El cardenal de Madrid cree que "mejora la anterior" porque reconoce el derecho del embrión

Rouco: «La nueva Ley del Aborto no tiene por qué ser un coladero»

El purpurado reclama "soluciones cristianas" para la cuestión de los divorciados vueltos a casar

Rouco: "La nueva Ley del Aborto no tiene por qué ser un coladero"
Monseñor Rouco Varela. RD

Francisco "está haciendo mucho bien y va a hacer mucho bien", y "espero que venga" a España en el año 2015

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, considera que el anteproyecto de reforma de la ley del aborto aprobado por el Gobierno mejora la actual regulación porque reconoce «al recién concebido» como un bien jurídico protegido por la ley.

En una entrevista en ABC, el responsable de los obispos españoles cree que la nueva reforma de la ley del aborto «no tiene por qué ser un coladero«, si se «toma en serio el procedimiento de comprobación de los supuestos y si se prevé un órgano de verificación de que el supuesto se da conforme a la ley».

La reforma sólo contempla el aborto en los casos de violación antes de la semana 12 y en los que exista riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre hasta la 22.

«Mejora la anterior porque parte de un principio ético distinto», asegura Rouco Varela, quien añade que «el embrión, el niño que aún no ha nacido, tiene derecho a la vida desde que es concebido».

Desde el punto de vista cristiano -destaca-, «hay que afirmar y sostener en la teoría y en la práctica que tiene derecho a la vida».

El presidente de la Conferencia Episcopal, que será relevado de este cargo el próximo mes de marzo, asegura que la Iglesia nunca ha planteado el debate del aborto como «fricción», sino que la intención a la hora de criticar la actual ley del aborto era hacer una aportación a un debate social, cultural y político en torno a un asunto que sobrepasa los límites de la política y que incide en el ámbito de la conciencia.

En la entrevista, Rouco Varela también se refiere a la cuestión de los divorciados vueltos a casar. En este sentido, indica que «hay que tomarla en serio». Sobre el acceso a la comunión, tras reconocer que «es un aspecto doloroso del problema», el cardenal de Madrid añade que «cuando el divorciado lo es de un matrimonio válido, contraído sacramentalmente y consumado, al volver a casarse civilmente el impedimiento para comulgar es evidente, si persiste en ese estado. La doctrina de la Iglesia al respecto no ofrece ninguna duda».

«El Papa, en la entrevista al diario «La Stampa» recuerda que el hecho de que la persona no pueda comulgar no es un castigo. Con todo hay que entrar en ese problema para tratarlo no a costa de la verdad del matrimonio sacramental si no a favor de encontrar soluciones cristianas para los que están en esa situación», argumenta el purpurado.

Sobre el Papa, Rouco Varela destaca que Francisco «está haciendo mucho bien y va a hacer mucho bien», y «espero que venga» a España en el año 2015. También se refiere a Benedicto XVI, con quien se encontró el verano pasado. «Lo encontré bien físicamente y muy lúcido, espiritual y eclesialmente. Conserva un recuerdo muy vivo de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid».

(RD/Agencias)

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído