Más de 70 obispos participaron en las protestas en el país

Millones de argentinos toman las calles para protestar contra el aborto

Es la séptima vez que el Parlamento trata de despenalizar la interrupción del embarazo

Millones de argentinos toman las calles para protestar contra el aborto
Macromanifestación contra el aborto en Buenos Aires Agencias

Mauricio Macri, contrario al aborto, ha dado libertad de voto a los diputados de su partida

Coincidiendo con el Día del Niño por Nacer, millones de argentinos -muchos de ellos católicos- se manifestaron en medio centenar de ciudades argentinas para protestar contra el proyecto de ley de prevé legalizar el aborto.

En Buenos Aires, alrededor de 150.000 personas caminaron desde Plaza Italia por la avenida Sarmiento y Libertador hasta la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde había un escenario dispuesto al frente.

Médicos vestidos con sus guardapolvos blancos leyeron un manifiesto por la vida y recordaron su juramento hipocrático. Aplaudidos por el público, los doctores aseveraron que «hay vida humana desde el momento de la fecundación», y que «ese embrión recién formado constituye un ser humano independiente». De ese modo, «cualquier maniobra que dañe o destruya dicho embrión estará quitando la vida de un ser humano independientemente de la semana en la cual se realice», criticaron.

«Dañar de cualquier forma un ser humano vivo con la intención de terminar su vida bajo ningún aspecto constituye un acto médico», advirtieron y aclamaron: «Ni el estado ni nadie puede obligar a ningún agente o profesional de la salud a realizar prácticas que estén en contra de su objeción de conciencia».

 

 

Durante la manifestación se recordó que la iniciativa no respondió a ningún partido ni credo, motivo por el que no hubo representantes políticos ni vinculados a ninguna religión en el escenario. Sin embargo, se vio una notable presencia de católicos y evangélicos, así como gente de otros credos o aconfesionales.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina presentó a principios de marzo un proyecto de ley que busca despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo, después de que el presidente del país, el conservador Mauricio Macri, aunque contrario al aborto, instase a que se debata en el Congreso.

La iniciativa lleva la firma de 71 diputados de distinto signo político y establece que toda mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo durante las primeras 14 semanas y, tras ese plazo, estaría permitido en los dos casos que contempla ahora la ley (evitar peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es fruto de una violación), y si existen malformaciones fetales graves.

«Cuando se ha llamado a elecciones han dicho que estaban a favor de la vida, para la familia, y ningún diputado ni senador decía que estaba a favor del aborto, y ahora la sorpresa es que muchos están a favor del aborto y para nosotros ha sido un fraude», subrayó Geyer.

«Queremos un país en donde no haya ley del aborto, que es un homicidio, matar a un niño indefenso que tiene derecho a vivir», recalcó.

También la Iglesia católica organizó actividades en todo el país y en otros casos se sumó a otras convocadas por la sociedad civil.

No obstante, más de 70 obispos compartieron su foto con el lema «ValeTodaVida«, y en las redes sociales tuvo gran repercusión.

En las últimas semanas, organizaciones feministas han reclamado en las calles que el proyecto de despenalización avance en las Cámaras, donde comenzó a debatirse en comisión el pasado miércoles, al tiempo que asociaciones contrarias, denominadas ‘provida’ también han salido a la calle para reclamar que no haya cambios en la legislación.

Uno de los principales argumentos a favor de la despenalización es que actualmente el aborto es la principal causa de muerte materna en más de la mitad de las provincias argentinas, y nacen anualmente casi 3.000 bebés de niñas de entre 10 y 14 años, según datos de organizaciones sociales.

Aunque es la séptima vez que la iniciativa llega al Parlamento, donde nunca prosperó, en esta ocasión hay gran expectativa porque Macri dio libertad de conciencia a los legisladores de su partido y los instó a abordar la despenalización, tema que desde hace años divide a la sociedad.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído