Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

El portavoz oficioso del régimen marroquí habla sobre la dimisión del delegado del Polisario para Europa

El día 22 de diciembre el semanario francés «Jeune Afrique» ha publicado un artículo sobre la renuncia del delegado del Frente Polisario en Europa, Ubbi Bachir. El artículo debe ser analizado a partir del hecho de que este semanario es una publicación oficiosa del régimen marroquí. Destacaré alguno de los pasajes más significativos. No significa que lo que se dice en este artículo sea verdad. Puede que lo sea, o puede que sea una intoxicación deliberada. La cuestión es por qué el régimen marroquí que es quien teledirige esta publicación quiere decir esto.

https://t.me/desdelatlantico

 

Primera hipótesis: ambición por el puesto de Ministro de Exteriores de la RASD

«Jeune Afrique» dice, o quiere hacer creer, que el origen de la dimisión podría estar en la ambición de Ubbi Bachir de convertirse en nuevo ministro de Exteriores de la RASD, a cuyo efecto, el régimen marroquí vía el semanario citado, no duda en cantar las alabanzas del dimisionario.

« Génération montante »

« C’est d’autant plus surprenant que l’on sait qu’il avait de grandes aspirations « , confie à Jeune Afrique une source proche de l’organisation indépendantiste. De fait, ce quinquagénaire décrit comme « un diplomate surprenant d’ambition et d’audace » par ceux qui l’ont côtoyé incarnait jusque-là, aux côtés de Mohamed Yeslem Beissat, la « génération montante » au sein du Polisario. À 52 ans, on le disait tout récemment encore en lice pour prendre la succession de Mohamed Salem Ould Sadek au poste de ministre des Affaires étrangères de la RASD.

Sur le papier, Oubi Bouchraya Bachir a tous les atouts qui le plaçaient en pôle position. Avant d’occuper son poste actuel auprès de l’Union européenne, il a représenté le Front Polisario dans plusieurs pays entre 2001 et 2016. Il a ainsi été en poste aux Pays-Bas, au Royaume-Uni, en Irlande, en Afrique du Sud, au Nigeria, au Ghana et, enfin, en France. Autant d’étapes dans sa carrière de diplomate qui lui ont permis de s’affirmer, de développer son réseau et de se forger une forme de crédibilité à l’international.

 

Segunda hipótesis (inverosímil): divergencias sobre el uso de la ayuda de Sudáfric

El semanario intercala unas afirmaciones que NO TIENEN NADA QUE VER con el artículo haciendo creer que unas posibles diferencias entre Sudáfrica y la RASD por causa de la financiaciíon de la Universidad de Tifariti han dañado la relación entre Ubbi Bachir y el presidente de la RASD, Brahim Gali. Estas afirmaciones son poco creíbles desde el momento en que no se alude en ningún momento en ese pasaje a Beissat, el actual embajador de la RASD en Sudáfrica. En mi opinión esos dos párrafos intercalados sólo buscan fabricar cizaña y no tienen relación con la dimisión de Ubbi Bachir.

 

Tercera hipótesis (dudosa): disensiones tribales

Tampoco resultan creíbles los dos párrafos dedicados a explicar la dimisión de Ubbi Bachir por una supuesta «lucha de facciones» entre facciones. Ya yerra el semanario al decir que los «Ulad Mussa» son una «tribu» cuando son en realidad una subfracción de la tribu «Erguibat», la misma a la que pertenece el presidente de la RASD. Pero intoxica el semanario al dar a entender que la supuesta marginación de Brahim Gali a a esta fracción o subfracción puede explicar la dimisión. En efecto, la dirección del Frente Polisario se elige por votación popular, no se nombra a dedo por el presidente. Y tanto Mhamed Jadad en el pasado como luego Ubbi Bachir han gozado de amplio apoyo popular. Así que esta supuesta «explicación» de la dimisión tampoco es creíble.

Luttes de factions

Derrière l’argument d’un désaccord politique de fond avancé par le futur ex-« Monsieur Europe » du Polisario, il y aurait donc une explication plus prosaïque : Oubi Bouchraya Bachir, anticipant sa mise à l’écart à l’issue du congrès de janvier prochain, aurait préféré prendre les devants et partir la tête haute. « Il a bien vu que Brahim Ghali n’avait plus beaucoup de sympathie pour lui », rapporte un ancien haut cadre du Polisario, qui avance également que son geste pourrait avoir une tout autre raison, plus profonde : les complexes jeux d’équilibres internes entre factions.e

À l’instar d’Oubi Bouchraya Bachir, plusieurs représentants de la tribu des Oulad Moussa se sentiraient « relégués au sein du mouvement depuis la mort de M’hamed Khadad ». Décédé en avril 2020, celui qui fut l’une des principales figures du Polisario était également l’un des membres des Oulad Moussa les plus influents dans l’organisation.

 

Cuarta hipótesis: ¿nueva escisión del Frente Polisario?

Las dos últimas frases del último párrafo del artículo ofrecen la clave del mensaje que quiere hacer llegar el majzen y deja abierta la pregunta de si Ubbi Bachir se alejará SÓLO de la dirección del Frente Polisario o de TODO el Frente Polisario planteando la cuestión de si en este último caso será seguido por otros. ¿Está el majzen sugiriendo que puede haber una escisión en el Frente Polisario tras constatar el FRACASO ABSOLUTO de la patética defección de Hash Ahmed… o está ANUNCIANDO que eso va a ocurrir? Y en esos casos: ¿está el majzen tentando a Ubbi Bachir a hacerlo… o el majzen ya sabe que lo va a hacer? Em el último caso… ¿cómo lo sabe?

Reste également à savoir ce que Oubi Bouchraya Bachir fera lorsqu’il quittera effectivement ses fonctions, mi-janvier. Va-t-il s’éloigner radicalement de l’organisation indépendantiste ou simplement prendre de la distance avec ses instances dirigeantes ? Et si défection totale il y a, risque-t-elle d’entraîner d’autres départs ?

 

NOTA:

Recordemos que este semanario fue el que hizo pública la llegada en secreto del presidente saharaui Brahim Gali para ser hospitalizado en España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído