El Acento

Antonio Florido

Aida Morales Franco

Poesía de mujer. Voz en clave.

Aida Morales Franco

Ya nunca más la risa

Con esto que nos pasa, quizá ya esté perdida, quizá los desalojos, los palos, las caídas
nos roben los segundos de risas compartidas. Quizá las concertinas,
los muros, los desahucios, nos roben la trinchera del desahogo franco,
la cómplice mirada, los labios aún bailando. Quizá tanta mentira, tanto robo, tanto atraco

a la dignidad, la vida, le quiten lo bailado.
Quizá sea ya hora que a tanto perro flaco
sus pulgas se le rían
y ya, que en cada esquina, en la cola del paro,
la tienda de tu barrio, la casa de tu tía,
tu hermana o tu vecina, se escuchen carcajadas reventando cortinas
y haciéndonos la vida más digna a cada rato. Que cada risa floja, afloje los tornillos
a este sistema infame que come en nuestro plato.

Ese cuento que yo cuento

Ese cuento que yo cuento lo contaron otras mil antes que yo y no derramaron ni una gota de ese vaso
que se pasa mano a mano abuelas-nietas
hijas-yo.
Ese cuento que yo cuento lo cantaron con canciones nanas rimas
con su voz
las mujeres boca-oreja van creando
esa historia que es la mía y cuento hoy.
Ese cuento que no cuentan los diarios ni los libros en la Historia

lo recogen
ni lo cuentan hombres blancos con corbata
ni lo narran en la Escuela ni lo estudia la Academia ni la Ciencia disecciona su valor.
Ese cuento que es la guerra del nosotras lo escucharon las cocinas
lo reviven las vecinas lo sostienen las abuelas pedacito a pedacito
van cayendo los sonidos se entrelazan las palabras y resuena en las gargantas ese grito contenido
que es el cuento de la vida
-y atención-

pon la oreja escucha mira
y verás por las ventanas que aunque nos quieran calladas
no acallarán nuestra voz.

Nocturnidad y alevosía

Ahora que hemos
roto para siempre la cuarta pared, matado a dios
engañado al diablo probado todos los pecados pervertido los formatos.
Ahora que el dinero
ha roto todas las fronteras que siguen ahogando personas.
Ahora que los sueños en sueños se quedaron y la vida no es sueño ya, sino plató.
Ahora, en este mundo viejo,

hastiado de la novedad, que matamos con nocturnidad
y alevosía Ahora
cómo (no) seguir escribiendo poesía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Florido

Antonio Florido nació en Carmona (España), en 1965. Estudió Mecánica, Ingeniería Industrial y Ciencias Políticas. Aunque comenzó su oficio de escritor con la poesía, reconoce que se sintió tan abrumado por la densa humanidad de este género que tuvo que abandonarlo

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio Florido

Antonio Florido nació en Carmona (España), en 1965. Estudió Mecánica, Ingeniería Industrial y Ciencias Políticas. Aunque comenzó su oficio de escritor con la poesía, reconoce que se sintió tan abrumado por la densa humanidad de este género que tuvo que abandonarlo

Lo más leído