Advierte del "vicio de la gula"

Obispo compara la masturbación con «fabricar un cohete»

García Aracil califica de "tontería" el taller sexual de la Junta de Extemadura

Si nos limitamos a darle caramelos al niño, terminaremos fabricando un diabético

El arzobispo de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil, dijo hoy que la polémica campaña afectivo-sexual del Consejo de la Juventud de Extremadura es una «solemne tontería», al tiempo que advirtió de que «el uso desordenado del apetito» crea «el vicio de la gula».

García Aracil comparó además la campaña con «enseñar a un niño a fabricar cohetes sin enseñarle antes todos los riesgos que lleva consigo el uso de la pólvora». A continuación apostilló que sus observaciones no se deben a que considere que «el sexo sea peligroso», porque los cristianos saben que «Dios lo ha puesto».

«Lo que pasa es que también ha puesto un apetito y el uso desordenado del apetito de comer crea el vicio de la gula y crea desequilibrios estomacales considerables», sentenció el arzobispo en el transcurso de una rueda de prensa convocada para presentar el Día de la Iglesia Diocesana.

El prelado precisó que «si alguien prohibiera el uso del sexo» él se «pondría en contra, evidentemente, porque sería declarar injusto a Dios». Sin embargo, apuntó que si se entiende que el sexo tiene «reglas de utilización en las cuales entra también la moral cristiana y el celibato sacerdotal», en tal caso se hace uso del mismo «ordenadamente de cara a la procreación» o bien, en el caso de los sacerdotes, queda como «ofrenda a Dios».

Si se hace siguiendo tales reglas, agregó, entonces se está «haciendo caso a la creción de Dios», pero para ello «hay que pensar y educar». «Si nos limitamos a darle caramelos al niño, terminaremos fabricando un diabético, hay que enseñarle a utilizar bien los caramelos», añadió.

Los que critican a Camino «no entienden a la Iglesia»

El arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, ha dicho hoy, sobre las críticas al portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, por decir que los políticos que apoyen la ley del aborto no podrán comulgar, que «si alguien no entiende eso, es que no entiende que es la Iglesia«.

En este sentido, ha añadido que el tampoco entiende que un partido político «pueda imponer fidelidad de voto a una persona sin respetar su conciencia».

En rueda de prensa, García Aracil ha manifestado que «cada realidad tiene sus reglas de juego» y que quien «contribuye al crimen de una persona inocente e indefensa está en pecado mortal, y no puede comulgar».(RD/Agencias)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído