EL CABECILLA DE LA ORGANIZACIÓN FUE DETENIDO EN LOS EMIRATOS ARABES

Un megaoperativo de la Guardia Civil y la Policía Nacional detiene a 47 personas que traficaban fármacos para la disfunción eréctil

Un megaoperativo de la Guardia Civil y la Policía Nacional detiene a 47 personas que traficaban fármacos para la disfunción eréctil

Un operativo conjunto entre la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Agencia Tributaria ha conseguido la detención de 47 personas de una red ilegal de tráfico de medicamentos, pero además se bloquearon 57 páginas web, 39 cuentas bancarias y fueron intervenidos 500.000 euros en efectivo.

El grupo de personas introducía fármacos para la disfunción eréctil en Europa, pero los declaraban con plantas naturales o complementos alimenticios. Desde la cuenta de Twitter de la Guardia Civil afirmaron que fueron detenidos por «la importación, manipulación y venta de medicamentos sin control sanitario». 

Los fármacos provenían de Malasia sin control sanitario, y posteriormente se ingerían sin ningún tipo de supervisión médica. Ahora se conoce que los mismos pueden generar infartos de miocardio, angina inestable, arritmia ventricular, palpitaciones, taquicardias, accidente cerebro vascular e, incluso, muerte súbita, según informaron este martes los cuerpos de seguridad.

La operación coordinada requirió de 400 efectivos de los tres cuerpos, mientras el Juzgado de Instrucción número 8 de Alicante dirigió la operación que se desarrolló en quince provincias y que incluso dio con el líder de la organización en Dubai.

El hombre, que dirigía la organización desde los Emiratos Árabes, fue identificado como A.D.G, de nacionalidad española y desde allí intentaba también eludir las tres órdenes internacionales de detención que pesaban sobre él por distintos delitos.

Todas las personas aprehendidas son españolas, menos un portugués, los arrestos se efectuaron en Barcelona, Madrid, Alicante, Valencia, Girona, Tarragona, Almería, Jaén, Granada, Sevilla, Málaga, León, Salamanca, Valladolid y Canarias y han sido imputados por delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, estafa, contrabando y blanqueo de capitales.

Las alertas se encendieron después de una denuncia anónima recibida por las autoridades, y desde hace un año los agentes de seguridad iniciaron la investigación que fue puesta se inició con el rastreo de diferentes envíos aduaneros que salían de Malasia, y de los cuales se sospechaba que podían contener principios activos de medicamentos sin que se declararan como tal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído