omisiones que no podemos permitirnos». Francisco lanzó una exigencia a los cristianos de todo el mundo durante su tradicional audiencia con la delegación ecuméncia de Finlandia.

Un acto que se lleva organizando varios años con motivo de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, y en la que Bergoglio subrayó que «la justicia no se puede hacer sola: se pide y se busca la justicia todos juntos».

Del mismo modo, el Papa mostró su confianza en que «nuestro testimonio común de oración y fe dará sus frutos y que su visita fortalecerá la ya sólida colaboración entre luteranos, ortodoxos y católicos en Finlandia». A su vez, subrayó que el compromiso común en favor del ecumenismo es una «exigencia esencial de la fe que profesamos, un requisito que proviene de nuestra propia identidad como discípulos de Jesús».

Y como discípulos, al seguir al mismo Señor, entendemos cada vez más que el ecumenismo es un camino, un camino que, como han constantemente subrayado varios Pontífices, un camino desde Concilio Vaticano II en adelante, y que es irreversible.

 

 

«La unidad entre nosotros crece a lo largo de este camino», añadió el Papa, quien invitó a todos a «caminar juntos por el camino de la unidad que, en la gracia del Espíritu Santo, nos une a Cristo nuestro Señor como hijos amados del Padre y, por lo tanto, como hermanos y hermanas entre nosotros».

«Se fundan en el bautismo, en nuestro ser cristianos: ¡este es el centro! De hecho, como se nos recordó, las diversas clasificaciones sociológicas, que a menudo se atribuyen superficialmente a los cristianos, son aspectos secundarios. Cuando oramos juntos, cuando juntos anunciamos el Evangelio y servimos a los pobres y necesitados, nos encontramos en el camino y el viaje en sí progresa hacia la meta de la unidad visible».

Incluso, afirmó el Papa, las cuestiones teológicas y eclesiológicas que aún nos alejan se resolverán solo durante este viaje común, sin forzar nuestra mano y sin prever cómo y cuándo ocurrirá esto. Pero podemos estar seguros de que, si somos dóciles, el Espíritu Santo nos guiará en formas que ni siquiera podemos imaginar hoy. Mientras tanto, el Pontífice recordó que todos estamos llamados a hacer todo lo posible para alentar la reunión y resolver los malentendidos, las hostilidades y los prejuicios que han echado a perder nuestras relaciones durante siglos. La reciente Declaración de la Comisión de Diálogo Luterano-Católico de Finlandia sobre la Iglesia, la Eucaristía y el Ministerio, titulada Comunión en Crecimiento, contribuyó al viaje hacia el consenso teológico. El diálogo debe continuar, llevando adelante lo iniciado.

No estamos solos en el camino. Hay testigos comunes que, como San Henrik, nos preceden en nuestro viaje. Entonces es realmente cierto, gracias por recordarnos esto también, que la Tradición no es un dilema, sino un regalo. La Tradición, dijo el Papa, se refiere al verbo latino tradere, que significa entregar. La tradición no es algo que nos pertenece para distinguirnos, sino una entrega que nos ha sido encomendada para enriquecernos mutuamente. Siempre estamos llamados a regresar a la entrega original, desde donde fluye el río de la Tradición: es la costilla abierta de Cristo en la cruz. Allí nos dio todo de sí mismo, también nos dio su Espíritu (cf. Jn 19, 30.34). De allí vino nuestra vida como creyentes, allí está nuestra regeneración perenne. Allí encontramos la fuerza para llevar los pesos y cruces de unos a otros. Precedidos y sostenidos por aquellos que dieron sus vidas por amor al Señor y por nuestros hermanos y hermanas, estamos llamados a no cansarnos nunca de nuestro viaje.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído