No confían en que el sistema les forme para ser buenos profesionales

Los estudiantes no creen que su carrera les prepare para trabajar

Consideran importante que la universidad promueva y fomente el emprendimiento y que colabore con los empleadores para enseñar las habilidades que demanda el mercado laboral

Los estudiantes no creen que su carrera les prepare para trabajar
Estudiantes universitarios. Europa Press

El sistema universitario español no parece estar a la altura de lo que sus estudiantes esperan. Así lo revela el nuevo Índice Global de Confianza de los Estudiantes 2015 de la red de universidades Laureate International y Zogbi Analytics.

El estudio, que analiza los resultados de las encuestas a 27.000 estudiantes de 22 países, entre ellos España, señala que el 53,6% de los estudiantes españoles de educación superior no confía en que el sistema los prepare para ser profesionales con éxito.

No obstante, el 50,6% cree que en quince años las perspectivas del sistema mejorarán. En general, piensan que las instituciones ofrecerán más cualificaciones orientadas a las carreras, que los empleadores diseñarán cursos y ofrecerán más programas de aprendizaje práctico. Además, dos de cada tres estudiantes cree que los cambios en el sistema educativo como la formación continua, las prácticas y los horarios flexibles beneficiarán su preparación.

En conjunto, del total de estudiantes que han participado en el estudio, más del 90% consideran importante que la universidad promueva y fomente el emprendimiento y que las universidades colaboren con los empleadores para enseñar las cualificaciones que demanda el mercado laboral.

De hecho, más del 50% piensa que la universidad debe «innovar» para ayudar a sus estudiantes a lograr sus metas profesionales a través de iniciativas como el diseño de titulaciones con una mayor orientación al ámbito laboral, el lanzamiento de becas remuneradas, la ampliación de la formación a los profesionales en activo, entre otras.

Y es que estamos ante un asunto crucial. Los expertos nacionales e internacionales hacen especial énfasis últimamente en la incompatibilidad entre la educación y el empleo en España, y las razones para ello. Pese a que desde el comienzo de la crisis, la economía ha sido considerada la mayor culpable de esta realidad, el nuevo estudio de IESE Business School, sostiene que existen otras causas para ello, como el rígido modelo educativo que forma estudiantes pasivos.

El informe, titulado Armonizar educación con empleo en España: un reto a 5 años, señala que existe un gran desajuste entre la oferta y la demanda de talento joven, pero que esto no es solamente atribuible a la crisis. Cada año reciben su título 220.000 licenciados españoles, quienes obtienen una formación demasiado teórica que no responde a las necesidades del mercado laboral.

Asimismo, reconoce que el sistema educativo en nuestro país se basa en la teoría, es muy estructurado y rígido, y centrado en la transmisión de conocimientos con un fin puramente académico, y que esto ha generado una elevada tasa de abandono escolar, ya que uno de cada tres alumnos abandona la universidad (540.000 estudiantes). Asimismo, genera alumnos pasivos, con falta de iniciativa y ganas de emprender, competencias claves para las empresas hoy en día.

Para cambiar la situación actual, el informe recomienda adaptar la formación para brindar una mayor empleabilidad, «Se necesita una mayor colaboración entre universidad y empresa», explica, «estableciendo planes de estudio y prácticas en conjuntamente, para adaptar la oferta a la demanda y la economía nacional».

economiadelavida@periodistadigital.com

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído