CRIMEN Y CASTIGO

La Guardia Civil detiene al hermano gemelo del vecino de Laura Luelmo, la profesora asesinada

La autopsia detalla los terribles y crueles últimos segundos de vida de la joven que había llegado de Zamora par dar clases

La Guardia Civil detiene al hermano gemelo del vecino de Laura Luelmo, la profesora asesinada
Laura Luelmo y el momento en la Guardia Civil detiene a Bernardo M. EP

La Guardia Civil detuvó este 18 de diciembre de 2018 el hermano gemelo del vecino de Laura Luelmo, la mujer de 26 años hallada muerta este lunes tras pasar varios días desaparecida en la localidad onubense de El Campillo. Se trata de Bernardo Montoya (El cadáver de Laura Luelmo tiene un golpe en la cabeza y señales de estrabngulamiento en el cuello).

Agentes del Instituto Armado han pasado la mañana registrando tanto el domicilio de estos dos hermanos como el de la víctima, la joven zamorana Laura Luelmo (El vecino gitano que vigilaba a Laura tiene un hermano gemelo que también es un asesino ).

Durante estos registros, en la calle Córdoba de la localidad onubense, los agentes han procedido a detener al hombre, sobre el que pesaba la sospecha de estar involucrado en este espantoso crimen (El ‘prenda’ que la asesinada Laura tenía por vecino y a quien apuntan todas las sospechas).

En un primer momento se señaló, erróneamente, a hermano del ahora detenido. Este hombre, que no pudo tener nada que ver por estar en prisión en el momento de los hechos (en el penal de Ocaña, Toledo), no estuvo en la calle hasta el lunes, cuando le concedieron un permiso (El último rastro de Laura, la profesora desaparecida en Hueva, es una señal del móvil a 9 km de su casa).

Para entonces Laura ya había desaparecido y se había encontrado su cuerpo, lo que le descarta como implicado (Violación y asesinato de la profesora Laura Luelmo: ¿Dónde está Luciano Montoya?).

El detenido ha quedado bajo custodia de la Guardia Civil, el cuerpo que está al frente de la investigación, ya que aún no hay pruebas definitivas de su implicación con el crimen de Laura Luelmo (El vecino gitano que vigilaba a Laura tiene un hermano gemelo que también es un asesino ).

Es el principal sospechoso y que, como tal, será interrogado por los expertos del Instituto Armado, antes de pasar a disposición de la juez de Valverde del Camino, que ha decretado el secreto de sumario.

Un hermano gemelo

La confusión en la identificación del ahora detenido viene porque tiene un hermano gemelo. También con un historial de violencia y varias condenas por asesinato y robos, este hombre ya había levantado las sospechas de Laura Luelmo, quien, según varios medios, se habia quejado a su novio de que se sentía observada por el ahora arrestado por su muerte.

Más allá de esta detención, por ahora hay varios hechos claros. Por un lado, la aparición del cuerpo de la joven, que se sitúa cerca de la localidad onubense, en una zona boscosa. El cadáver, al que le faltaba parte de la ropa, tenía un golpe en la cabeza y lesiones en el cuello. Sin embargo, aún no está claro que esas heridas sean propias de una agresión o tengan su orgiden en un posible traslado del cuerpo de la mujer.

Por otro lado, los investigadores centran sus esfuerzos en localizar el teléfono móvil de Laura Luelmo, que podría arrojar algo de luz a lo que le ha pasado a la mujer.

Según las antenas de repetición de telefonía de la zona, el aparato estaba a unos nueve kilómetros de donde encontraron el cuerpo, y además, en dirección opuesta, por lo que no se descarta aún nada. Ni siquiera que fuera otra persona quien se deshiciera del teléfono.

LUCHÓ POR SU VIDA

Según han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas a la investigación, el dictamen preliminar del análisis forense no deja lugar a dudas: Laura Luelmo fue asesinada y de manera bastante violenta, así se desprende de las primeras pruebas de la autopsia (Violación y asesinato de la profesora Laura Luelmo: ¿Dónde está Luciano M.?).

Sin entrar en detalles más escabrosos, la joven profesora zamorana de 26 años asesinada cuando salía a correr en las inmediaciones de su nueva casa en la localidad de El Campillo (Huelva) presenta diversas e importantes heridas defensivas en los brazos, manos, torso e incluso piernas, de las que se desprende que luchó hasta el último momento por su vida.( La cochinada de Echenique usando el cadáver de Laura Luelmo para aniquilar a VOX).

Laura peleó sin duda con su agresor, que podría haberla sorprendido por la espalda. El cadáver presenta un fuerte holpe en la cabeza (El ‘prenda’ que la asesinada Laura tenía por vecino y a quien apuntan todas las sospechas).

De este informe primer informe forense -la autopsia está prevista que concluya en torno a las dos de la tarde de este martes 18 de diciembre de 2018- se desprende también que podría haber muerto estrangulada (ya que tiene importantes lesiones en el cuello) aunque no se descarta que la causa de la muerte fuera el fuerte impacto que tiene en el cráneo.

Laura Luelmo libró una dura batalla con su agresor, o agresores, y por ello recibió numerosas heridas.

En cualquier caso, el dictamen final pasará directamente a la juez de Instrucción número 1 de Valverde, que es la encargada del caso y que mantiene el secreto del sumario y de las actuaciones.

Según ha podido saber Periodista Digital de fuentes cercanas a la Guardia Civil, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) -la misma unidad que resolvió los asesinatos de Diana Quer o el niño Gabriel Cruz– no tiene «en estos momentos» sospechosos oficiales:

«aunque tienen abiertas varias hipótesis y ahora mismo todo el entorno de este pueblo onubense es sospechoso».

La UCO busca, además, el teléfono móvil de la víctima que se cree «fue arrojado al pantano».

En estos momentos, y al margen de lo que dictamine la autopsia y las pruebas físicas que de ella se puedan extraer, como muestras orgánicas o ADN, los agentes de la UCO han iniciado un «intenso periodo» de interrogatorios.

La aparición del móvil de Laura y su posterior análisis puede ser determinante para la investigación.(ASESINATO DE LAURA LUELMO: POR EL ENDURECIMIENTO DEL CÓDIGO PENAL).

Bernardo Montoya, el detenido por el crimen de Laura Luelmo, trató de huir a pie cuando este lunes sospechó del seguimiento que estaba practicando a su coche la Guardia Civil.

El miserable se encontraba en libertad cuando desapareció Laura, ya que el pasado mes de octubre salió de prisión tras cumplir condena de 20 años por el asesinato de una mujer de 81 años en 1995 en Cortegana (Huelva).

Bernardo es  hermano de Luciano Montoya, un vecino al que se ha descartado como sospechoso del crimen porque el 12 de diciembre, día de la desaparición de Laura Luelmo, se encontraba interno en la prisión de Ocaña (Toledo).

Autor

Salomon Lush

Experto en redes sociales y especializado en información política y medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído