Muerte de un gurú

Allen Carr, a quien debo agradecer el que yo mismo haya dejado de fumar hace más de seis años, ha muerto la semana pasada de cáncer de pulmón, tras haber fumado en sus tiempos más de cien cigarrillos diarios. Quizás una ironía del destino, que el hombre que ha desengañado de este pernicioso hábito a millones de personas de todo el mundo haya caído finalmente en las garras mortales de la nicotina. Claro que si no lo hubiera dejado, según él mismo declaró, «hubiera muerto hace 20 años».

Allen Carr, quien tenía 72 años, es autor deEs fácil dejar de fumar si sabes cómo’,un breve librito de autoayuda para abandonar el tabaco, falleció el 29 de noviembre mientras dormía en su casa de Marbella (Málaga). En julio le habían diagnosticado un cáncer de pulmón terminal, muriendo incluso antes de lo que los médicos le avisaron.

Nacido el 2 de septiembre de 1934 en Putney, Inglaterra, provenía de una familia obrera y destacó por su buen rendimiento académico. La muerte de su padre, a causa de un cáncer de pulmón similar al que él ha padecido, le hizo replantarse las cosas. Carr tenía 30 años, estaba cansado de su trabajo como consultor y se había prometido dejar el tabaco.

La muerte de su hermana Marion, años después, por un cáncer de mama, fue el último revulsivo. Carr logró abandonar su adicción sin sufrimiento en 1983 y decidió ayudar a todo el que deseara ganar la batalla al cigarrillo.

Cuentan que cuando los médicos le confesaron que no podían hacer más por su enfermedad, Carr declaró que le merecía la pena si lo comparaba con los 10 millones de fumadores que habían logrado dejar el tabaco gracias a su método.

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído