Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Y César Antonio Molina reventó la campaña del PSOE

La venganza, dicen, es un plato que se sirve frío. Algo así quizá haya pensado el escritor y ex-ministro César Antonio Molina al promocionar su libro «La caza de los intelectuales» durante la campaña electoral para las elecciones europeas. La gran damnificada por sus declaraciones es, sin duda, la cabeza de lista de la candidatura del PSOE, Elena Valenciano Martínez-Orozco @Desdelatlantico.

I. EL «RAZONAMIENTO» DEL PRESIDENTE RODRÍGUEZ PARA SUSTITUIR AL MINISTRO DE CULTURA MOLINA
Parece haber pocas dudas de que César Antonio Molina fue el mejor ministro de los que figuraron como tales con el presidente Rodríguez y no sólo porque el resto de nombramientos fuera de un nivel sumamente bajo, sino por el valor de la gestión del citado ministro.
Sin embargo, el mejor ministro de la era zapateril fue destituido en abril de 2009 por el entonces presidente Rodríguez.
Un año después de aquella destitución, César Antonio Molina avanzó, en una entrevista concedida a un diario local gallego las «razones» de la misma. Esto es lo que decía la prensa en 2010:

«Zapatero me dijo que me cesaba por la paridad y por el glamour», anuncia Molina en una entrevista concedida al Diario de Pontevedra. Tal y como ha recordado el diario ABC, fueron muchos los que señalaron en su momento que la sustitución de Ángeles González-Sinde por César Antonio Molina se debía a la amistad de esta con la esposa de Rodríguez Zapatero, Sonsoles Espinosa.

Cuatro años después, en 2014, Molina retoma aquel episodio de su vida en un libro con el expresivo título de «La caza de los intelectuales», editado por Destino. Uno de los diarios que en su día alentó y apoyó algunas de las más desquiciadas medidas del zapaterismo ha publicado el día 6 de mayo, un reportaje sobre dicho libro. Y reproduce el «argumento» que Rodríguez ofreció a su ministro para destituirle:

José Luis Rodríguez Zapatero, el hombre que le había invitado a entrar al Consejo de Ministros apenas dos años antes, le invitó a salir. “Me dijo tres cosas, que yo era muy austero y que necesitaba una chica joven y glamur”. “Se me cayó el mundo encima cuando escuché lo de la austeridad, que para mí era una virtud esencial en política. Me pareció escandaloso y me causó una duda que este libro me ha ayudado a superar”, recuerda Molina en su despacho

¿Por qué necesitaba Rodríguez una «chica joven con glamur»?
¿Quizá el ramillete de ministras que poseía Rodríguez aunque cubría la cuota por sexo no cubría (a pesar del posado en el «Vogue» y de otros «posados») la «cuota de glamur» que Rodríguez consideraba necesaria para el Gobierno de España ?

II. LA IDEOLOGÍA DE RODRÍGUEZ CUESTIONA LA CANDIDATURA DE VALENCIANO MARTÍNEZ-OROZCO PARA EL PARLAMENTO EUROPEO
Estas declaraciones de Rodríguez, evocadas por Molina, lejos de ser una pura evocación histórica plantean un interrogante muy actual: ¿por qué Rodríguez no eligió a Elena Valenciano Martínez-Orozco como ministra?
Conviene llamar la atención sobre el hecho de que el PSOE, en otras ocasiones, ha situado a ex-ministros como cabezas de lista a las elecciones al Parlamento Europeo. La designación de Valenciano Martínez-Orozco rompe con esa línea. Pero el problema, entonces, es:
¿por qué situar como cabeza de lista a una persona que no «mereció» ser ministra según Rodríguez?
La pregunta es tanto más pertinente por cuanto la propia Valenciano Martínez-Orozco reivindica la figura de Rodríguez.

Parece que, de acuerdo con la ideología de Rodríguez, se requerían tres elementos para ser ministra:
1- chica
2- joven
3- con glamur

1-chica.
Parece que Elena Valenciano Martínez-Orozco cumple el requisito.

2-joven
Valenciano Martínez-Orozco nació en 1960. Rodríguez sustituyó a Molina por Ángeles Martínez-Sinde, nacida en 1965.
¿debemos considerar que Valenciano no es joven?
Quizás no debamos apresurarnos en este punto. Si constatamos que otras ministras, como Magdalena Álvarez Arza, que ahora ha recuperado la popularidad, nació en 1952 y fue ministra, quizá podamos seguir considerando joven a Valenciano Martínez-Orozco.

3-con glamur.
Si Valenciano Martínez-Orozco es «chica» y no podemos excluir que siga siendo «joven»
¿fue excluida por considerar Rodríguez que tenía menos «glamur» que otras socialistas que fueron agraciadas con el nombramiento de ministras?

Así las cosas la turbadora pregunta que se plantea para estas elecciones tras las declaraciones de César Antonio Molina es la siguiente:
Si aceptamos la reivindicación de la «obra» de Rodríguez, como hace la propia Elena, ¿puede alguien que según el propio Rodríguez no tenía suficiente «glamur» para ser ministra… ser cabeza de lista en las elecciones al Parlamento Europeo?

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Y César Antonio Molina reventó la campaña del PSOE (7-V-2014)

Las lágrimas de Elena (2-XII-2013)

Elena Valenciano falta a la verdad para defender a Marruecos ¿por qué? (2-II-2011)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído