La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

La hora del auténtico Real Madrid

Hace justo un año, después de perder en Londres la final de la Copa de Europa de Baloncesto ante el Olympiacos, escribí el artículo ‘La noche más triste del auténtico Real Madrid’. Allí, califiqué lo ocurrido como “la derrota que más he sentido como aficionado al deporte en toda mi vida”. Sin embargo, me bullía la sangre de orgullo por mi equipo de las canastas, que entonces veía muy alejado de mi otra arteria, el de Fútbol, que estaba siendo devastado aún por Mourinho. Esa noche soñaba con que pasara un año muy rápido y tener otra oportunidad. Se ha cumplido. Ayer arrasamos al Barça en semifinales de la Final Four por 62-100. Jamás olvidaremos una de nuestras grandes victorias. Pero eso ya es pasado. Contenemos ante la respiración. Estamos embarcados en la toma de Milán, contra el ogro macabeo y por el asalto a la Novena. Y muchos la queremos ganar por las razones que expuse aquí hace un año, en un artículo que vuelvo a reproducir:

“Poco hay que comentar de la final de la Copa de Europa (yo nunca hablo de moderneces como Euroliga o Champions) de baloncesto que el Real Madrid acaba de perder frente al Olympiacos. Llevábamos 18 años sin ganar el torneo más importante, y así seguiremos un año más. Algo muy duro de hacerse a la idea en este momento. Lo digo muy en serio: ha sido la derrota que más he sentido como aficionado al deporte en toda mi vida. Y esto que añado tampoco es un tópico: estoy hundido, pero más orgulloso que nunca de ser madridista. Y madridista del baloncesto, una sección que tengo clarísimo que hoy representa la esencia del madridismo, lo más puro y positivo que hay en él.

El Real Madrid de baloncesto representa la humildad, la constante lucha contra la adversidad, la supervivencia ante el fuego “amigo”. Absorbida por el fútbol, muchos quisieran que la sección, tan “deficitaria”, desapareciese y no le quitase a la institución un euro más. Por tanto, los lobos están dentro de casa.

Pero aún hay más. En estos tiempos en los que el equipo fútbol ha perdido gran parte de los valores por los que muchos nos sentimos orgullosos, en el baloncesto prevalece el respeto al rival y el cariño por cada representante del propio club. Ganemos o perdamos, no buscamos las excusas fuera. Tampoco contamos con un entrenador que impulse cada día una guerra civil interna. Al contrario. En el baloncesto tenemos un bloque principal de españoles, culminados con grandes jugadores de fuera comprometidos con la causa y capitaneados por un Pablo Laso que está haciendo las cosas excelentemente bien y no se da aires de superioridad por ello. Ah, y el ambiente en el Palacio de los Deportes es el de una pequeña gran familia. No seremos tantos como en el Bernabéu, pero hay muchísima más pasión en la grada y comunión con los jugadores.

Muchos dicen que es fácil ser del Real Madrid porque gana muchas veces. En dos décadas (tengo treinta años), he visto a mi equipo perder muchísimo más que ganar. Estamos ante el peor período de la historia de la sección, sin ninguna duda. Pero eso duele tanto haber perdido la oportunidad de revertir la situación con el hito que aquí es mucho más que un sueño. Es cuestión de supervivencia, porque esta noche los lobos aullarán con especial fuerza. “Necesitamos dinero para fichar a Neymar”…

Pese a todo, espero que prevalezca el sentido común en quienes tienen la sartén por el mango. Hablamos de un equipo histórico. Hablamos de aficionados, de personas, de ilusiones. Hablamos del mejor madridismo. Que callen los lobos e impere la paciencia. Confiemos en este bloque de jugadores españoles y madridistas. Confiemos en Pablo Laso. Ganaremos la Novena. Sí, la ganaremos. Y ese día habrá justicia con la esencia del madridismo, con lo más sano de este.

En esta noche triste, ahora más que nunca, ¡Hala Madrid!”.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Te puede interesar

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído