Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

La laicidad de la Iglesia

De tiempo en tiempo algunos plantean la cuestión de lo que llaman la “laicidad del Estado”. Pero en España casi nunca nadie plantea el problema de la “laicidad de la Iglesia”. Y el motivo de esta reflexión no es otro sino lo que ocurre en algunos lugares de España, como Santiago de Compostela, con la fiesta de la Ascensión.

Dejemos de lado ahora la “laicidad del Estado”. Lo que me interesa señalar ahora es otra cosa: el problema de la “laicidad de la Iglesia”. Sí, es cierto que sobre todo a partir del Concilio Vaticano II (1962-1965) la Iglesia Católica (o una gran parte de ella) dio un viraje de 180 grados a su estrategia de suerte que en lugar de intentar “cristianizar” el mundo, lo que se trató fue de que la Iglesia se “adaptara” al mundo. Mucho se ha debatido acerca de si esta nueva postura es mejor que la anterior, aunque creo que medio siglo después el tiempo ofrece el argumento incontestable de los hechos para determinar, por sus frutos, cual de ambas estrategias es más acertada. En mi opinión personal, la primera. Pero lo que yo piense en este terreno no tiene ningún valor.

El problema se plantea cuando uno se “pasa de frenada” como se suele decir. O por decirlo de otra manera, cuando se pasa de ser “más papista que el Papa” a ser “más laicista que el Estado”. Y esto es lo que me parece que ocurre con la fiesta de la Ascensión ante el asombro con ciertas dosis de “indignación” de los católicos foráneos que se encuentran en España. Ocurre que si bien es cierto que el gobierno de la Nación ha suprimido la festividad de la Ascensión con carácter general, en algunos lugares los gobiernos locales la mantienen. La Iglesia Católica en España, en su afán de “adaptarse al mundo” decidió con carácter general que la fiesta religiosa de la Ascensión, que debe celebrarse en jueves, 40 días después de la Pascua, se trasladara al domingo dado que el jueves no es festivo con carácter general. Sin embargo, algunas autoridades locales consagran la Ascensión como fiesta en jueves… pero la Iglesia no. Es lo que ocurre, por ejemplo, en Santiago de Compostela para asombro “indignado” de muchos católicos.

Decía el refrán popular que “tres jueves hay en el año que lucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión”, pero para eso algunos en la Iglesia deberían despejar algunos nubarrones.

NOTA:
Este artículo se ha publicado en el diario ABC, edición de Galicia, el sábado 11 de junio de 2011.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído