Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Estado social o Estado autonómico

Hoy la prensa digital publica sendas contribuciones de Roberto Centeno y de Alejo Vidal-Cuadras, que plantean que ante el problema, evidente, de la falta de recursos del Estado (que se suple con cada vez más deuda) es preciso tomar una decisión: o seguir con el Estado autonómico y acabar con el Estado social… o viceversa. Esta alternativa ya la planteé yo hace ahora exactamente siete años, por lo que me permito reiterar mi argumentación.@Desdelatlantico

I. CENTENO Y VIDAL-QUADRAS: HAY QUE ELEGIR ENTRE ESTADO SOCIAL Y ESTADO AUTONÓMICO
Hoy la prensa digital publica dos importantes contribuciones que plantean la necesidad de optar entre el Estado social y el Estado autonómico habida cuenta de que los recursos del Estado no llegan y se están supliendo a base de una deuda que es ya insostenible.
Estos son los artículos:

– Roberto Centeno: O autonomías o pensiones

– Alejo Vidal-Quadras: El verdadero dilema: pensiones o autonomías

II. MI ARTÍCULO DE 26 DE FEBRERO DE 2011
El 26 de febrero de 2011, hace exactamente 7 años, publiqué un artículo titulado «Estado autonómico y colapso del Estado social» que me permito reproducir ahora:

Insisto: el desarrollo del Estado autonómico lleva al colapso del Estado social. Algunos prefieren negar la realidad alegando que “los servicios sociales corresponden a las autonomías”. El problema, sin embargo, de este “argumento” (que sólo puede explicarse por ignorancia o por interés de quienes se estén beneficiando del régimen autonómico detentando cargos o recibiendo subvenciones), es que no es cierto por estas tres razones: no niega mi afirmación; no es históricamente cierto; y tampoco es cierto en el presente. Veamos.

Lo primero que debe quedar claro es que “Estado social” es mucho más que “servicios sociales”. Para ser más precisos: los “servicios sociales” son sólo una pequeña parte del “Estado social”. Y esto se demuestra de forma muy fácil: esos “servicios sociales” autonómicos no forman parte de la “Seguridad Social” que depende del Estado central. Y no creo que nadie pueda negar que sin “Seguridad Social” no hay “Estado social”. La “Seguridad Social” paga las pensiones de los jubilados y los inválidos y de ahí sale el dinero para los parados.

Lo segundo que conviene recordar es que las dos prestaciones sociales más importantes que ahora son competencias autonómicas (la educación y la sanidad), ya existían como tal mucho antes de que se crearan las comunidades autónomas. Y es que, aunque alguno no lo recuerde, o no quiera recordarlo, la educación y la sanidad gratuitas ya existían en España, proporcionadas por la Administración central, cuando no existían el régimen autonómico. Es más, convendría preguntarse si la degradación de la educación (el nivel de la educación en España está en los últimos puestos en la escala europea) no se debe precisamente a que la misma se ha descentralizado.

Lo tercero que cumple decir es que ni siquiera es cierto que los “servicios sociales” correspondan a las “autonomías”. Aunque el artículo 27.23 del Estatuto de autonomía de Galicia atribuye a la autonomía competencia en “asistencia social”, resulta que el artículo 25.2 de la Ley 7/1985, de Ley de Bases de Régimen Local atribuye al Municipio competencias en “k) Prestación de los servicios sociales y de promoción y reinserción social”.

Conviene recordar para quienes quieren seguir negando la realidad que no hace ni un año se han congelado las pensiones para poder pagar los intereses de la deuda pública que, en una medida muy importante está causado por el Estado autonómico. Basta ver lo que está ocurriendo con la Generalidad catalana. Lo repito: ¿sacrificaremos el “Estado social” para que sobreviva el “Estado autonómico”?

III. LA INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO AUTONÓMICO CATALÁN DEMUESTRA QUE LAS AUTONOMÍAS NO SON NECESARIAS
A todo lo anterior se ha venido a sumar un nuevo argumento.
La intervención del gobierno autonómico catalán, al amparo del artículo 155 de la Constitución, estableciendo el gobierno directo de la región or el Gobierno central, ofrece la prueba más palpable de que NO es necesario un gobierno autonóimco para gestionar los asuntos regionales. En efecto, desde la intervención de la autonomía, el gobierno directo de la región por el Gobierno central demuestra que los servicios siguen funcionando, si no igual, incluso mejor.

La situación actual sólo ha sido un aplazamiento de una decisión necesaria a base de aumentar la deuda.
Es momento de tomar una decisión.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Estado social o Estado autonómico (26-II-2018)

Fracaso del Estado autonómico: ¿un problema de gestión o de estructura? (29-IV-2012)

Crisis económica y crisis del nacionalismo (20-I-2012)

La sanidad acaba con la ilusión del Estado autonómico y social (1-V-2011)

Crisis económica y futuro del Estado autonómico (3-III-2011)

Cajas: socialismo y nacionalismo, combinación letal (22-II-2011)

Crisis económica y futuro del Estado autonómico (22-XII-2010)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído