A Contracorriente

Enrique Arias Vega

Todo el mundo es fascista

Resulta que ahora todo el mundo es fascista, a tenor de los insultos que unos dedican a otros y viceversa. En este mundo en el que la violencia todavía es predominantemente verbal, el dicterio de fascista compite sobre todo con el de franquista, cuando la mayor parte de la población no ha vivido aquella cambiante época política y cuyo significado de la palabra ni conoce ni sabría definir.

Pregunta ¿es fascista el partido VOX?

Se le tacha de populista y lo es, pues apela a los sentimientos más que a las razones políticas, actitud que practica y predica, por otra parte, la mayoría de la izquierda. Algo hemos avanzado, pues, en la definición.

¿Es ultra? También, pues su radicalismo no admite medias tintas y se decanta por un programa de máximos y no de mínimos. En un país en el que el centro está tan poco poblado, en el que los partidos no son propensos al diálogo ni al acuerdo, en el que se imponen líneas rojas, exclusiones y cordones sanitarios cada dos por tres, todos vienen a ser ultras, de una u otra manera.

Insisto: ¿es fascista?

Lo siento, pero no. El fascismo es una filosofía política que sustituye al individuo por el Estado, que considera a la gente gregariamente homogénea (“el pueblo”), la cual necesita que cuiden de ella, y que cede al líder todo: su libertad, su fuerza de trabajo, su raciocinio,… a cambio del bienestar material, la seguridad física y un mundo en el que sólo haya un pensamiento único y en el que todo esté regulado, subvencionado y decidido por el líder, con una intolerancia absoluta (hasta la exterminación) de los opositores.

Ése fue un invento creado por Mussolini en los años veinte, perfeccionado por Hitler y otros líderes comunistas más tarde y seguido de una u otra manera por la Falange de Primo de Rivera o el Justicialismo de Juan Domingo Perón (“haremos un fascismo pero evitando los errores de Mussolini”).

Pues ya ven: a VOX se le podrá llamar de todo, desde extrema derecha hasta ultraconservadora, pero no fascista: no cree en el Estado, pretende adelgazarlo y bajar impuestos, es ultraliberal en economía, en educación, en pensamiento,… casi podríamos considerarlo ácrata, aunque este término esté hoy día casi sacralizado por la izquierda.

Digo todo esto, porque en un país en el que, a base de revanchismo, estamos perdiendo hasta los referentes de la realidad, no sabemos ya ni insultar. Facha será quien sea facha, violento quien impida por la fuerza expresarse a los demás, y radicales, de uno u otro tipo, serán simplemente radicales y a ver qué pasa.

¿Les parece bien? ¿O no?

Autor

Enrique Arias Vega

Periodista y economista bilbaíno, diplomado en la Universidad de Stanford (USA), lleva escribiendo casi cuarenta años. Sus artículos han aparecido en la mayor parte de los diarios españoles, en la revista italiana Terzo Mondo y en el periódico Noticias del Mundode Nueva York.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Enrique Arias Vega

Periodista y economista bilbaíno, diplomado en la Universidad de Stanford (USA), lleva escribiendo casi cuarenta años. Sus artículos han aparecido en la mayor parte de los diarios españoles, en la revista italiana Terzo Mondo y en el periódico Noticias del Mundode Nueva York.

Lo más leído