Desde el Exilio

Miguel Font Rosell

El Islam, la natalidad y las matemáticas

 

En 1966 el presidente argelino Ben Bella aseguró: “conquistaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres”. Cuarenta años más tarde, el asesinado presidente libio El Gadafi, profetizó la “victoria musulmana sobre Europa, con las armas propias de los europeos, sin espadas, sin cañones, sin pistolas, sin conquista, con el voto. Europa será un continente musulmán”. Ya más recientemente, el turco Erdogán, dirigiéndose a los emigrantes turcos les comunicó: “sois el futuro de Europa, tened 5 hijos, no 3”.
Como estas previsiones nunca fueron tomadas en serio por nuestros ineptos políticos europeos, sin otra visión que la conservación a corto, y como mucho a medio plazo, de su puesto de poder, y el de sus mafiosas organizaciones, alineado ello al temor a no ser votados por haber tomado medidas que no fueran de buenismo, apertura, libertad, apoyo, y todo lo que políticamente resultara correcto, consideración que sigue siendo válida a estas alturas, vamos a exponer toda una serie de datos estadísticos y de previsiones que se manejan, cada vez con mayor acierto, sobre el particular.
Considerando que se estima la fecha de 2050 la que igualará el número de cristianos y musulmanes en el mundo, veamos que pasará en la cristiana Europa:
*Población total europea en 2010: 742,55 millones de habitantes.
De ellos: 553 cristianos
139 Agnósticos y Ateos
43 musulmanes
*Población estimada en 2050: 707,00 millones de habitantes.
De ellos: 454 cristianos -21,80% 162 Agnósticos y Ateos +16,54%
71 musulmanes +65,11%
La primera consecuencia es que Europa va a estar un 5% menos poblada.
Los cristianos perderán protagonismo en un 21,80% (habrá !100 millones menos!), mientras el porcentaje de Agnósticos y Ateos subirá en un 16,54% y el de musulmanes algo más del 65% aun cuando hay cifras actualizadas que superan ya al 100%, con cerca de 100 millones de musulmanes.
Pero veamos como se va distribuir esa población en algunos países, según sus confesiones religiosas, de una a otra fecha:
*Belgica Cristianos 06,88 a 05,87 -14,70%
Agnósticos + Ateos 03,11 a 03,74 +16,85%
Musulmanes 00,63 a 01,31 +100,08%
*Francia Cristianos 39,56 a 29,90 -32,30%
A+A 17,58 a 30,57 +73,89%
Musulmanes 04,71 a 07,54 +60,08%
*Alemania Cristianos 56,54 a 41,65 -35,75%
A+A 20,35 a 20,91 +2,75%
Musulmanes 04,76 a 07,00 +47,05%
*Italia Cristianos 50,44 a 40,80 -23,62%
A+A 07,50 a 09,16 +22,13%
Musulmanes 02,22 a 05,32 +139,64%
*Reino U. Cristianos 39,89 a 31,15 -28,05%
A+A 17,22 a 26,71 +55,11%
Musulmanes 02,93 a 07,76 +164,85%
*Suecia Cristianos 06,31 a 05,73 -10,12%
A+A 02,54 a 03,59 +41,33%
Musulmanes 00,43 a 01,35 +213,95%
*España Cristianos 36,24 a 34,10 -6,27%
A+A 08,74 a 13,85 +58,46%
Musulmanes 00,98 a 03,94 +300,02%
Evidentemente son muchas las consecuencias a sacar de las anteriores cifras, en primer lugar que entre estos 7 años transcurridos desde 2010 a 2017 el fenómeno de la emigración musulmana a países europeos, no solo se ha incrementado debido a las guerras, atentados y revueltas, sino que se ha radicalizado profundamente en cuanto a diferencias entre unos y otros, por lo que la amenaza es aun mayor que le esperada en 2010.
La primera consecuencia evidente es que la vieja y cristiana Europa, sigue siendo vieja, aunque también cristiana, al menos teóricamente y en el horizonte de 2050, pero posiblemente no mucho más allá. En este sentido llama la atención, las perdidas de aproximadamente un tercio de cristianos tanto en Reino Unido, como en Francia o en Alemania, siendo España (como no), la “reserva moral de occidente” como ya pregonaba Franco, con solo un 6,27% de pérdida, algo muy distinto a la católica Italia, donde el cristianismo pierde un 23,62%, casi la cuarta parte.
En cuanto al creciente número de agnósticos y ateos, se da en todos los países analizados, aunque como cabría esperar, la palma se la lleva Francia con un 73,89%, seguido de !España! con un 58,46% (las dos Españas). Reino Unido con un 55,11% y Suecia con un 41,33% le siguen, siendo curiosamente en Alemania, donde crecen en menor proporción, solo un 2,75%.
Ya en cuanto al fenómeno musulmán y considerando que en Europa siempre hubo cristianos, agnósticos y ateos, pero apenas musulmanes, el fenómeno resulta demoledor, siendo España, sin duda por su proximidad al Magreb y sus 8 siglos de influencia islámica, el país que se lleva la palma, con un 300,02% de aumento, curiosamente la mayoría concentrados en Cataluña y Andalucía. Le siguen !Suecia!con un 213,95%, Reino Unido con un 164,85%, Italia con un 139,64%, Bélgica con un 100,08%, Francia con un 60,08% y Alemania con un 47,05%. Pero es que solo entre Alemania, Francia e Italia, ya habrá cerca de 25 millones de musulmanes.
Veamos, no obstante, como se producen estos movimientos porcentuales.
El índice mínimo que se estudia para que una población se considere estable es de 2,1, cuando la media europea, entre europeos, es de 1,4, cifra que superan Francia y el Reino Unido con 1,8 y 1,6 respectivamente, ambas por debajo de los necesarios 2,1, pero que no alcanzan ni Alemania, ni Italia, ni siquiera Grecia con 1,3 y ya a distancia el último de la fila, España con 1,1. Por su parte el índice medio de los musulmanes en Europa es de 2,9 con puntas de 8,1 como en Francia. Solo con seguir el ejemplo de la libertaria Francia, donde las nativas tienen de media 1,8 hijos mientras las musulmanas allí establecidas paren algo más de 8 hijos, es solo un asunto de cálculo matemático, si no se establecen otras variantes que modifiquen el panorama actual.
Si nos centramos en la fecha citada de 2050, en el que supuestamente el número de musulmanes y cristianos se igualará, el peso del Islám está repartido de la siguiente forma: 60% en Asia-Pacifico, con Pakistán como primer país, 20% en Oriente Próximo (su cuna), un 17,60% en Africa subsahariana, un 2,7% en Europa y un 0,5% en America. Si consideramos que solo el 2,7% del Islám puede dominar Europa, que Sudamérica,, donde menos se encuentra asentado, no pinta demasiado en un concierto de poder, y que las religiones orientales no son expansionistas, es muy probable que antes de final de este siglo, el mundo sea islámico en su mayor parte, pues su expansión demográfica, su implantación, sus imposiciones y su dinámica expansionista así lo pronostican, y el resultado puede ser catastrófico sobre todo para Europa, para la cultura, para la libertad, para las artes, para la ciencia, para todo aquello que tantos siglos ha costado conseguir, pues estos no son los venerados portadores de la cultura griega a Europa, ni los constructores de grandes obras de arte, ni científicos, ni mucho menos prescriptores de la libertad, estos son ciudadanos anclados en pasados siglos, dominados por auténticos fanáticos de una incultura alarmante, capaces de arrasar con todo y con todos por supuestas peticiones del profeta y jilipolleces de tal calibre (a ver si se entera tanto y tanta progre, disfrazados de lagarterana).
Las referencia a lo que está ya ocurriendo en Europa nos llegan día a día a través de la prensa independiente, de correos, de filmaciones, donde países como Suecia, Francia, Alemania, Inglaterra, disponen de mucha parte de sus barrios en sus principales ciudades, absolutamente dominados por el Islám, donde ya ni la policía local tiene autoridad, ni siquiera se atreven ya a hacer intervenir a la policía nacional o al ejercito, donde el número de mezquitas es ya superior al de los templos cristianos, donde las costumbres islámicas se han implantado en colegios, empresas, comedores, universidades, etc., aunque eso si, haciéndoles participes de todas los logros sociales conseguidos a lo largo de siglos, de lucha por la libertad y por el respeto, por la cultura, gracias a la ciencia, a la solidaridad entre quienes entienden de derechos y deberes en el mismo estrado y de quienes se sienten orgullosos del camino andado, un camino que ahora, gracias a la canalla política de que disponemos, en menos de un siglo se habrá ido todo al garete.
Continuamente nos llegan noticias alarmantes de Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, etc., aunque quizá el caso de Suecia es hoy el más alarmante. “Estocolmo, la primera capital europea donde se impone la sharia. La policía sueca pidió asistencia en 62 zonas de la ciudad, que ya no controla, en las que se aplica la ley islámica a través de milicias islámicas. El comisionado de la Policía Nacional ha pedido ayuda advirtiendo que las fuerzas policiales del país ya no pueden ingresar en tales áreas para sostener la ley, por lo que considera pedir el apoyo a todos los poderes del Estado. Un experto analista que ha viajado al país expresa: “Me temo que es el final de la Suecia organizada, decente e igualitaria que hemos conocido hasta ahora. Personalmente no me sorprendería si se produjera un conflicto en forma de guerra civil, guerra que en algunos lugares ya ha comenzado aunque la coalición de gobierno parece no enterarse”. El Servicio de Seguridad Sueco advierte que el país está siendo infiltrado por cientos de islámicos que comparten la ideología del ISIS, hasta el punto que buena parta de funcionarios han de ir ya escoltados hasta su puesto de trabajo. El pasado año se han producido 15.042 ataque sexuales a mujeres suecas en zonas de la capital en las que la policía admite no tener jurisdicción efectiva. La ley esa esas zonas ha sido reemplazada por una mezcla de ley de pandillas de inmigrantes y por un código islámico conocido como la sharia.
En España, nuestro Tancredo nacional, ese que no toma una decisión en su puñetera vida y que tiene como máxima filosofía la de que “el tiempo lo arregla todo, dejemos que pase» (calcadito al parecer de Franco), no solo ha decidido no intervenir en nada, sino que adoptando la postura del musulmán en sus oraciones, se ha puesto culo en pompa y !hala!, por allí me entren todas. Lo de Andalucía con todo tipo de prebendas, ajenas al resto de los nativos, es de vergüenza, pero lo de Cataluña ya es de chirigota, pues a lo que reciben por “ser” españoles, se les suma el “hecho diferencial” el del morito catalán, ese que cobra por ir a clases de catalán, por integrarse, por llevar banderas independentistas e incluso por despreciar a España, el que acabará islamizando Cataluña, pero eso si, en catalán.
Estamos en guerra, una guerra a largo plazo que se juega con otras armas, pero en la que van ganando ya por goleada, y no por sus méritos, sino porque les ayudamos estúpidamente a ganar sus batallas, un enemigo que hoy puede mostrarse más o menos pacífico, pero que cuando alcance mayorías dejará salir a la luz toda su intransigencia, sus imposiciones, su falta absoluta de libertad y respeto por quienes no piensen como ellos y por volvernos varios siglos atrás en nuestra ciencia, nuestra cultura, nuestras manifestaciones artísticas, y general transformando nuestra vida, en nuestra propia casa y todo ello contando con nuestra más absoluta colaboración.
Bravo Rajoy, prodigio de visión política, adalid del respeto a la libertad de los que quieren someternos, benefactor de vagos y maleantes, políticamente correcto…ahora no toca, se hará lo que haya que hacer, todo a su momento, no está en la agenda, etc. etc. Lo malo es que en nuestro panorama político tampoco asoma nadie que vea el problema y esté dispuesto a atajarlo y a sentarse con el resto de los políticos europeos para ponerle freno. Pero, ¿no os dais cuenta que la invasión de Europa ha empezado y no ayer precisamente, que las programadas guerras en el norte de Africa son el detonante de tal invasión, que quien ahora entra es la infantería aunque ellos no lo sepan (es el caballo de Troya), que la guerra la harán desde dentro, que sus armas serán su fanatismo religioso, su natalidad, sus costumbres, sus intransigencias y nuestra estupidez?
De verdad, entre la estupidez y la corrupción, únicas opciones que se nos ofrecen, casi prefiero la corrupción, al menos esa es ya conocida y parece un mal endémico de nuestra política, pero coño, tanta estupidez ya ofende…
Ben Bella lo dijo hace ya más de medio siglo: “conquistaremos Europa con el vientre (a ver Rajoy… cuando dice el vientre no quiere decir la danza del vientre, ¿lo entiendes?) de nuestras mujeres”. Gadafi previó la invasión europea por los musulmanes utilizando el voto, pues mientras los europeos han de repartirlos en distintas opciones (a ver Rajoy… fíjate si es grave que si llega ese momento igual has de hacer presidente del gobierno al coletas, ¿lo entiendes?), los musulmanes solo lo harán a un partido islámico, no necesitando siquiera llegar a la mayoría (el alcalde de Londres ya es musulmán). Erdogan, que conoce las estadísticas y sabe que la media de musulmanas en edad de procrear en Europa es de cerca de 3 hijos, les pide que tengan 5 para acelerar el proceso (a ver Rajoy… llegado el caso no se trata de seguir premiando la natalidad del enemigo, ¿lo entiendes?), dos hijos más que si a los 18 años pueden votar, en 2035 podrían inclinar ya la balanza en gran parte de Europa, convirtiéndose en imparables.
¿Todavía no os habéis enterado?, ¿Todavía no toca? ¿Que resolverá el tiempo ?.
!Insensatos!
Cuerpo a tierra… que vienen los nuestros.

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Miguel Font Rosell

Licenciado en derecho, arquitecto técnico, marino mercante, agente de la propiedad inmobiliaria.

Lo más leído