Se arrecia la persecución religiosa, patrocinada por el régimen orteguista

Fanáticos orteguistas atacan verbalmente a Rolando Álvarez en Nicaragua

La Iglesia y organismos internacionales de derechos humanos lamentaron el acoso al obispo

Fanáticos orteguistas atacan verbalmente a Rolando Álvarez en Nicaragua
Rolando Álvarez Lagos Agencias

Lamento y condeno la agresión sufrida en la carretera por mi hermano, Mons. Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, esta tarde. Gracias a Dios está bien. Me solidarizo fraternalmente con él y con su misión profética

(Israel González Espinosa, corresponsal en Nicaragua).- Nuevos signos de persecución religiosa en Nicaragua, patrocinada por el régimen de Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo. Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de Matagalpa, fue agredido verbalmente por policías y simpatizantes orteguistas, mientras su vehículo era «requisado» en un retén policial instalado en una de las arterias viales que conecta con la capital, Managua.

En un video, grabado a través de un móvil, se ve al obispo Rolando Álvarez, junto a dos familiares y el chófer, mientras el vehículo es requisado por la Policía a un lado de la carretera que conecta Managua con Matagalpa, mientras es insultado e injuriado por un puñado de fanáticos orteguistas, acusándolo de «asesino», «terrorista» y «golpista».

Monseñor Rolando Álvarez es uno de los obispos más populares y dinámicos de Nicaragua. También es moderador de la mesa plenaria del Diálogo Nacional entre el régimen orteguista y la opositora Alianza Cívica para la Justicia y Democracia (ACJD), un proceso que actualmente se encuentra empantanado debido a la negativa del gobierno de Managua para detener la brutal represión contra las manifestaciones pacíficas pro-democráticas que vive el país desde el pasado mes de abril.

Pese a los insultos del grupo facineroso, Monseñor Rolando decidió guardar silencio. Sin embargo, el video de las agresiones verbales, se volvió viral en las redes sociales y éstas estallaron nuevamente contra el gobierno de Ortega. «Están desesperados», escribió Wilmer Benavides, presentador de noticias de la cadena Nicavisión.

También Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, repudió desde su cuenta en Twitter el ataque y acoso contra el obispo Rolando Álvarez.

 

 

 

«Lamento y condeno la agresión sufrida en la carretera por mi hermano, Mons. Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, esta tarde. Gracias a Dios está bien. Me solidarizo fraternalmente con él y con su misión profética y pido al Señor lo proteja y lo haga fuerte», dijo Monseñor Báez, en su cuenta oficial de Twitter @silviojbaez.

 

 

 

 

También Monseñor Fray Carlos Enrique Herrera Gutiérrez, obispo de la Diócesis de Jinotega, compartió en Twitter un mensaje de solidaridad con el Obispo Álvarez. «Oramos por Mons. Rolando José Alvarez @DiocesisdeMat, para que el Señor lo fortalezca y lo proteja de las agresiones que ha sufrido», reza el tuit en la cuenta @ObispoHerrera.

El clero matagalpino emitió un fuerte comunicado condenando las agresiones verbales contra Monseñor Álvarez, expresando que «los insultos e improperios dichos en su contra reflejan una falta de respeto y una pobreza de espíritu».

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, emitió una nota de prensa dónde deploró los ataques contra Monseñor Rolando Álvarez; así mismo, reconoció su labor pastoral y su servicio al pueblo de Nicaragua.

 

 

 

 

«Rechazamos las agresiones que sufrió el pasado domingo 2 de septiembre, luego que detuvieron su vehículo en la carretera viajando de Matagalpa a Managua», reza la nota, firmada por el cardenal Brenes, con el respaldo del obispo auxiliar Monseñor Silvio Báez y el clero de Managua, quiénes están la presente semana de retiro anual con todos los sacerdotes de la Arquidiócesis capitalina.

Del mismo modo, organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina regional del Alto Comisionado de Naciones Unidas para América Central (ONU-DDHH), tomaron nota de las agresiones contra Álvarez como una nueva violación a los derechos humanos por parte del régimen orteguista.

 

ATAQUE TRAS HOMILÍA

La agresión verbal sufrida por Monseñor Álvarez se dio horas después de pronunciar una fuerte homilía en la que clamó por una política integral para tutelar los derechos humanos de todos los nicaragüenses.

Esto tras la publicación de un informe de Naciones Unidas en el que constataba que el régimen orteguista ha violado sistemáticamente los derechos fundamentales de los ciudadanos a partir del 18 de abril.

La homilía, titulada «Propuesta para una cultura de derechos humanos en Nicaragua», tiene diez puntos, que expresan con claridad derechos que han sido irrespetados en el país durante la crisis, tales como la vida e integridad física de las personas, el derecho a la propiedad privada, derecho a libre pensamiento y a las condiciones básicas para la vida.

«Los derechos de cada hombre, de cada mujer, de cada ser humano son también derechos de Dios y hay que respetarlos», dijo el Obispo Álvarez.
Cabe señalar que el más reciente informe de la Asociación Nicaraguense Pro-Derechos Humanos, ANPDH, cifró esta semana en 481 las víctimas mortales de la brutal represión desatada por el Ejecutivo nicaragüense contra los manifestantes pacíficos.

Así mismo, constató que hay más de mil desaparecidos producto del conflicto, y que actualmente se vive una constante criminalización de la protesta social por parte del régimen.

 

 

PERSECUCIÓN RELIGIOSA

Desde el inicio de las protestas sociales, el régimen orteguista ha buscado por todos los medios posibles adversar a sus opositores con los métodos más bajos: Campañas de linchamiento mediático, acoso, hostigamiento, descrédito y estigmatización. La Iglesia no ha estado ajena a esta política represiva del gobierno de Daniel Ortega.

El pasado 9 de julio, los Obispos Leopoldo Brenes y Silvio Báez, junto al nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag y miembros del clero de Managua, fueron atacados verbal y físicamente por turbas del partido de gobierno y paramilitares encapuchados al servicio del régimen en el interior de la basílica de San Sebastián en Diriamba.

Monseñor Silvio José Báez es constantemente amenazado de muerte y las redes sociales (un lugar dónde este obispo se desenvuelve con gran agilidad), ha sido usado por los partidarios del régimen para realizarle campañas de desprestigio.

Al arzobispo cardenal Leopoldo Brenes ya no le dan cobertura los medios de comunicación propiedad de la familia Ortega-Murillo, y tampoco se emite la misa dominical que suele presidir a las 8 de la mañana desde Catedral de Managua en la cadena televisiva Televicentro 2, un hecho que no se había dado en más de dos décadas.

El fin de semana, Monseñor Juan Abelardo Mata (obispo de Estelí) y Monseñor Jorge Solórzano (obispo de Granada), denunciaron a través de los medios de comunicación estar amenazados por partidarios fanáticos del régimen orteguista.

«Hay gente que me dice que me van a quemar la casa, el templo o la catedral. Siguen sacando a jóvenes de sus casas. Como Iglesia intercedemos para que no se los lleven a El Chipote; estamos en esa lucha. En Diriá es donde ha habido más capturas de jóvenes últimamente (…).No veo turistas, la Calzada luce desolada, los negocios y hoteles están cerrados, las torres de la parroquia La Merced y la Catedral no están funcionando», le dijo Monseñor Jorge Solórzano al periódico El Nuevo Diario.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído