Ruffini: "se ha hablado de cómo esta crisis puede contribuir a cambiar el modelo de la Iglesia"

El Vaticano espera que la cumbre anti-abusos marque «un punto de no retorno» contra la pedofilia

Charles Scicluna: "Las mujeres dan una sabiduría que necesitamos. No tenemos problemas de transparencia"

El Vaticano espera que la cumbre anti-abusos marque "un punto de no retorno" contra la pedofilia
Monseñor Scicluna

El secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe destacó además la importancia de los testimonios escuchados durante el encuentro, aunque pidió profundizar ese camino

(Hernán Reyes, corresponsal en el Vaticano).- El Vaticano espera que la cumbre anti-abusos convocada por el papa Francisco marque «un punto de no retorno» en la lucha contra la pedofilia, para la que espera involucrar de manera más activa «a laicos y a mujeres».

«En los círculos de trabajo se ha vivido la cumbre como un momento de no retorno en la lucha contra los abusos a menores», afirmó este sábado el prefecto de comunicación del Vaticano, Paolo Ruffini, al hacer un balance con la prensa del tercer día de trabajo.

«Se ha hablado de cómo recuperar una relación con las víctimas, incluso con los que identifican a la Iglesia con la institución que ha protegido a los abusadores, y de cómo esta crisis puede contribuir a cambiar el modelo de la Iglesia», agregó Ruffini.

En ese marco, el prefecto de comunicación hizo énfasis en la necesidad de un mayor rol de «los laicos y las mujeres», dentro de «un involucramiento de todo el pueblo de Dios, también la familias».

Ruffini confirmó así el pedido que había hecho esta semana el moderador de la cumbre Federico Lombardi ante Religión Digital.

«Debe estar involucrada no solo toda la comunidad, sino que también es importantísimo lograr una mayor participación de la mujer dentro de ese mayor involucramiento del pueblo de Dios. Debemos buscar una mayor participación de las mujeres en el campo de la prevención, del acompañamiento a las víctimas, de la atención sobre las familias», había planteado el sacerdote jesuita de 76 años.

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, también se refirió este sábado a ese punto en el briefing cotidiano: «Las mujeres dan una sabiduría que necesitamos. No tenemos problemas de transparencia», planteó.

El secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe destacó además la importancia de los testimonios escuchados durante el encuentro, aunque pidió profundizar ese camino.

«Lo hicimos en estos días, pero tenemos que continuar. Incluso cuando regresaremos a casa porque es esencial para actuar en la manera justa: Las Conferencias Episcopales deberían instituir un servicio de escucha», pidió.

Entre los puntos destacados por los 190 participantes, Ruffini planteó que también se debatió sobre «la difusión de la pornografía como una plaga de nuestra sociedad que influye en la maduracion sexual y afectiva de los jovenes».

Se puso sobre la mesa la posibilidad de «un acompañamiento de quien se vuelve victima y no logra salir» de la pornografía, según el prefecto vaticano.

Por su parte, el superior de los jesuitas, el venezolano Arturo Sosa, planteó el «problema global» de los abusos.

«Hemos comprendido que las diferencias culturales no pueden servir de excusas para tapar situaciones de abusos», pidió en esa dirección.

«La Iglesia es un cuerpo multicultural, que está herida por su propio pecado», reconoció.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído