Carles Puigdemont y Quim Torra han entregado 5,1 millones de euros al clero catalán

El Gobierno catalán recompensa el apoyo de la Iglesia a la causa secesionista

El Gobierno catalán recompensa el apoyo de la Iglesia a la causa secesionista
Banderas independentistas ante la Abadía de Montserrat. EP

Toma y daca. Desde la época de Jordi Pujol, la Iglesia catalana ha tenido evidentes muestras de complicidad con el soberanismo convergente. «Las instituciones políticas no son confesionales, pero en nuestro caso, eso no quiere decir que no se deba reconocer la aportación decisiva de la Iglesia católica y del cristianismo en la configuración del pueblo catalán», afirmaba Pujol.

La entrada de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Govern convergente no ha matizado esas complicidades, pues hay que recordar que el líder republicano, Oriol Junqueras, es un católico confeso. De ahí la permanencia de las subvenciones.

Desde 2016, ese «reconocimiento», más bien recompensa, ha sido generosa por parte del Gobierno catalán, pues los jerarcas de la Iglesia local han realizado diversas proclamas a favor del ‘procés’ y en contra de que los políticos presos estén en prisión. Así, los gobiernos de Carles Puigdemont y Quim Torra han gastado 5,1 millones de euros en subvenciones destinadas a los obispados y a la Abadía de Montserrat, siendo ésta la más beneficiada, con casi 3,9 millones de euros. Así consta en el Registro de ayudas y subvenciones de la Generalitat.

La orden benedictina es uno de los iconos del independentismo y su abad no ha escondido su apoyo a la causa secesionista. Por el contrario, el arzobispado de Barcelona es el menos favorecido. El cardenal Juan José Omella intentó hacer de mediador entre Puigdemont y el expresidente Mariano Rajoy en los días previos a la aprobación de la declaración unilateral de independencia (DUI). Previamente había aleccionado al president en la misa celebrada en la polémica capilla del Palau con motivo de la festividad de Sant Jordi. «La imposición y la confrontación no es el modelo que enseña ni Jesucristo ni la leyenda de la festividad», dijo Omella.

En 2019, el Arzobispado de Barcelona no ha recibido ninguna ayuda por parte de la Generalitat, mientras que en los tres años anteriores, la suma recibida del Govern no alcanza los 11.000 euros.

Por el contrario, las sumas correspondientes a la Abadía de Montserrat han ido creciendo, al pasar de los 24.168 euros de 2016 a 2,1 millones en 2017, mientras que en 2018, la cifra bajó a 516.499. Pero en lo que va de 2019, ya ha recibido 988.190 euros. El grueso es canalizado a través del Patronat de la Muntanya de Montserrat, entidad autónoma adscrita a la Consejería de la Presidencia de la Generalitat. Pero también recibe de las consejerías de Cultura y de Educación.

El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, afirmó que «la situación que se vive en Cataluña es muy preocupante y muy dolorosa”, y que «las prisiones preventivas, incomprensibles para mucha gente, están creando una inquietud notable». Asimismo, el monje de la abadía Sergi d’Assís defendió el referéndum en una homilía de la misa pública del monasterio en vísperas del 1 de octubre. D’Assís rechazó la «represión» y consideró que el derecho a la reunión y a la libertad de expresión se habían visto «vulnerados» por el Estado en su acción para evitar la consulta secesionista.

Especialmente polémica fue la elección de Joan Planellas como arzobispo de Tarragona, pues su perfil independentista venció al candidato favorito, el obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez. Defensor del derecho a la autodeterminación, Planellas se enfrentó en 2013 a Albert Boadella cuando el dramaturgo y su esposa denunciaron la colocación de una bandera independentista en el campanario de la iglesia de Jafre (Gerona), de la que era párroco.

El obispado de Tarragona ha recibido importantes subvenciones. Solo este año lleva ya 131.302 euros. Pero es que, el año pasado, obtuvo 185.679 euros y en 2017, un total de 119.813.

Ese año se celebró el referéndum y en él votó el obispo de Solsona, Xavier Nonell, para quien la Doctrina Social de la Iglesia «avala el derecho a la autodeterminación y la independencia de los pueblos y naciones». A lo largo de 2017, este obispado recibió 122.015 euros y en 2018, un total de 143.640 euros.

Los obispados de Vic y Urgell también han «pasado el cepillo» oficial y han recibido desde 2016, respectivamente, 29.010 y 213.210 euros. La diferencia es llamativa, también las tendencias ideológicas de sus titulares: Romà Casanova no es independentista, pero el copríncipe de Andorra, Joan Enric Vives, sí lo es.

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído