Selección de vinos de verano Torres 1/3: Waltraud 2018

Selección de vinos de verano Torres 1/3: Waltraud 2018

Los orígenes de la familia Torres en el Penedès se remontan al siglo XVII. Existe constancia de que en aquellos tiempos sus antepasados ya cultivaban viñedos y comerciaban a pequeña escala con vinos de esta comarca.Y con el transcurso de los años, y los siglos, se han convertido en un grupo empresarial, sí, pero con una misión muy clara que definen como que «somos un equipo de personas comprometidas con un objetivo común: de la tierra a la mesa, queremos crear vinos y destilados extraordinarios, con la ambición de promover experiencias memorables en todos los rincones del mundo. Como empresa familiar, transmitimos los valores de la excelencia de generación en generación, y creemos firmemente en la sostenibilidad social, ambiental y financiera, aunando la tradición que hemos heredado con la constante innovación para liderar el futuro». Y con ese espíritu han presentado este verano tres de sus productos como más adecuados para la época estival que iremos presentando en tres días consecutivos.

Empezamos hoy con un vino muy interesante, Waltraud 2018, cuyo nombre rinde homenaje a la esposa de Miguel A. Torres, la alemana Waltraud Maczassec, a cuyo lado tuve el honor de comer hace unos años en la presentación del primer vino de la bodega en la Ribera del Duero, Celeste.

Se trata de un vino blanco joven, de la añada 2018, que se elabora con reisling, cepa alemana, como quien le dio el nombre, y acogido a la D.O. Penedès.  Para su elaboración se llevó a cabo la fermentación en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada de 16 ºC durante 15 días, siendo embotellado a principios de 2019 y alcanzado un grado alcohólico de 12% vol.

Conservado en buenas condiciones mantendrá su potencial dentro delos próximos 3-4 años, resultando desde ahora muy adecuado para degustar con ostras y mariscos, pescados, arroces, pastas con salsa marinera, pato con salsa dulce, etc., ervido a unos 9-10 ºC. Como comenta el propio Miguel A. Torres: «A finales de los 1970, cuando iniciamos la elaboración de vinos riesling, mi padre sugirió que se registrara la marca Waltraud, como reconocimiento a la labor llevada a cabo por mi esposa en el
mercado alemán».

El terreno donde se cultivó la vid es de suelos arcillo-calcáreos profundos, de color rojizo, con un drenaje moderado y una capacidad de retención de agua alta, que permiten la máxima expresión aromática de los vinos blancos. En cuanto a la meteorología, el año 2018 fue lluvioso, especialmente durante el inicio y el final del ciclo vegetativo. En cuanto a las temperaturas, fueron ligeramente inferiores durante la primavera, hecho que provocó una brotación y floración tardía. Por otro lado, el verano fue cálido y la vendimia llegó con un ligero retraso.

Mañana hablaremos de Son de Prades 2017.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído