La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Palomas que vuelan libres en la jaula de oro de Obiang

Días atrás, denunciaba que un tirano había ocupado el altar y nadie se atrevía siquiera a decirle nada. Lo escribí al ver cómo un sátrapa horrendo de la índole de Teodoro Obiang presumía del reciente concordato firmado con la Santa Sede, el cual, según él, ayudaría a su país, Guinea Ecuatorial, a hacer frente a la “pérdida de los valores morales” que les aquejaba. ¡Pérdida de los valores morales, clamaba un dictador! En ese instante me pregunté qué hacía la Iglesia en Guinea Ecuatorial, teniendo en cuenta que el 80% de su población es católica.

En un reportaje, publicado ahora en Vida Nueva, muestro lo que me he encontrado: algunos sacerdotes, religiosos y misioneros, sobre todo jóvenes, son los que se atreven a clamar por la justicia ante los crímenes del régimen. Lo hacen a costa de ser espiados, represaliados, obligados a marchar al exilio… O, en algún caso, a un precio mucho más grande. Es el caso del sacerdote Jorge Bita, muerto el 30 de abril del pasado año. La versión oficial dijo que había muerto en un accidente de tráfico. Pero todo el pueblo cristiano sospecha de que fue brutalmente asesinado por los escuadrones de la muerte de Obiang. Como mínimo, todos piden que se abra una investigación.

¿Todos? Todos no. Los obispos de Guinea Ecuatorial no se suman a esa demanda por la justicia. Están presos en la jaula de oro de Obiang. Como me lo han reconocido algunas fuentes internas con las que he contactado, el miedo y la indecisión les hacen callar. Eso y el que el régimen, con el petróleo que permite a Obiang enseñorearse por media Europa, invierte mucho dinero en construir catedrales y templos para la Iglesia. Una aparente buena obra es una trampa, la jaula de oro en la que los pastores han caído. Bajo ellos, los pastores, los profetas indefensos son quienes conducen el rebaño.

Gloria para quienes bajan al tirano del altar.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído