El sacerdote Cristóbal Gadea presenta el papel de la Iglesia como mediadora y pacificadora del conflicto

ACN España apoya a la Iglesia nicaragüense ante la crisis que atraviesa el país

ACN España apoya a la Iglesia nicaragüense ante la crisis que atraviesa el país
Represión en Nicaragua.

Soñar con un país reconciliado. La Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada en España (ACN España) ha presentado este lunes, 16 de septiembre de 2019, una campaña de apoyo para la Iglesia en Nicaragua para que pueda seguir difundiendo un mensaje pacificador ante la crisis política y social en la que está inmerso el país centroamericano desde abril de 2018.

Durante la presentación, el director de ACN España, Javier Menéndez Ros, ha explicado el conflicto que sufre el país desde abril de 2018, cuando se convocaron las primeras manifestaciones contra el régimen «autoritario» de Ortega. Este conflicto, según ha apuntado, tiene a parte de la gente «amordazada y perseguida, a veces hasta la muerte».

Tal y como han destacado desde ACN España, las crisis sociopolítica ha dejado en Nicaragua unos 300 muertos en manifestaciones, a manos de la policía y los grupos parapoliciales afines al dictador Daniel Ortega. Según organismos internacionales, hay cerca de 600 encarcelados por estas protestas y solo en la vecina Costa Rica se han registrado 70.000 refugiados nicaragüenses.

En concreto, Menéndez Ros ha subrayado que allí la Iglesia está «en el punto de mira» y, por ello la Iglesia nicaragüense ha pedido ayuda a la española. Según ha relatado, durante los meses del conflicto, ir a misa o acudir a la reunión semanal en la parroquia «suponía jugarse la vida».

«La Iglesia en Nicaragua nunca lideró una protesta política o social pero siempre, desde el primer día, acompañó al pueblo codo con codo, estuvo en la calle y, a consecuencia de ello, el Gobierno de Ortega la puso en el punto de mira», ha agregado.

Menéndez Ros ha apuntado que «las iglesias se convirtieron en refugios» y tienen clara su misión de «ser un factor de unidad, de construcción y pacificación».

En este contexto, la Fundación Pontificia va a colaborar con la Iglesia nicaragüense con varios proyectos basado principalmente en la formación de futuros sacerdotes y remodelación de las instalaciones y templos.

Durante la presentación, ha ofrecido su testimonio Cristóbal Gadea, sacerdote nicaragüense que sirve en la parroquia de la Inmaculada Concepción en Wiwilí, cerca de la frontera con Honduras. Sirve asimismo a las comunidades indígenas más remotas del río Coco, a las que accede gracias a una embarcación financiada precisamente por Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Gadea ha participado activamente en la mediación y pacificación en su zona entre los partidarios de Ortega y la oposición. «Es un ejemplo de un auténtico hombre de Dios que intenta llevar la Paz y el mensaje de misericordia de la Iglesia y de reconciliación», ha afirmado el director de ACN España al presentarle.

Según ha relatado el sacerdote, en Wiwilí «ha habido bastante violencia y sigue habiéndola», algo que, a su juicio, en parte «ha sido una oportunidad para hacer ver que siempre es actual el mensaje cristiano».

«Cada vez que había algo que podía generar conflicto invitábamos a comprender esa palabra en el contexto y a estar en paz. Esto ha ayudado mucho, hubo dificultades, hubo miedo, intranquilidad pero la oración ha ayudado», ha manifestado.

«Queremos que haya un ambiente en el que se pueda convivir, de cordialidad y respeto», ha apostillado. En su opinión, «nadie por su fe» debe tener miedo y, por ello, «es importante seguir escuchando, acompañando espiritualmente y dando formación sobre la fe cristiana».

Según ha afirmado, si la labor de la Iglesia no hubiese estado presente durante el conflicto en el país, «hubiese sido peor» para la población. «La mayoría de las personas no se han dejado llevar por la violencia», ha añadido, con respecto al mensaje pacificador lanzado desde la Iglesia.

Gadea ha contado que actualmente en Wiwilí todo parece estar calmado, aunque sostiene que no hay que «confiarse». En este contexto, ha agradecido a ACN España su apoyo a la Iglesia de Nicaragua. «Gracias por ayudarnos a creer que un cristiano no está solo en ninguna parte», ha declarado.

Por último, el sacerdote nicaragüense ha hecho hincapié en que se han marchado «bastantes personas» de Wiwilí por una cuestión «de seguridad». «Han dejado los centros escolares 2.700 niños», ha recalcado, afirmando que también hay sacerdotes que han tenido que abandonar el municipio.

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído