El Atleti tuvo opciones en la primera parte, naufragó en la segunda

El Sevilla, a semifinales de la Copa del Rey tras cargarse al Atlético de Madrid

Goles de Escudero, Banega (p.), Sarabia y Griezmann; Simeone, expulsado

El Sevilla, a semifinales de la Copa del Rey tras cargarse al Atlético de Madrid
El centrocampista argentino del Sevilla Éver Banega pelea un balón con Fernando Torres, del Atlético de Madrid. EF

Merecido pase de los de Montella, dominadores de la eliminatoria

La eliminatoria de cuartos de Copa ha sido todo un bofetón en la cara del Atlético de Madrid.

Se lo dio este 23 de enero de 2018 el Sevilla, un equipo renovado en tiempo récord, y que le comió la tostada cómo y cuándo quiso a los de Simeone. Merecedores del pase a semifinales, los hispalenses repitieron victoria en el Pizjuán (3-1) y endosaron a los rojiblancos un global de 5-2 que debe llevar a una reflexión severa en el Wanda Metropolitano.

Porque, en estos momentos, el Atlético no tiene ni una sola idea respecto a lo que hacer con la pelota que no se base en el empujón, en el arreón. Encefalograma plano, y ni siquiera la excusa de la funcionalidad: el equipo ha pasado de ser una fortaleza casi inexpugnable a resfriarse en cuanto abre la ventana. La inestabilidad es tal que, además de fallarle el fútbol, le esquiva hasta el más mínimo de los detalles.

Por todo esto, y los obvios méritos propios del Sevilla, la eliminatoria tuvo un color blanco desde el pitido inicial: a los 25 segundos, el Atlético ya iba por detrás en el marcador. Una autopista en el carril central permitió la apertura a Sarabia. Con todo el tiempo del mundo, el ’17’ la puso al segundo palo, donde Escudero, con Vrsaljko en las musarañas, hacía el 1-0.

Durante los siguientes minutos se vio a un equipo desnortado, zarandeado por la presión del Sevilla, que se aburrió de recuperar balones. Pero un chispazo le insufló aire antes de que la muerte fuese inevitable: Griezmann enganchó un balón desde casi 30 metros y, con la derecha, disparó un misil que pilló adelantado a Rico. El gol, inesperado e inmerecido, volvió en sí a los rojiblancos, que encontraron en las bandas un filón.

En la izquierda, aprovechando la superioridad de Saúl sobre Navas (esta noche fue lateral) y en la derecha, con las incisiones de Vrsaljko. Fue por la diestra por donde se canalizó buena parte del peligro, con tres buenos centros que Gameiro y Griezmann no pudieron rematar en condiciones. Correa, en un ejemplo práctico del jugador que es, pudo hacer el 1-2 en una maniobra ratonil dentro del área que culminó…mandando la pelota a la línea de banda. El Sevilla, sorprendido por el arrebato visitante, cedió metros iniciativa y peligro. Solo el ‘Mudo’ Vázquez pudo alterar el cuadro, con un cabezazo que se marchó fuera por poco.

El golpe definitivo le llegó al Atlético antes de que pudiera prepararse para asaltar el castillo. Con solo dos minutos de segunda parte, Saúl puso el hombro con demasiada contundencia sobre el rostro de Joaquín Correa para cubrir un balón. Penalti y gol de Banega para acabar con la eliminatoria. Aún quedaba toda una parte, para desesperación colchonera.

A partir de ese instante, el Sevilla pudo juguetear con la incapacidad manifiesta de crear peligro por parte del Atlético. Solo Correa tuvo en sus botas la oportunidad de modificar el rumbo del partido, pero solo ante Rico, con todo a favor, estrelló el balón en el portero.

Simeone probó con un delantero más (Torres), una defensa de tres 7 y la incursión de Carrasco, pero de nada sirvió. Vitolo, pitado con saña por el Pizjuán, asistió desde el banquillo al naufragio del Atlético en Copa. Y al gobierno omnipresente de Banega. El argentino se dedicó a capear el temporal cuando el balón estaba en poder local y agradeció la escolta de Nzonzi, un tanque recuperado para la causa. Con Simeone expulsado por sus protestas al árbitro, la puntilla fue obra de Sarabia, puro talento, ejecutando con la zurda (y una leve ayuda de Godín) una contra con el Atlético desorganizado.

Se le acaba una bala más al Atlético, con escasas opciones en Liga y destinado a acudir a una competición que nunca quiso jugar (la Europa League) para salvar una temporada que va camino del fracaso. Se le abren muchas puertas a un Sevilla que, si confirma su resurrección, llega a tiempo para el tramo vital del curso. Pocos se acuerdan ya del polémico despido de Berizzo: en Nervión ha vuelto el equipo de siempre. Y no se pone límites.

Ficha del partido

  • 3 – Sevilla: Sergio Rico; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Éver Banega; Sarabia, Franco Vázquez (Pizarro, m.84), Joaquín Correa (Nolito, m.87); Muriel (Ben Yedder, m.73).
  • 1 – Atlético de Madrid: Moyá; Vrsaljko, Giménez (Thomas, m.64), Godín, Lucas; Ángel Correa (Carrasco, m.60), Gabi (Fernando Torres, m.56), Coke, Saúl; Gameiro y Griezmann.
  • Goles: 1-0, M.1: Escudero. 1-1, M.13: Griezmann. 2-1, M.48: Banega, de penalti. 3-1, M.79: Sarabia.
  • Árbitro: Juan Martínez Munuera (C. Valenciano). Expulsó al técnico del Atlético, Diego Simeone (m.81), por protestar al árbitro. Además, amonestó a los locales Banega (m.27), Franco Vázquez (m.54), Jesús Navas (m.63) y Mercado (m.90), y a los visitantes Giménez (m.18), Gabi (m.54) y Ángel Correa (m.57).
  • Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante unos 40.000 espectadores -entre ellos casi un centenar de seguidores atléticos-, que prácticamente llenaron los graderíos. Césped en buen estado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído