A Contracorriente

Enrique Arias Vega

Sexismo y pornografía

Un montón de estudios académicos se ha puesto a analizar el sexo entre los jóvenes debido al aumento y gravedad de sus prácticas sexuales.

Resulta, según la Universidad de Córdoba, que la mitad de los adolescentes, chicos y chicas, ha sufrido acoso sexual. Éste ha sido de carácter agresivo en el 25,2% de las chicas y el 5,1% de los chicos, atendiendo a los valores sociales dominantes y, obviamente, a la mayor fuerza física de los segundos.

Este panorama es la antesala de la violencia de género y machista que no sabemos cómo quitárnosla de encima, pese a manifestaciones, campañas de concienciación, instituciones de ayuda y teléfonos de atención ciudadana. Seguramente, nuestra frustración se debe a que no acudimos al origen del problema sino a sus consecuencias, a que no hacemos suficiente políticas de prevención, sino de represión.

Otro dato, más que revelador, es que los jóvenes acuden al uso de la pornografía a edades cada vez más tempranas. Según otro estudio, su uso se generaliza a los 14 años y en algunos casos ¡se accede a los 7! ¡Ya me dirán si semejante consumo no propicia la confusión de roles, del funcionamiento sexual y del rito de prácticas que conlleva, así como la ausencia de sentimientos y empatía respecto a los compañeros de juegos eróticos!

En muchos casos, según este estudio de la Universidad de California, se dispara entre los adolescentes la prostitución y el sexo de riesgo.

Como ven, la cosa no es para tomársela a broma, máximo cuando el acceso a millones de páginas pornográficas en Internet es de libre acceso y, todo lo más, se pide que los menores de 18 años dejen de verlas. ¿Y quién y cómo va a hacer caso a esa hipócrita petición?

No sólo no acabaremos con la violencia de género sino se regula estrictamente la pornografía en las redes sociales, sino que estamos banalizando el sexo, dándole un uso instrumental y meramente hedonista, al precio de considerar a los demás meros juguetes eróticos de nuestro placer inmediato e intrascendente.

¿Es eso lo que queremos? ¿Combatir de boquilla la violencia machista y fomentar, en cambio, su prematuro aprendizaje? Como sigamos así, vamos dados.

Autor

Enrique Arias Vega

Periodista y economista bilbaíno, diplomado en la Universidad de Stanford (USA), lleva escribiendo casi cuarenta años. Sus artículos han aparecido en la mayor parte de los diarios españoles, en la revista italiana Terzo Mondo y en el periódico Noticias del Mundode Nueva York.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Enrique Arias Vega

Periodista y economista bilbaíno, diplomado en la Universidad de Stanford (USA), lleva escribiendo casi cuarenta años. Sus artículos han aparecido en la mayor parte de los diarios españoles, en la revista italiana Terzo Mondo y en el periódico Noticias del Mundode Nueva York.

Lo más leído