La niña estuvo expuesta a una temperatura de 35 grados mientras lloraba desconsolada por el dolor de la insolación

Una pareja entierra a su hija de 2 años en la arena para tener sexo dentro del mar

Una pareja entierra a su hija de 2 años en la arena para tener sexo dentro del mar
La niña enterrada en la arena en Argentina PD

Una pareja puso en peligro la vida de su hija para satisfacer un calentón playero. Ambos decidieron enterrar a su hija en la arena, dejándole solo la cabeza fuera, para poder ir al mar para tener sexo. Los sucesos, que ocurrieron el pasado lunes 3 de febrero en una playa de Santa Clara del Mar (al este de la provincia de Buenos Aires, Argentina), generaron una gran indignación dentro de la sociedad.

Los testigos de los sucesos afirman que la pareja argentina la pareja enterró en la arena a la menor antes de meterse en el agua. Una solución para evitar que se perdiera. Sin embargo, la niña no paraba de llorar y permaneció varios minutos al sol, a temperaturas de unos 35°C, lo que le provocó una insolación.

La policía, alertada por los bañistas, acudió al lugar. En la actuación policial consta, según el medio local «0223», que la pareja de 29 años «se encontraba realizando exhibiciones obscenas» mientras se «zambullían en el mar».

Ambos fueron detenidos por resistencia a la autoridad al negarse a identificarse y mostrarse violentos. Ya en la estación policial, los agentes encontraron en la cartera de la mujer unas 200 pastillas de Rivotril (un potente ansiolítico), una botella de popper (una droga recreativa que puede inhalarse para aumentar el placer sexual), marihuana y una pastilla de éxtasis.

Las autoridades creen que una tercera persona, que estaba junto a la pareja en la playa, huyó del lugar. La niña, que se encuentra en buen estado de salud, permanece al cuidado del Servicio Local de Prevención y Promoción de los Derechos del Niño. La pareja, por su parte, ha sido liberada al no ser considerada su acción como delito penal.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído