La carrera de Arabia Saudita hacia las armas nucleares (como era de esperar que ocurra)

La carrera de Arabia Saudita por las armas nucleares es un tema muy ‘complicado’…tanto en las relaciones multilaterales en el M.Oriente…como en las bilaterales (y encubiertas…) entre A. SAudita e Israel, asi como entre EEUU e Israel.
Las fotos proporcionadas por los satelites revelaron que Riyadh estaba cerca de completar la construcción de un reactor nuclear. Los Estados Unidos tienen interés en promoverlo, y en el inesperado Medio Oriente es un peligro para Israel.
El autor del articulo es Dr. Yaron Friedman

«En su discurso con motivo del Año Nuevo Persa, el 21 de marzo, el Líder Supremo Ayatollah Ali Khamenei habló de los países occidentales que le brindan a Arabia Saudita capacidades nucleares, y que Riyadh incluso anunció el establecimiento de instalaciones nucleares. Cualquiera que pensara que esto era puramente propaganda iraní estaba equivocado.

 
A principios de abril, unos días después del discurso de Khamenei, la red Bloomberg publicó imágenes satelitales de la primera instalación nuclear en suelo saudí, imágenes segun las cuales parece que esa instalacion esta cerca de ser completada. La instalación está ubicada en el suroeste de la Ciudad de Tecnología y Ciencia Rey Abdul Aziz, cerca de la capital, Riad.

 La preocupación causada por las fotografías se debe al hecho de que Arabia Saudita no es signataria del tratado que limita el enriquecimiento de uranio (123) y no informó al Organismo de Energía Atómica en qué etapa está desarrollando la instalación. Si Arabia Saudita logra capacidad nuclear, en principio puede convertirla a uso militar, y no solo civil, y difundir esta tecnología a otros países de la región.

En marzo de 2018, el príncipe heredero de la corona saudita Muhammad bin Salman declaró que si Irán obtiene armas nucleares, Arabia Saudita haría lo mismo. Aproximadamente dos meses después, la amenaza fue repetida por el ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel Jubayr. Estas amenazas pueden insinuar cuál fue el plan secreto de las conversaciones mantenidas por el Príncipe Salman durante su visita de febrero a Pakistán, el amigo más cercano de Arabia Saudita y la única potencia nuclear musulmana sunita. Arabia Saudita puede comprar armas nucleares de Pakistán sin la necesidad de un proceso de desarrollo local, pero se puede suponer que preferiría no desarrollar tal dependencia en su amigo.

Mejor EEUU que China

Según varias estimaciones, Arabia Saudita tiene varias ventajas sobre Irán en el tema nuclear. Primero, a diferencia de Irán, no necesita comprar uranio, ya que tiene en los desiertos del reino. En segundo lugar, a diferencia de Irán, si A. Saudita declara que el desarrollo es únicamente para fines de investigación y energía como lo ha hecho, recibirá la legitimidad de su aliado EE. UU., Y se puede suponer que los estadounidenses, que pueden obtener grandes beneficios del desarrollo nuclear saudí, fomentarán su promoción.

Las críticas expresadas por miembros del Congreso de los Estados Unidos dan fe de un desacuerdo en los Estados Unidos entre los políticos y los economistas que ven el establecimiento del reactor nuclear saudí como un potencial económico y aquellos que temen que una capacidad nuclear saudita sería un peligro futuro para Israel.

Las compañías estadounidenses podrían ser los mayores beneficiarios de un proyecto nuclear saudí si el reino decidiera basarse en la tecnología de los EE. UU. Las compañías se beneficiarían de la construcción y operación de las instalaciones involucradas en el proyecto, e Israel preferiría que EE. UU. haga el proyecto saudí en lugar de China. Para que pueda ser monitoreado.

Arabia Saudita no es el primer país de la Península Arábiga en establecer un reactor nuclear. El primero fue Emiratos Árabes Unidos, que hace unos años lanzó un programa nuclear civil con la asistencia de Corea del Sur, y en 2017 estableció una planta de energía. Sin embargo, los Emiratos Árabes Unidos, a diferencia de Arabia Saudita, han firmado el acuerdo de restricción de enriquecimiento de uranio desde 2009.

Los objetivos de Arabia Saudita son similares a los de los Emiratos: reducir la dependencia del petróleo como fuente de energía, reducir la contaminación del aire y desviar más petróleo para la exportación. Sin embargo, a diferencia de los Estados Unidos, en el caso de los saudíes, el cambio a la energía nuclear parece desconcertante. Arabia Saudita tiene enormes reservas de petróleo, y también puede producir energía con medios mucho más económicos con la ayuda del sol y el viento. Por lo tanto, el caso saudí plantea una sospecha razonable de que la intención es obtener capacidad nuclear no solo para fines civiles.

Recuerdos del bombardeo en Irak.

A pesar de la renovación de las sanciones de EE. UU. y su agravación, asi como el retiro del presidente Donald Trump del acuerdo nuclear con Irán, Teherán aún se considera comprometida con el acuerdo nuclear de 2015 y espera evitar las sanciones de la UE. Pero no hay duda de que si Arabia Saudita continúa desarrollando sus capacidades nucleares, Irán retirará su compromiso.

La principal preocupación es que una carrera de armamentos nucleares entre Riyadh y Teherán comenzará en el Medio Oriente una carrera que arrastrará a sus aliados para desarrollar capacidades nucleares. El conocimiento utilizado para generar electricidad, se recuerda, también podría usarse para desarrollar bombas nucleares.

Egipto y Jordania ya han expresado su intención en los últimos años de establecer reactores nucleares para la producción de energía. En diciembre de 2017, Rusia firmó un acuerdo con Egipto para construir un reactor nuclear, y las negociaciones para establecer dicho reactor comenzaron tambien con Jordania.

A los periodistas y comentaristas en el mundo árabe les preocupa que los conocimientos y la tecnología nucleares se filtren de Arabia Saudita a otros países del Medio Oriente, aquellos que no están sujetos a ningún acuerdo internacional que limite el enriquecimiento de uranio o la proliferación de armas nucleares.

Otra preocupación es que las instalaciones nucleares pondrán en peligro a los países que las tienen, ya que serán atacadas por los estados enemigos o por los terroristas. Esta preocupación se basa en ejemplos del pasado, como el bombardeo del reactor iraquí y el reactor sirio por Israel en 1981 y 2007, respectivamente, el bombardeo del reactor iraní en Bushehr por el ejército iraquí en 1984, y más recientemente, en 2017, Los chiítas enviaron misiles al nuevo reactor en Abu Dabi. Afortunadamente para los Emiratos Árabes Unidos, el misil no golpeó el objetivo.

Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído