Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Elecciones en Galicia (VII): CxG o la dificultad de ubicarse en el nuevo escenario

Compromiso por Galicia (CxG) es una de las nuevas ofertas que se presentan con pujanza en estas elecciones. Se nutre, fundamentalmente, de sectores escindidos del BNG, aunque no faltan también ex-militantes del PP. CxG, sin embargo, se enfrenta a un grave problema en estas elecciones y es el de la dificultad de transmitir a la opinión pública cuál es exactamente la ubicación de esta propuesta para persuadir a un votante de votar a esta, y no a otra, propuesta.

1. CxG, una coalición heterogénea sin un espacio político claro.
Compromiso por Galicia es una coalición que reagrupa a sectores de «centro-izquierdas» escindidos del BNG (personas del entorno de la ex-consejera del bipartito Teresa Táboas Veleiro y el ex-senador del BNG Xosé Manuel Pérez Bouza) junto a sectores variopintos de centro-derecha que van desde la incorporación de un partido galleguista («Terra Galega») con presencia social creo que no es importante fuera de lo que es la implantación, importante, pero muy localizada (en la zona de Ferrol) y de algunos ex-militantes del PP, como Rafael Cuiña Aparicio, hijo del ex-consejero gallego Xosé Cuiña Crespo, delfín en su momento de Fraga Iribarne que fue destronado tras determinadas acusaciones de corrupción.
La coalición formada no termina de ubicarse claramente en el eje «izquierda-derecha» y quizá por eso ha insistido mucho en su apuesta por el nacionalismo. El hecho es que para un votante preocupado por la cuestión socio-económica, CxG no termina de ofrecer un mensaje claro ante la crisis económica y, en particular, ante los graves problemas económicos sufridos en Galicia, fundamentalmente la ruinosa fusión de las Cajas gallegas promovida por el presidente saliente (Alberto Núñez Feijoo) y la cuestión del engaño a los ahorradores con el producto de las llamadas «preferentes».
Esta falta de definición socio-económica existe también en el plano político en referencia a la cuestión nacionalista. CxG es, claramente, un partido «nacionalista». Pero no se termina de ver claro en qué se diferencian sus propuestas nacionalistas de las de los demás partidos nacionalistas o filo-nacionalistas que se presentan y, por tanto, por qué un votante motivado primordialmente por la cuestión nacionalistas deba dar el voto a esta opción y no a la clásica opción nacionalista del Bng.

2. CxG, la difícil búsqueda de una identificación ética.
El hecho de que CxG no haya sabido transmitir una idea clara de cuál es su posición ante los problemas económico-sociales más graves de Galicia (básicamente, qué hacer respecto a la ruinosa entidad resultante de la fusión de las cajas promovida por Núñez) ha tratado de salvarse con una serie de propuestas de ética política.
De ahí que el cabeza de lista de CxG por Coruña, Xoan Carlos Báscuas Jardón, junto a mensajes nacionalistas, también intente plantear la campaña en términos de debate de ética política. Así, por ejemplo:
Bascuas denuncia el «fraude» del contrato de los populares con los gallegos en las elecciones de 2009;
Bascuas promete ante notario abandonar cargos públicos en caso de imputación;
– Bascuas: «Queremos que os cidadáns nos evalúen a metade de lexislatura».
El problema es que no todos los miembros de las candidaturas de CxG presentan credenciales inmaculadas en el plano de la «ética política».

3. CxG: ante unas elecciones decisivas.
Estas elecciones son decisivas para CxG. Si no obtienen representación parlamentaria es seguro que se planteará una crisis en el seno de esta coalición que no deja de ser heterogénea. La apuesta por la ética es positiva, aunque en la misma cuenten con la competencia de UPyD.
Si, finalmente, CxG tiene éxito, creo que el mismo puede venir de la provincia de Orense, más que de las provincias de Coruña y de Pontevedra (cuyos cabezas de lista son Bascuas y Cuiña, respectivamente). Esto, a mi juicio, es posible, porque la provincia de Orense está especialmente castigada por los escándalos políticos que han afectado al PP, al PSOE y al BNG. Ello hace que las otras propuestas puedan tener mayores oportunidades en términos de alternativa «ética». Y de entre esas otras propuestas (UPyD, AGE, SCyD, CxG), es CxG la que presenta un cartel con un personaje, Pérez Bouza, bien conocido de la política gallega y orensana y que presume de no haber estado enfangado en ninguna corruptela.

ARTÍCULOS DE ESTA SERIE

Elecciones en Galicia (y X): último acto: caso Baltar y caso Novacaixagalicia (8-I-2013)

Elecciones en Galicia (IX): el PP gana perdiendo (23-X-2012)

Elecciones en Galicia (VIII): SCyD, la dificultad de no aparecer como el partido de Conde (16-X-2012)

Elecciones en Galicia (VII): CxG o la dificultad de ubicarse en el nuevo escenario (15-X-2012)

Elecciones en Galicia (VI): UPyD, el lento camino hacia el Parlamento gallego (14-X-2012)

Elecciones en Galicia (V): La Alternativa Galega de Esquerda una alianza de éxito ¿momentáneo? (13-X-2012)

Elecciones en Galicia (IV): Bng, el callejón sin salida del mimetismo catalanista (8-X-2012)

Elecciones en Galicia (III): el PSOE, algo más que una guerra interna (2-X-2012)

Elecciones en Galicia (II): el PP ¿víctima de sí mismo o cómplice de Conde? (1-X-2012)

Elecciones en Galicia (I): gran probabilidad de un cambio de gobierno (17-IX-2012)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído