"Parecía una liebre, no veas como trepaba los cerros"

La Guardia Civil atrapa al ‘Melillero’, el criminal del ácido sulfúrico, tras una dramática fuga en moto y a pie

El delincuente más buscado de la Costa del Sol fue detectado por la Benemérita cuando circulaba en moto por la carretera que une Mijas con Coín

La Guardia Civil atrapa al 'Melillero', el criminal del ácido sulfúrico, tras una dramática fuga en moto y a pie

Ha caído el malvado Hamin como un conejo. Tras 72 horas de dramática fuga y cuando la desventurada que fue seis meses su novia y lo dejó, se debate entre la vida y la muerte en un hospital, con más de la mitad de su cuerpo carcomido por el ácido sulfúrico que le tiró encima el miserable.

El delincuente más buscado de la Costa del Sol fue detectado por la Benemérita cuando circulaba en moto por la carretera que une Mijas con Coín.

«Parecía una liebre, no veas como trepaba los cerros».

Tres días después de atacar con ácido a su exnovia y a una amiga que la acompañaba, Hamin ‘El Melillero’ ha sido atrapado.

El miserable ha sido detectado este 15 de enero de n2021, ya al final de la jornada, por agentes de la Guardia Civil, cuando viajaba en moto por la carretera que une Mijas con Coín.

En ese instante, los agentes han iniciado una espectacular persecución a la que se han ido sumando patrullas de distintos cuerpos policiales.

La escapada del malvado, al contrario que la noche del miércoles, no ha tenido éxito.

La motocicleta ha sido encontrada en la zona de Entrerríos, con marcas de haber sufrido un accidente.

Convencidos de que Hamin había continuado su fuga a pie por los montes, efectivos del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil han realizado batidas que finalmente han permitido su localización en una zona de chalets.

Y han pillado, reducido y esposado al tipejo de 26 años que arrojó ácido a dos mujeres, entre ellas su exnovia, el 12 de enero en Cártama (Málaga) y las hirió de gravedad

Los espantosos hechos tuvieron lugar el martes poco después de las 14:00 horas.

Las víctimas, de unos 26 años, se encontraban en el interior de un vehículo cuando se les acercó otro coche, en el que se hallaba el ‘Melillero’, quien las roció con un bote con ácido.

Al sufrir la agresión, las dos mujeres salieron del coche, y este circuló sin control hasta que colisionó con una farola, mientras que el agresor emprendió la huida.

Una de las dos mujeres atacadas se encuentra en estado muy grave, con quemaduras en un 70% del cuerpo, de las que un 45% son muy profundas.

La otra mujer herida tiene afectada el 25% de su superficie corporal y se encuentra en estado grave.

Ambas sufrieron daños en la cara.

EL HIJO DE UN LEGIONARIO SENEGALES

Hamín es hijo de Abdou Majid D. D., un legionario nacido en Senegal y casado con Saida N., una marroquí de nacimiento pero nacionalizada española.

‘El Melillero’ es el segundo de los cuatro vástagos de Abdou.

José Arcadio D. N. -su verdadero nombre- dejó Melilla en 2010, cuando aún tenía 16 años.

Nacido el 18 de junio de 1994, se crió rodeado de soldados en el barrio de los pabellones militares, una zona de Melilla donde se instalan los miembros del Ejército que sirven en la ciudad.

Sus padres tuvieron cuatro hijos. Tres varones y una mujer y todos ellos “problemáticos”.

Siendo un chaval de 12, 13 o 14 años, José Arcadio ya se relacionaba con rateros de distintos barrios de Melilla.

Se integró en una bada de una decena de chicos.

Se le detuvo en tantas ocasiones que pasó a estar tutelado por el gobierno de Melilla durante sus años de adolescencia, lejos de su familia.

Antes de quemar vivas con sulfúrico a  Sandra y Cristina, ‘el Melillero’ ya llevaba un año en busca y captura.

Con una veintena de reseñas policiales en su expediente, tenía siete órdenes de detención por robo con fuerza, malos tratos, conducción sin carnet… Tres de ellas conllevan su ingreso inmediato en prisión.

Su novia rompió con él a mediados de diciembre, cuando en una discusión ella sufrió un corte profundo en una mano con un cuchillo. En el hospital, donde la cosieron, dijo que había sido el perro.

A partir de ahí, José Arcadio -que es su nombre real- comenzó a amenazarla y perseguirla, hasta que la quemó con ácido.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído