Elecciones propuestas en la Autoridad Palestina: Porque ahora y cuan factibles son?

Elecciones propuestas en la Autoridad Palestina: ¿Por qué ahora y qué tan factibles son?

El articulo fue escrito por Michael Milstein de la INSS y publicado el 10 de noviembre de 2019.

La idea que surgió recientemente de celebrar elecciones en la Autoridad Palestina parece más real en esta etapa que en el pasado. El principal promotor de la idea es Abu Mazen, quien aboga por elecciones separadas: primero para el parlamento y solo más tarde para la presidencia. Aunque Hamas ha exigido durante mucho tiempo que las dos elecciones se celebren simultáneamente, es evidente un cambio en la postura de Hamas, luego de su declaración de que está dispuesto a proceder con las elecciones, al tiempo que insinúa que podría consentir el plan de Abu Mazen.

Al mismo tiempo, en las últimas dos décadas, la política palestina ya ha proporcionado precedentes de una dinámica que culminó en desarrollos que neutralizaron los deseos e intereses de los grupos clave. Desde la perspectiva de Israel, mientras las elecciones se celebren únicamente en Cisjordania y sin la participación de Hamas (y sin posibilidad de que se conviertan en elecciones plenas), no hay necesidad de evitarlas. En cualquier caso, Israel haría bien en no apostar por el sistema político palestino en el contexto de elecciones completas, incluso si tales apuestas se basan en evaluaciones informadas o encuestas de opinión pública que indiquen que Fatah tiene una ventaja sobre Hamas. Las lecciones de 2006 siguen siendo relevantes y muestran que una aventura política especulativa puede convertirse rápidamente en un cambio estratégico negativo para Israel.

Este desarrollo ha despertado la esperanza entre los palestinos de que la idea sea viable, en contraste con las muchas conversaciones entre la AP y Hamas sobre el tema durante los 14 años transcurridos desde las últimas elecciones. Todas esas conversaciones terminaron en fracaso.

Hay varios motivos clave detrás de los esfuerzos de Abu Mazen para avanzar hacia las elecciones ahora:

Un deseo de reforzar la legitimidad en el teatro palestino interno: el público se ha alejado cada vez más de la AP durante varios años, criticando la corrupción gubernamental y la parálisis en el sistema político bajo la administración centralizada de Abu Mazen. Esta frustración se ha transmitido en protestas públicas, como la protesta contra la ley de seguridad social, que vio a masas de personas tomando las calles. Para renovar la legitimidad interna de su gobierno, Abu Mazen ha promovido manifestaciones de supuesta democratización en los últimos años que no representan un desafío concreto para él. Estos han incluido elecciones locales, que se llevaron a cabo solo en Cisjordania y sin la participación de Hamas, y la convocatoria del Comité Central de Fatah y la selección del liderazgo de la organización, compuesto únicamente por sus partidarios.

Obstrucción de cualquier penetración de la sociedad e instituciones palestinas del espíritu de la Primavera Árabe: Parece que las protestas públicas actuales en Líbano, Egipto e Irak, que se centran en aspectos económicos y corrupción gubernamental, son incómodas para Ramallah, dada la semejanza básica de la situación en esos países al estado de cosas en la AP. La propuesta de elecciones puede diseñarse como una medida preventiva, una demostración de aparente disposición a tomar medidas correctivas internas antes de que se desarrolle una protesta pública de base amplia para derrocar el orden existente en Cisjordania.

Presión externa: la Unión Europea ha criticado durante mucho tiempo la falta de elecciones en la AP y el hecho de que su liderazgo no ha renovado la legitimidad de su gobierno (en contraste con períodos anteriores, no hay presión estadounidense sobre Abu Mazen, debido a la grieta entre la administración Trump y Ramallah). Además, Qatar recientemente hizo esfuerzos para persuadir a la Autoridad Palestina y a Hamas, acompañado de una propuesta de que Hamas se presente en las elecciones en el formato del modelo tunecino, es decir, a través de individuos identificados con el movimiento, pero que no son miembros prominentes en él.

Preparación para el día siguiente: Abu Mazen es consciente de las crecientes corrientes subterráneas en el sistema político palestino en previsión del final de su mandato, y quiere fortalecer sus cimientos para el futuro. Una de las principales fundaciones de este tipo es un parlamento electo y en funcionamiento, cuyo presidente está designado de conformidad con la ley palestina para reemplazar al presidente, si el presidente deja el cargo, y durante el período hasta las elecciones. Desde 2006, el presidente del parlamento ha sido miembro de Hamas, y Abu Mazen puede estar tratando de convocar un nuevo parlamento, mientras se asegura de que su líder provenga de las filas de Fatah (especialmente si Hamas no participa en las elecciones, y el las elecciones se llevan a cabo solo en Cisjordania).

Obstrucción del «acuerdo del siglo«: las elecciones propuestas pueden posponer el anuncio del «acuerdo del siglo» por parte del presidente Trump, con la esperanza de que la idea se desvanezca gradualmente, hasta que desaparezca por completo.

Es posible que el cambio en la actitud de Hamas hacia las elecciones, al menos a nivel declaratorio (a través de su lema «Estamos listos») sea el resultado del temor de que el levantamiento regional popular también se extienda a la Franja de Gaza, que es un escenario más explosivo que Cisjordania (Hamas considera que un brote popular en su contra es una amenaza al menos igual a los desafíos externos que enfrenta, encabezado por Israel). Después de la vacilación en el liderazgo de Hamas sobre si permitir las elecciones, parece que la opinión formulada por Yahya Sinwar es que deberían celebrarse en la Franja de Gaza, incluso si son solo para el parlamento y sin una fecha objetivo para las elecciones presidenciales. Si se logra un progreso real hacia la celebración de elecciones, pueden surgir condiciones para la formación de un gobierno de unidad que asumirá la gestión civil de la Franja de Gaza, lo que absolverá ostensiblemente a Hamas de dicha gestión sin que la organización deba renunciar a su poder militar (es probable que Hamas apuntará detrás de escena para controlar e influir en todas las esferas de actividad, incluso en el sector civil).

Parece que todavía hay muchas otras barreras que superar. La primera es una disputa sobre cuándo deberían celebrarse las elecciones para el parlamento y la presidencia. Es probable que la flexibilidad de Hamas en este asunto conduzca a un gran avance. Una vez superado este obstáculo, las relaciones negativas pasadas y la sospecha entre Fatah y Hamas permanecerán, reflejadas en las acusaciones mutuas de falta de sinceridad y falta de seriedad, y representarán una amenaza para la celebración de elecciones.

Elementos en Fatah alegan que Hamas es el principal obstáculo para las elecciones, y que Israel es el segundo obstáculo. Afirman que, si bien Hamas ha mostrado su disposición a participar en las elecciones, sigue siendo esencial resolver cuestiones técnicas, como el partido que supervisará las elecciones en la Franja de Gaza. En cuanto a Israel, la pregunta crucial sobre si permitirá que los residentes de Jerusalén Este voten en las elecciones ha resurgido, como lo hizo en las elecciones de 1996 y 2006. Altos líderes de la AP y Hamas ya han dejado en claro que la oposición israelí evitará las elecciones, y parece que a algunos de ellos les gustaría usar este argumento para evitar el problema.

En la actualidad, están surgiendo cuatro escenarios principales en el contexto de las elecciones:

Fracaso total del esfuerzo como resultado de la falta de acuerdo entre la Autoridad Palestina y Hamas, y cada uno acusa al otro de torpedear la iniciativa. A partir de ahora, este escenario es bastante probable.

La insistencia de Abu Mazen en celebrar elecciones solo en Cisjordania, luego del fracaso de las conversaciones con Hamas. Muchos palestinos se oponen a esta idea, argumentando que agravará la división entre la Franja de Gaza y Cisjordania.

Acuerdo entre la AP y Hamas para celebrar elecciones tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza de acuerdo con el modelo tunecino, es decir, participación indirecta del movimiento islámico a través de representantes y / o listas identificadas con él.

Elecciones completas según el modelo 2006.

A partir de ahora, parece que el último escenario es altamente improbable, ciertamente con respecto a las elecciones celebradas simultáneamente en Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza. Esto incluye las elecciones de 2006, a las que Abu Mazen se opuso pero que se vio obligado a celebrar debido a la presión estadounidense ejercida sobre él, y la Operación Margen Protector, un conflicto que ni Hamas ni Israel querían, pero que se vio arrastrado cuando la violencia escapó fuera de su control. La idea de las elecciones puede ser el resultado de tal dinámica, especialmente en vista de la presión interna y externa ejercida para seguir adelante con ellas.

Desde la perspectiva de Israel, mientras las elecciones se celebren únicamente en Cisjordania y sin la participación de Hamas (y sin posibilidad de que se conviertan en elecciones plenas), no hay necesidad de evitarlas. No proporcionarán a Abu Mazen una legitimidad genuina sustancial, mientras que, por otro lado, no implicarán un riesgo concreto para Israel, particularmente no en el sentido de fortalecer a Hamas en Cisjordania y su integración en el establecimiento gubernamental, y ciertamente no en permitirle obtener control sobre partes de él.

Sin embargo, Israel tendrá que intervenir si comienza a surgir un acuerdo entre la AP y Hamas sobre las elecciones generales de acuerdo con el modelo tunecino, y ciertamente de acuerdo con el modelo de las elecciones de 2006. Primero, es probable que surja presión externa sobre Israel, específicamente de Europa, para permitir elecciones en Jerusalén Este. En segundo lugar, y aún más problemático, tal escenario planteará el riesgo de que Hamas avance en Cisjordania, lo que podría servir como trampolín para la toma de control de las instituciones de la OLP, especialmente si el movimiento logra logros sustanciales en las elecciones.

Dada tal posibilidad, Israel debe sopesar la idea de evitar las elecciones mediante la oposición absoluta a votar en Jerusalén Este; el arresto de los líderes y candidatos de Hamas, y la prevención de campañas por parte de la organización o una lista que lo represente en Cisjordania; e interrupción de los esfuerzos organizativos para celebrar las elecciones (por ejemplo, evitar que el comité electoral pase de Cisjordania a la Franja de Gaza). Es probable que estas medidas generen críticas internacionales, pero el costo del aumento de la influencia de Hamas en la política palestina puede ser mucho mayor para Israel. En cualquier caso, parece que es mejor para Israel no expresar una postura oficial sobre el asunto ahora, y permitir que la política palestina siga su curso.

 

SUPERCHOLLOS

¡¡¡ DESCUENTOS SUPERIORES AL 50% !!!

Las mejores descuentos de tiendas online, actualizados diariamente para tí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído