Según el informe de la Comisión Europea 'Tackling rising energy prices: a toolbox for action and support'

El precio de la electricidad cae un 8%, mientras la gasolina se dispara un 30%

Este cóctel energético -de gas y electricidad-, está provocando que inflación se eleve hasta el 5,5%

El precio de la electricidad cae un 8%, mientras la gasolina se dispara un 30%
Crisis económica PD

Según el informe de la Comisión Europea ‘Tackling rising energy prices: a toolbox for action and support’, los precios de la electricidad de los hogares en España se han reducido un 8% en el último año, la segunda mayor caída de toda la Unión Europa, mientras que el gas ha multiplicado por siete su valor y la gasolina se ha incrementado un 30%

A pesar de que el alto precio del megavatio centra las noticias de las televisiones, radios y prensa de los últimos meses, la realidad es que este coste no se está trasladando al consumidor. Un hecho que sí ocurre con el gas y la gasolina, que están rozando máximos.

Según el último informe de la Comisión Europea, ‘Tackling rising energy prices a toolbox for action and support’, publicado hace unos días, los precios de la electricidad de los hogares en España se han reducido un 8% en el último año, la segunda mayor caída de toda la Unión Europa, mientras que de media en la UE ha subido un 7%. Sin embargo, el gas ha multiplicado por siete su valor en los últimos doce meses y la gasolina se ha revalorizado un 30%.

Esto se debe a que el 80% de la energía eléctrica en nuestro país se vende a clientes domésticos e industriales mediante contratos a plazo a precio fijo, firmados antes de la escalada de precios, de modo que no le afecta la variación del precio del mercado. Incluso estos clientes han visto rebajada su factura gracias a la bajada de los impuestos y de los cargos que ha realizado en los últimos meses el Gobierno.

Además, las empresas energéticas se han comprometido a mantener y prorrogar los precios de estos contratos durante dos años, lo que supone un coste superior a los 2.000 millones de euros para el sector.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con el gas. La cotización del gas ha cerrado con un precio promedio de 87 €/MWh frente a los 13 euros MWh de octubre del año pasado, lo que plantea un verdadero problema a las familias cuando tengan que encender la calefacción este invierno. La mayoría los clientes pagarán casi el doble que un cliente de electricidad -se calcula un coste de 122 euros, frente a los 69 euros-, y casi el doble de lo que pagaron hace un año.

Esto también se puede ver con la gasolina: si hace un año el precio del litro de gasolina está a 1,165 euros, en la actualidad supera los 1,5 euros, lo que supone una subida del 30% en los últimos doce meses. Esto está engordando los márgenes de las petroleras: la gasolina 95 y el gasóleo A están en su mayor nivel en siete años, pese a que el petróleo es un 25% más barato en este periodo.

Un claro ejemplo de a quién está beneficiando la subida de las materias primas se ha podido ver en las cuentas de Repsol, que ha obtenido un resultado neto de 1.939 millones de euros en los nueve primeros meses, frente a las pérdidas de 2.578 millones del mismo periodo de 2020.

Este cóctel energético -de gas y electricidad-, está provocando que inflación se eleve hasta el 5,5% -se trata de la tasa más elevada desde septiembre de 1992-, y amenace cada vez más la recuperación económica.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído