Viajes y placer

Venezolanos exportando sazón a Colombia

Venezolanos exportando sazón a Colombia
Dana y Andrés, del "Patio de Andrés" Yéssica Salazar

(Yéssica Salazar).- Actualmente, miles de venezolanos han partido de su tierra en la búsqueda de nuevas oportunidades que les conduzcan a una mejor calidad de vida. El camino no ha sido fácil, ni para ellos (los que se van), ni para nosotros (los que nos quedamos).

@yesikaina

La crisis nos ha afectado a todos, no solo en el bolsillo, sino también emocionalmente. Algunos, se han quebrado más que otros. Depresión, estrés, angustia, tristeza y lágrimas son sus principales síntomas. Pero sin duda, la mayoría nos estamos haciendo haciendo camino al andar, nos sentimos más fuertes, tenemos ganas de vencer las adversidades y de seguir luchando. Ya sea en Venezuela o en otras fronteras, los venezolanos que queremos un mejor país y un mejor futuro, ¡estamos de pie, trabajando!

VENEZOLANOS EN COLOMBIA

En publicación oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, el Director General de Migración, Christian Krüger Sarmiento, afirmó que más de 870 mil venezolanos entre regulares, en proceso de regularización e irregulares, se encuentran radicados dentro del territorio colombiano.

El reporte presentado por la autoridad migratoria de Colombia a principios del mes de junio indicó que hay un incremento del 5% y del 58% respecto al año 2017.

Cerca de 382 mil se encuentran en condición regular, un poco más de 442 mil están en proceso de regularización, mientras que cerca de 46 mil están en condición irregular.

Colombia, también se ha convertido en un país de tránsito para los venezolanos que ingresan por su zona fronteriza para dirigirse, principalmente a Ecuador, Perú, Chile y Argentina.

EL PATIO DE ANDRÉS RESTAURANTE

El Patio de Andrés (Instagram: @elpatiodeandres3008) es un proyecto de una pareja. Una venezolana y un colombiano que quisieron unir su pasión por la gastronomía y los sabores de sus países de origen conectados por cultura y tradición.

Este lugar pertenece a una herencia familiar. Es una casa colonial de más de 100 años de antigüedad y se ha convertido en un atractivo único en la zona por su estilo vintage, ambiente familiar y acogedor. Es una escapada al pasado lleno de historia. Tiene capacidad para 50 comensales que pueden disfrutar también de sus espacios abiertos de buena música y agradable clima.

Está ubicado en el municipio Pradera, uno de los 42 que conforman el departamento del Valle del Cauca en Colombia, a unos 30 minutos aproximadamente de Cali, su capital.

Se encuentran en pleno centro del municipio, a media cuadra de la Alcaldía, el parque principal y a una de la iglesia Inmaculada Concepción (Patrimonio religioso de la localidad) Calle 6ta. 11 – 54.

Los lugareños le llaman el municipio dulce del Valle por la considerable cantidad de trapiches de panela de caña de azúcar (papelón) que existieron a lo largo del siglo XX y que luego devinieron en ingenios azucareros que producen entre otras mercancías el etanol y el azúcar.

Por encontrarse en un valle y colindar con la Cordillera Central de Los Andes, posee diversos atractivos turísticos. Cuenta con el balneario natural Río Bolo en Potrerito, el resguardo indígena Kwet Wala de la etnia Páez, la reserva ecológica Nirvana, centros recreacionales y lagos de pesca deportiva como Hacienda La Ruiza, El Oasis, Lusitania y Chapultepec y el Mirador Barlovento desde donde se alcanzan a divisar 14 municipios del departamento. También se celebra La Feria del Dulce, el Festival de Música Andina y el Festival de Arte, eventos que atraen gran cantidad de visitantes. Asimismo, por su condición topográfica es reconocida por la práctica del senderismo y la ciclomontaña. ¡Toda una multi-experiencia!.

SAZÓN VENEZOLANA EN EL VALLE DEL CAUCA

Dana Astudillo, una mujer carismática, periodista de profesión, que mantiene siempre una sonrisa como carta de presentación. Se fue a Colombia con su esposo en busca de un nuevo sueño: ¡conquistar los paladares de los visitantes y lugareños del Valle del Cauca.

Para Dana y su esposo, este negocio se convirtió en un proyecto de vida. La idea de tener un restaurante se fue forjando a través de los años en reuniones y celebraciones familiares, donde, Andrés (su esposo) buen fanático de las carnes, era el encargado de «prender el fogón, ponerle su magia y así elaborar sus fabulosas parrilladas».

«Yo nunca me quedaba por fuera y la cocina era mi territorio preferido donde preparaba junto a mi mamá Aura, mi tía Yola y mi cuñada Yolimar el resto del banquete, quienes como buenas venezolanas, nos lanzábamos desde un mondongo hasta una paella estilo Caribe y los infaltables pasapalos. Desde entonces siempre tuvimos ese cosquilleo de colocar algún negocio pequeño (en Venezuela) donde pudiésemos desplegar los pocos conocimientos empíricos de la gastronomía que tenemos, tomando en cuenta las opiniones de nuestros familiares y amigos», indicó Dana.

La comida es «como hecha en casa», es lo primordial. Es así, que la cocina colombiana como, por ejemplo, la internacionalizada Bandeja Paisa es un plato bandera dentro del menú. El sancocho de gallina en fogón de leña es también un clásico los domingos en la región vallecaucana.

«Nosotros lo ofrecemos, además, los miércoles para no dejar por fuera de nuestra sazón a los fieles comensales semanales. Igualmente, no puede faltar los días viernes la famosa frijolada y por supuesto los churrascos acompañados con un chimichurri receta de la casa y variados platos a la carta».

«Como esto de la cocina da para todo, también ofrecemos servicio de banquetes para eventos especiales, todo un reto y nosotros encantados y satisfechos con la aceptación que poco a poco y con esfuerzo diario hemos logrado».

¿Por qué tomaste la decisión de irte de venezuela?

DANA: Por un proyecto, una oportunidad que se nos presentó para lograr conquistar el sueño de aquellos años de entrar en el mundo de la gastronomía y situaciones familiares que, siendo Andrés y su familia oriundos de esta región, nos permitieron emprender este camino. Por otra parte algunos problemas de salud me estaban impidiendo cumplir a cabalidad con mi profesión que exige estar, entre otras, en óptimas condiciones físicas.

¿Cómo te sientes trabajando en colombia?

DANA: Tranquila, porque primordialmente todos mis papeles están en regla, que es una condición que lamentablemente no es fácil de obtener para los migrantes a cualquier país del planeta.

¿Qué es lo más difícil de emigrar?

DANA: En mi caso la familia, por supuesto, podrá sonar rebuscado pero es simple y llanamente la verdad. Mis amigos de la vida, las costumbres, los diciembres, la comida, la guachafita, el dialecto, Caracas, en fin, Venezuela.

De la crisis hay oportunidades de crecer, de inventar, de buscar nuevos horizontes, ¿qué has aprendido de toda esta experiencia?

DANA: El valor de la constancia, en la vida se pueden presentan muchas oportunidades o una sola, la que uno decida tomar a ella debe aferrarse y ser constante, optimista y no desfallecer, eso dará sus frutos.

¿Qué aconsejas a los venezolanos que quieran emigrar y qué palabras de aliento le puedes dar a los que ya están en el exterior?

DANA: Personalmente pienso que la persona que va a emigrar debe tener un plan mínimo de acción y que sea viable. Pensar en la estadía, el trabajo y la comida. Sin un plan pre-establecido será mil veces más difícil lograr el objetivo sino imposible. Y los que ya están fuera y no han corrido con suerte pues, hacer un balance crítico y objetivo de la situación en que se vive. Como digo, la constancia es primordial pero hemos de tener una base, un proyecto sobre la cual aplicarla.

¿Crees que la crisis de venezuela va a empeorar o tienes esperanzas de que mejore pronto?

Esperanza de que mejore, siempre esperanza por sobre todo y que sea lo más pronto posible.

¿Qué crees que necesitamos los venezolanos para vencer esta crisis?

DANA: Volver a los valores que caracterizan a nuestra idiosincrasia, la solidaridad, la ayuda desinteresada, el cariño y el respeto. Necesitamos urgentemente dejar de querer levantarnos en perjuicio del vecino, del amigo, de tu hermano.

 

«Caminante no hay camino, se hace camino al andar»

Como diría el reconocido poeta español Antonio Machado:

Al andar se hace camino

Y al volver la vista atrás

Se ve la senda que nunca

Se ha de volver a pisar

Caminante no hay camino sino estelas de la mar.

 

El andar, nos está dando experiencia, fortaleza, aprendizajes. Las piedras en el camino, nos enseñan a levantarnos y a enfocar nuestra mirada hacia adelante. Todo es posible con trabajo, tesón y esfuerzo. ¡Así somos los venezolanos!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído