¿El 100 % de la energía utilizada en España será renovable para el año 2050?

¿El 100 % de la energía utilizada en España será renovable para el año 2050?

Los países de la Unión Europea han establecido como objetivo reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para el año 2030 y en un 40% para el 2050. En España, el plan estratégico de Endesa contempla lograr la descarbonización total para ese año, lo que necesariamente implica una reducción en las principales fuentes de dióxido de carbono: el uso de energías fósiles.

El reemplazo de energías en la Unión Europea

Las políticas energéticas actuales de España apuntan a la descarbonización y al reemplazo de las fuentes de energía actualmente predominantes, petróleo y gas, por energías renovables como la energía solar, la eólica y el calor geotérmico. Los objetivos, que a simple vista pueden sonar demasiado optimistas, son que esta transición se realice en un 70% para el año 2030 (en tan solo 10 años) y en un 100% para el año 2050 (a poco más de tres décadas).

Sin embargo, no se trata de metas inalcanzables. Las acciones concretas que están implementándose en el país ya comienzan a mostrar sus efectos positivos. Como se puede ver en el gráfico siguiente a través de los últimos datos oficiales de Eurostat y el INE, España no se encontraba entre los países europeos con un porcentaje de consumo de energías renovables más alto.

Sin embargo, hoy en día, casi tres años después, España es el país que más ha reducido sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) tanto en comparación con 2018 como en comparación con el resto de los países de la Unión Europea. Efectivamente, en relación con el año pasado, España redujo sus emisiones en un 3,2%, mientras que el promedio para la UE fue del 2,5%.

España, en definitiva, se encuentra a la vanguardia, entre los países europeos, en la implementación de energías renovables. En 2018, subió desde el sexto al quinto puesto en el ránking del continente de generación eléctrica renovable, un 7% más que el resto de países de la UE. Además, es el cuarto país con más participación de tecnologías de energías renovables en relación con su generación total. En total, actualmente, el 38,4% de la energía de nuestro país es renovable. En 2017, como puede verse en el gráfico, era solo de un 17,5%.

El panorama actual de la energía renovable en la industria española

En España, el reemplazo de fuentes de energías fósiles se está realizando fundamentalmente usando energía eólica, hidráulica y solar, entre otras de menor prevalencia.

La que tiene actualmente una mayor potencia instalada y una mayor producción es la energía eólica, que en 2018 concentró un 19% del total de energía del país. Le sigue la energía hidráulica, con un 13,1%; la solar, con un 4,7%; y otras energías renovables (biogás, energía geotérmica, energía hidráulica marina, biomasa, energía hidroeólica y residuos renovables), que en conjunto lograron casi el 2%.

En el tiempo, estos números suponen un importante incremento. Solo en comparación con 2017, los datos del 2018 indican un aumento del 19 % en la producción de energía renovable, y una reducción del 13 % en las emisiones de CO2.

La reducción de los precios de las energías renovables

Uno de los factores más importantes que está impulsando el negocio de las energías renovables es la disminución de precios en su adquisición. Por ejemplo, la energía solar de bajo coste, en combinación con un aumento de los costos del CO2, hace que la alternativa sea mucho más atractiva en relación con el carbón y el gas natural.

La reducción del precio de la energía solar impulsa, por un lado, a los gobiernos y a las empresas a impulsar las instalaciones solares, al mismo tiempo que las mismas compañías buscan comprar energía solar para cubrir su consumo.

Esto, a su vez, impulsa el mercado de las tecnologías y la producción de energías sostenibles, y ya ha creado un potente mercado de inversiones. Incluso existen carteras de empresas de energía sostenible, un ejemplo de ello es la plataforma de inversión en línea, eToro, que ha creado un RenewableEnergy CopyPortfolio, como consecuencia del uso cada vez más extendido de productos de energías limpias. En concordancia con la enorme presión social y política para cumplir con las metas de producción y uso de energías renovables, este tipo de instrumentos financieros dedicados a las alternativas ecológicas de las viejas energías fósiles podría tener un futuro prometedor.

La energía solar en España

Entre las distintas fuentes de energía que se esperan que reemplacen a las energías fósiles contaminantes que se utilizan actualmente, se espera que la solar sea la más importante, con una participación en el consumo de energía de cerca del 36 % para la primera mitad de este siglo. En 2018, solo un 5 % de la energía consumida en Europa fue de origen solar. El modelo de energía 100 % renovable para 2050 desarrollado por investigadores de la Universidad de Tecnología de Lappeenranta (LUT) y Energy Watch Group (EWG), sin embargo, está ampliamente basado en la energía solar.

Los importantes logros de España en su reducción de emisiones de CO2 se deben en gran medida a la exitosa expansión del negocio de la energía solar, que viene creciendo desde hace aproximadamente una década y cuenta en la actualidad con una instalación anual potencial de unos 3000 MW de energía solar, lo que implicaría un aumento en la capacidad instalada desde unos 5 GW en 2018 a unos 42 GW en 2030. Para el 2050, se espera que la energía solar proporcione en Europa unos 2000 GW de energía, con su correspondiente respaldo de almacenamiento en baterías, con un 35 % producido a gran escala y el restante 65 % en azoteas.

Gracias a la expansión de esta fuente de energía renovable, no solo podría cumplirse sino superar el objetivo de 2030, ya que esta capacidad podría significar un 74 % de energía renovable para ese año según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

En conclusión, ¿será posible que España cumpla con estas previsiones para las próximas décadas? Por su amplia implementación de energía solar, parece que España podría alcanzar exitosamente sus objetivos actuales de reemplazo de energías fósiles por energías renovables. Sin embargo, también se espera que la Unión Europea establezca objetivos aún más ambiciosos para finales de este año, por lo que habrá que ver si nuestro país está a la altura de estas nuevas metas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído