CONTROVERSIA

Un grupo de fieles carga contra el papa Francisco acusándolo de hereje

Un grupo de fieles carga contra el papa Francisco acusándolo de hereje
El papa Francisco y el gran imán de Al Azhar. EP

Alguien debería responder a las preguntas formuladas por reputados filósofos y teólogos en un exhaustivo documento dirigido al orbe católico (Vaticano: Las intrigas, cenas secretas y mentiras del cónclave en el que se eligió Papa a Bergoglio).

Un grupo de fieles ha publicado hace unos días una carta abierta a los obispos de todo el mundo para acusar al papa Francisco del delito canónico de «herejía» y pedir que se tomen las medidas necesarias para tratar esta grave situación.

«Tomamos esta medida como último recurso para responder al daño acumulativo causado por las palabras y acciones del papa Francisco a lo largo de varios años, que han dado lugar a una de las peores crisis en la historia de la Iglesia Católica», dice el prólogo de esta misiva de 20 páginas, que fue difundida por el sitio católico estadounidense Life Site News.

Firmada por 19 sacerdotes y académicos católicos, entre los que destaca el P. Aidan Nichols, dominico británico de 70 años, reconocido teólogo que ya en el pasado firmó iniciativas similares, la carta está repleta de citaciones de pasajes de la Biblia, así como de documentos papales varios. Y acusa al pontífice argentino por sus aperturas pastorales a los divorciados vueltos a casar –en el capítulo octavo de la exhortación apostólica Amoris Laetitia–, así como a los homosexuales, que considera acciones «heréticas».

También critica al papa Francisco por haber dicho en junio de 2016 que «las intenciones de Martín Lutero no eran erróneas» y que «era un reformador», así como por su acercamiento tanto a la Iglesia protestante, como al mundo musulmán. De hecho, tampoco acepta el «Documento sobre la Fraternidad Humana» firmado el 4 de febrero pasado en los Emiratos Árabes Unidos por el exarzobispo de Buenos Aires y Ahmed al Tayyeb, el gran imán de la Universidad de Al Azhar. En especial, denuncia el párrafo que dice que «el pluralismo y diversidad de religiones, colores, sexos, razas y lenguas son queridos por Dios en su sabiduría, a través de la cual creó a los seres humanos; esta sabiduría divina es la fuente de la que derivan el derecho a la libertad de creencia y la libertad de ser diferente».

El escrito –que no es el primero de este tipo, ya que anteriormente se señalaron censuras teológicas de Amoris Laetitia en una «corrección filial» enviada al colegio cardenalicio por 45 eruditos católicos–, además enumera «un gran número de acciones públicas» del pontífice que supuestamente confirman sus delitos de herejía.

«Tales acciones incluyen la protección, promoción y alabanza de clérigos y laicos que han manifestado sus creencias en estas herejías, o que han actuado consistentemente de maneras que desafían las verdades que estas herejías contradicen», asegura la carta.

«El derecho canónico ha considerado tradicionalmente que proteger, promover y ayudar a los herejes puede ser en sí mismo una prueba de herejía. Al elegir a clérigos y laicos que promueven estas herejías, o nombrándolos para puestos influyentes, o protegiendo del castigo o de la degradación a los clérigos de este tipo, cuando han cometido actos gravemente inmorales y criminales, les ayuda a difundir sus creencias heréticas. Al elegir prelados herejes para los cargos más importantes de la Curia romana, manifiesta la intención de imponer estas herejías a toda la Iglesia», añade.

Los firmantes también acusan al papa Francisco de «proteger a clérigos que son culpables de actos sexuales inmorales y criminales». Y enumeran una larga lista de personas, entre ellos cardenales, obispos y sacerdotes de todo el mundo, que supuestamente el pontífice habría protegido. Entre ellos figuran algunos argentinos: el ya fallecido obispo Juan Carlos Maccarone; el exobispo de Orán, Gustavo Zanchetta, y el P. Julio Grassi.

En la relación aparece la excanciller italiana Emma Bonino, considerada «la principal activista política a favor del aborto y la eutanasia en Italia», que «ha presumido de realizar personalmente muchos abortos». «En 2015 el papa Francisco la recibió en el Vaticano, y en 2016 la alabó como una de las «grandes olvidadas» de Italia», destaca la misiva.

Entre otras actitudes heréticas, como la de «promover la recepción de la eucaristía por parte de los divorciados y de los que se han vuelto a casar», el documento también critica el acuerdo que el Vaticano selló el año pasado con China para la designación de obispos, así como la bendición de hojas de coca que el pontífice hizo ante la organización Tupac Amaru de Argentina en junio de 2014, implicando «el reconocimiento de la planta de coca como sagrada».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído