La hermana Rita acusa a la artista de tener 'las manos manchadas de sangre'

Unas religiosas de Los Ángeles, en pie de guerra contra la cantante Katy Perry

Unas religiosas de Los Ángeles, en pie de guerra contra la cantante Katy Perry
La artista Katy Perry. EP

Una enrevesada operación inmobiliaria. La conocida intérprete Katy Perry eligió en 2015 el convento del Inmaculado Corazón de María en Los Ángeles para comprarlo por 11,5 millones de euros y utilizarlo como propiedad privada. Sin embargo, la artista de 34 años y una de las mayores estrellas del mundo de la música jamás se imaginó que las monjas que vivían allí se lo iban a poner tan difícil. Desde ese año, la cantante  de I Kissed a Girl ha tenido que lidiar con una durísima batalla judicial para conseguir las tres hectáreas de terreno en el que las religiosas habían vivido durante casi 40 años.

Esta semana, una de las religiosas que fueron “expulsadas” de su comunidad no perdona a Perry y la ha acusado de ser la responsable de la muerte de Catherine Rose Holzman, una de sus compañeras que falleció en 2018, en medio de la batalla legal por mantener la propiedad frente a los juzgados. Un enfrentamiento que, según ha declarado la hermana Rita Callanan a un conocido diario estadounidense, le ha dejado “paralizada, sin dinero y sin hogar” y que tal y como ha asegurado, las últimas palabras de su amiga religiosa antes de morir fueron “Katy, detente por favor”.

“Realmente no me gustaba Katy Perry. Estoy segura de que a ella tampoco le gusto. Yo intento luchar, pero no sé durante cuánto tiempo voy a poder hacerlo”, ha aseverado en referencia a sus 81 años y antes de manifestar que la artista tiene “las manos manchadas de sangre”.

Cuando en 2011 la cantante se encaprichó del convento, en él vivían cinco religiosas, de las cuales tres se mostraron a favor de la compra y dos (Catherine Rose Holzman y Rita Callanan) en contra porque consideraban que violaba sus votos.

Y parece que su lucha ha dado sus frutos pues a día de hoy Perry ha desistido y ya no quiere la propiedad, que ha vuelto a poner a la venta por casi 25 millones de euros. “Si bien la opción legal formal sobre la propiedad ha caducado, la Archidiócesis y la Sra. Perry continúan comunicándose sobre su interés continuo en la propiedad”, ha informado la archidiócesis de Los Ángeles.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido