El Ifo recorta sus previsiones para Alemania y alerta de que las compras del BCE pueden alimentar burbujas

La economía alemana crecerá este año un 1,7%, dos décimas menos de lo previsto en junio por el Instituto de Investigación Económica de Munich (Ifo), mientras que en 2016 se expandirá a un ritmo del 1,9%, una décima más de lo anticipado anteriormente, según ha anunciado la entidad, que ha advertido de los «falsos incentivos» fiscales generados por el Banco Central Europeo (BCE), que pueden alimentar burbujas en el precio de activos.

En concreto, las nuevas previsiones del Ifo auguran que la economía de la principal economía de la eurozona crecerá un 1,7% este año y un 1,9% el siguiente, para ralentizarse al 1,7% en 2017. El pasado mes de junio, el instituto preveía que el PIB germano crecería este año un 1,9% y un 1,8% en 2016.

«El consumo privado continuará protagonizando el repunte, que vendrá impulsado por la renovada caída de los precios del crudo, los mayores ingresos y transferencias y las menores cargas fiscales y sociales sobre los hogares», defiende el instituto.

Por otro lado, el Ifo prevé que el estímulo procedente de la balanza comercial será prácticamente nulo, puesto que las importaciones crecerán más que las ventas al exterior, mientras que confía en un fuerte crecimiento de la construcción, así como en un efecto expansivo de las políticas sociales en respuesta al flujo de refugiados.

Asimismo, la entidad espera que la tasa de paro cierre 2015 en el 6,4%, tasa en la que se mantendrá el próximo año, pero que subirá al 7,1% en 2017, cuando calcula que el número de parados será de 3,11 millones, frente a los 2,89 millones que estima en 2015.

En cuanto al conjunto de la economía mundial, el crecimiento seguirá siendo moderado, ya que el efecto positivo del precio del petróleo se mantendrá hasta la primera mitad de 2016, pero su impacto estimulante se diluirá a lo largo de la segunda mitad del próximo ejercicio.

De este modo, el Ifo pronostica que el PIB mundial crecerá este año un 3% y se acelerará al 3,5% el próximo año, alcanzando el 3,8% un año después. Por su parte, el comercio mundial se expandirá un 3,3% este año para estabilizarse en el 4,2% los dos años posteriores.

EL BCE Y LAS BURBUJAS.

Por otro lado, el prestigioso instituto económico alemán considera entre los principales riesgos para sus previsiones macroeconómicas la decisión del BCE de extender su plan de compra de activos, que «puede amenazar la evolución económica, no sólo en la eurozona».

En este sentido, el Ifo cree que un acceso más fácil a dinero barato «puede promover la creación de burbujas de precios» y alerta de que el programa de compras del BCE «está creando falsos incentivos para la política fiscal», señalando que gobiernos como España e Italia se encuentran en situación de emitir deuda a varios años con intereses negativos.

«Sin embargo, en muchas partes el colchón fiscal resultante no se está empleando en reducir el déficit público o pagar deuda», lo que reduce la capacidad de los países de absorber sacudidas y les hace «más vulnerables» a cambios en los mercados internacionales de capitales.

Otro de los riesgos para las previsiones identificados por el Ifo serían las tensiones geopolíticas en Oriente Próximo y lo incierto de los intereses de las partes involucradas en los distintos conflictos.

Asimismo, el Ifo considera otro factor de incertidumbre la gradual normalización de la política monetaria en EEUU, donde prevé que la Reserva Federal subirá los tipos de interés por primera vez este mes de diciembre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído