La familia Alba abrió las puertas del Palacio de Dueñas ante la avalancha en Sevilla

La familia Alba abrió las puertas del Palacio de Dueñas ante la avalancha en Sevilla
Duque de Alba

Sevilla vivió una de sus noches más bonitas a la par que de agonía… Por desgracia esto no ha tenido que ver con la agonía y la pasión de Cristo sino con un grave incidente que comenzaba pasadas las cuatro de la mañana.

Según publica Informalia, Sevilla y todos los que allí se encontraban han vivido miedo, MIEDO con mayúsculas, sin pensar las consecuencias que esto podía haber acarreado donde hay niños, personas mayores y miles de personas y más tras el terrible incidente que han vivido los jugadores del Borussia Dortmund hace tan solo cuatro días…

Sevilla comenzó a vivir situaciones de avalancha, debido a causas que no están todavía aclaradas. Testigos presenciales comentaban que habían escuchado mucho ruido en el suelo mientras que otros que habían comenzado a ver correr a la gente por las calles. Lo cierto es que se producían varias carreras organizadas y en distintos puntos de algunas cofradías, en concreto entre el paso de la Hermandad de la Macarena en la calle Sierpes y en la zona de Salvador -si bien esta no forma parte de la Carrera Oficial-.

Esta no es la primera vez que sucede este tipo de incidentes, ya que en el año 2000, tuvieron lugar varias avalanchas, carreras multitudinarias y una confusión generalizada que aún permanecen en la retina.

Esta mañana desde el Ayuntamiento de Sevilla, mandaban comunicado oficial del dispositivo especial de Semana Santa, en el que se indica que «de las indagaciones realizadas se desprende que a partir de las 4,00 horas se han producido carreras y situaciones de pánico en distintos puntos del recorrido de las hermandades hasta que se consiguió controlar la situación».

Tanto los servicios policiales como de emergencia, al igual que los cofrades ayudaron a mantener y controlar la calma.

El Palacio de Las Dueñas de la Duquesa de Alba tuvo también una efectiva y rápida actuación ya que al oír desde dentro la estampida, abrieron las puertas del Palacio siguiendo la estela de lo que habría hecho Cayetana de Alba. Carlos de Huéscar, actual Duque de Alba, su hermana Eugenia Martínez de Irujo y su hija Cayetana abrían la cancela acogieron a todo aquel que entraba entre el llanto, el pánico y el estupor de todos ya que nadie sabía lo que sucedía.

Cerca de 200 personas entraban de golpe. La cara de desencajada de Eugenia y del personal de seguridad lo decía todo. Una noche muy difícil de olvidar que no empañó ni la lluvia, ni el sueño, sino con las lágrimas, las caídas y el miedo de muchos seres humano y que ha terminado con la detención de al menos ocho personas por desorden público en cuatro intervenciones policiales y sigue con las investigaciones abiertas por un acto de «gamberrismo y vandalismo» según el comunicado del Consistorio hispalense, que podía haber terminado en una tragedia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído