El delantero brasileño ofrece un inesperado e impagable espectáculo en el Algarve, la misma semana en la que se negocia su futuro

Neymar monta su «circo» en el sur de Portugal

Neymar monta su «circo» en el sur de Portugal

Siempre en su línea. Mientras el Real Madrid y el F. C. Barcelona se enzarzan en una frenética pugna de despachos por su persona, Neymar (27 años) se entrega, como de costumbre, a su particular dolce vita. Parece acercarse su salida del París Saint-Germain, donde no termina de encontrar su sitio, pero él ha preferido exhibir su sintonía con el hedonismo exprimiendo al máximo la recta final del verano en Portugal, según recoge el autor original de este artículo Francisco Chacón en ABC y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

No daba muestras el astro brasileño de estar preocupado por su futuro cuando, esta semana, hizo una aparición estelar en el Festival del Marisco, en Olhao, una de las citas estivales más frecuentadas del Algarve, entre Faro y el Parque Natural de Ría Formosa. La cantante brasileña Paula Fernandes (34), a quien le unen estrechos lazos desde hace tiempo (¿solo amistad?), ofrecía un concierto y la sorpresa se desató cuando ella misma anunció, micrófono en mano, la entrada de Neymar en escena.

Vestido de negro y con gorra de visera, el espectacular delantero llevó al delirio a los miles de asistentes, que no daban crédito cuando empezó a cantar a dúo con Paula. Juntos se marcaron una acarameladísima versión de «Shallow» -de la banda sonora de «Ha nacido una estrella»-, al más puro estilo Lady Gaga y Bradley Cooper en la gala de los Oscars.

Así pues, Neymar en su dimensión más lúdica, que al cabo es una de las más auténticas pues no hay fiesta que se le escape. Y él sonriendo sin parar, al tiempo que miraba embelesado a los ojos a Paula, a priori la protagonista de la noche y quien acabó viendo cómo el objetivo de Madrid y Barça le robaba la atención. De hecho, en medio de la mariscada con la que previamente le obsequiaron los organizadores del festival, el teléfono móvil del brasileño echaba humo, con su equipo de representantes intentando negociar su regreso a la Liga española.

Neymar había llegado poco antes al Algarve en su avión privado y, horas después del sin par espectáculo, se dejó ver a bordo de un yate con el que recorrió el litoral portugués. Tampoco quiso perder la oportunidad de tomar el sol en una de las playas más impresionantes del país vecino: Benagil, en el área de Lagoa. Sus cuevas hacen de este un entorno mágico y allí, en sus aguas de un azul cristalino, al goleador se tostó a pleno sol.

La noche parisina
Al mediático futbolista le llueven las ofertas de contratos publicitarios y su marca gana en rentabilidad con rapidez. Así lo retrata una nueva línea de relojes italianos de lujo, que hace referencia a su imagen de rebeldía juvenil -y hasta salvaje- para dar forma a la colección con su nombre, que ya ha lanzado al mercado. Y su tirón en las redes sociales ya supera al de Cristiano Ronaldo, con quien comparte fecha de cumpleaños. De hecho, la celebración de su 27 aniversario, el pasado 5 de febrero, todavía se recuerda en el Pabellón Gabriel de París. Sin embargo, y pese a tan tremenda juerga, sus allegados portugueses aseguran a ABC que Neymar jamás se sintió cómodo en la noche parisina.

Buenos momentos
Su padre, Neymar Santos Sr., figura clave para cualquier movimiento sobre su carrera profesional, no se despega de él. Y le acompañó igualmente en su desplazamiento al sur de Portugal. Un viaje en el que se reunieron con la mujer más popular al otro lado de la frontera: Dolores Aveiro, madre de Cristiano. A sus 64 años, la matriarca del afortunado clan madeirense se unió a Neymar y a Paula Fernandes entre los bastidores del concierto en Olhao. A solo 35 kilómetros de distancia, en los alrededores de Vilamoura, Dolores pasa su periodo de descanso estival, pues en ese enclave se alza una de las tres casas de CR7 en suelo portugués: las otras dos corresponden a Funchal y a Lisboa, tras la reciente venta de su vivienda en el Parque Natural de Gerês. Dolores Aveiro ha declarado varias veces que siente un gran cariño por Neymar, así que a nadie le extrañó que se plantara en el Festival de Marisco para compartir «buenos momentos» -como ella misma reconoció- con el delantero luso. A la matriarca de los Aveiro, parece que Milán cada vez le queda más lejos.

Paula Fernades y Neymar

Paula Fernades y Neymar – Instagram

 

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído