Franciska: "Yo la verdad es que estaba chalada por él"

La madre de la cantante Rebeca: «Jesús Hermida era el padre de mi hija»

La madre de la cantante Rebeca: "Jesús Hermida era el padre de mi hija"
Rebeca, Franciska y Jesús Hermida. ES

La historia de esta paternidad del mítico periodista onubense fallecido en 2015 viene de lejos.

Ya en 2007, cuando el que fuera corresponsal de TVE en Nueva York aún paseaba su tupe por algún plató, hubo deslices de la madre de Rebeca en alguna televisión dando a entender que Jesús Hermida era el padre de Rebeca.

Contaba Franciska ya entonces que mantuvo una relación larga con el comunicador más carismático de nuestra televisión, y que fruto de esa pasión nació la artista.

La noticia saltó cuando Franciska acudió a animar a su hija a Misión Eurovisión, vestida con un top imposible y ajustadísimo, y confesó que ella fue una antigua amante del mismísimo Jesús Hermida. Y que no sólo fueron amantes sino que Rebeca podría ser su hija.

En mayo de 2015 el hombre que inventó los programas matinales en las televisiones se fue por culpa de un derrame cerebral y hoy, cuando Franciska está a punto de cumplir los 80 años, el periodista José Antonio de las Heras recupera la historia desde El Español.

Las declaraciones, como recoge ‘Informalia‘, llegan meses después de que falleciera su marido, José María Pous, el que hasta ahora parecía padre de Rebeca:

«Jesús Hermida es el padre de mi hija Rebeca».

Eso asegura ahora Franciska, que afirma que su romance con el presentador empezó cuando éste era corresponsal de TVE Estados Unidos y contó a toda España la llegada del hombre a la Luna.

Así lo recuerda ella en Jaleos:

«Yo la verdad es que estaba chalada por él. Era mi amor platónico desde mucho antes de ir a Nueva York. Estaba loca por él antes de conocerle. Y cuando fui allí pensé que era la mía y le llamé por teléfono para invitarle. No me aseguró su presencia, pero fue acompañado de varios cámaras. Para mí fue una sorpresa porque no me conocía. Yo no sé cómo pude cantar con él allí».

Franciska es prima del actor Benicio del Toro.

Tras unos días allí, vivieron su primera noche de pasión:

«Después de la gala me dijo que cantaba bien pero me preguntó de repente: ‘¿Qué vienes a buscar a Nueva York?’. Me espetó que tenía defectos, como que no respiraba cantando pero, al mismo tiempo, que comunicaba cantando. Me esperó hasta que terminé y me invitó a cenar viendo actuar al hijo de Frank Sinatra. Me sorprendió el Cadillac descapotable que tenía. Me sorprendió mucho que el hijo de Sinatra actuara en un restaurante, pero allí es normal. Me acompañó y me preguntó si subía, ya me entiendes. Le dije que sí, porque había sido el sueño de toda mi vida. Se quedó sorprendido y me preguntó: ‘¿Tan guapo soy?’. Le aclaré que había sido mi amor platónico de toda la vida».

En aquella época, tanto Hermida como Franciska estaban casados. Mientras que el periodista compartía su vida con María Nieves, su primera mujer, con quien se casó en 1960 y se separó 35 años después, la cantante acababa de pisar el altar junto a José María Pous, tal y como recuerda en el periódico de Pedrojota:

«Él me acompañó en mi viaje por América pero me dejó sola en Puerto Rico, antes de llegar a Nueva York, porque tenía mucho calor y lo estaba pasando mal. Estábamos recién casados y me dejó sola. Yo en aquellos momentos me consideraba soltera».

Jesús y Franciska prolongaron su amor secreto durante cuatro años:

«Dos años, y los otros dos años mantuvimos el contacto por carta y en Madrid. Él me contó que quería mucho a su familia, especialmente a sus hijos. Un día en Nueva York me dijo que iba a ver a Raphael con toda la familia y que si le veía no le saludara, cosa que me sentó como un tiro».

Tiempo después, se encontraron un último día por Madrid cuando Franciska ya estaba embarazada. Ella prefirió no decirle nada:

«Quise insinuárselo, pero me dijo que si había ido a contarle mi vida que no lo hiciera porque no estaba de humor. Le dije que había ido a verle porque me hacía mucha ilusión. Me cortó diciéndome que le estaban esperando. Lógicamente ya no le dije que estaba embarazada. Él siguió escribiéndome pero ya para mí había terminado todo».

Pasaron los años y, un buen día Franciska y su hija, Rebeca fueron invitadas a un programa de Antena 3. Allí se encontraron con el presentador, quien nunca supo que era su hija:

«Pedí a una azafata que le dijera que estábamos allí y bajó a saludarnos. Mi hija le firmó un disco y le dijo que era muy guapa. La verdad es que él nunca sospechó nada (…) Nunca lo supo y yo no lo hice por él, lo hice por la niña, por Rebeca, y por José María».

Ahora, en marzo de 2018, la cantante pretende cerrar su historia contando toda la verdad, un secreto que Rebeca no quiso conocer jamás:

«Nunca, ni lo quiere saber. Se niega a hablar de este tema».

Eso dice de su hija, quien considera que su padre será siempre José María:

«Para Rebeca, José María es su padre y siempre lo será. Él siempre se desvivió por la niña y ella por él, porque yo en muchos momentos estaba fuera por mis galas».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído