Kremer de Seda

Carlos Pecker Pérez de Lama

Tiempo Después

El `Surrealismo de la Cuerda´ vuelve a la carga con un film que está entre la revolución de las clases obreras y el jugo de limón. Con un guion que escupe irrealidades basadas en la realidad. Quizás poco cuajado, como le gusta el queso que se frota en la entrepierna el plasta de la barbería, pero libre y puro como la línea curva que se refleja en el tercer espejo, cuando se mezcla el sexo y el amor.

Tienes que entrar suavemente y con cuidado en el film, esperando una buena hostia detrás de cada puerta de donde no pueden escapar las 3 profesiones 3, porque no es fácil asimilar ver en poco tiempo un guardia civil con faldas, un rey de bastos con su verde garrote, una monja caliente, un alcalde desnortado (bueno, esto es más normal), dos barberos enfrentados hasta la muerte, humanos voladores, viejos enamorados de la princesa del cuento, un locutor mañanero que disfruta humillándote, jóvenes con tantos ideales como Homer Simpson, un pastor que mete un rebaño de ovejas entero en el ascensor y una puta y larga escalera.

Vas a conocerlos a todos según vayan saliendo, y todos entran en tu cerebro de una manera diferente a como los recordabas, pero están ahí y siguen hablando después de muertos, como el humor y las situaciones que consigue Cuerda, que son mágicas, para la eternidad.

No sé si me gusta más lo que no me gusta o no me gusta lo que de verdad me encanta. Pero me siento bien después de verla.

Entra, mastícala y llévala a hombros, y tómate un cubata después como el del alcalde, tras un golpe seco en la barra del bar. En ningún otro país verás nada igual, eso te lo aseguro. Otro cine es posible. Sal del ascensor a tiempo, a `Tiempo después´.

3½ ★★★½

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Pecker

Realizador, Periodista, Camarógrafo, Técnico de sonido, Iluminador, Editor, Profesor universitario y Escritor.

Lo más leído