Muchos de los matarifes salen de Londres, París, Marsella, Ceuta o Melilla

¿Sabes cuáles son los principales viveros de la yihad islámica en Europa?

¿Sabes cuáles son los principales viveros de la yihad islámica en Europa?
Islam, musulmanes, yihad, islamista y violencia. ET

No es que los líderes norteamericanos y europeos -con contadas excepciones- destaquen por su valentía.

Lo habitual, en aras de lo políticamente correcto es que rechacen hasta hablar del enorme peligro que entraña para las siempre tolerantes y abiertas sociedades occidentales el aumento del fanatismo islámico, entre los musulmanes que llevan muchos años en Europa o EEUU.

Así, pues, siguen insistiendo en que el islam es una «religión de paz» -según ellos, todas lo son- y en que las palabras pronunciadas por clérigos que predican la guerra santa contra los infieles y rezan por la pronta aniquilación de Israel y Estados Unidos, además de la conquista demográfica de Europa, no deberían ser tomadas al pie de la letra.

Tan resueltos están muchos a convencerse de que, a pesar de las apariencias y de la vesanía de organizaciones como Al Qaeda o el Estado islámico, donde ponen el acento es en que no tienen nada que ver con el islam auténtico.

Y en consecuencia, d eun modo u otro, la inmensa mayoría de los dirigentes occidentales y en consonancia d elos medios de comunicación, se esfuerzan por mantenerse pasivos o ‘razonables’ ante las matanzas más horrendas perpetradas por bandas de fanáticos.

Con todo, algo está cambiando. Al multiplicarse las atrocidades, tratarlas como episodios exóticos menores ocasionados por la desigualdad, la pobreza, la ignorancia y otras lacras agravadas por el belicismo occidental está haciéndose cada vez más difícil.

Y poco a poco, a la vista de la identidad del decapitador de James Foley -un rapero londinense hijo de un fanático egipcio- y de hechos similares, comienza a crecer la preocupación ante un fenómeno aterrador: la conversión en yihadistas de jóvenes musulmanes nacidos en Occidente y educados y cuidados con todos los lujos de la civilización occidental.

Londres, el rap y las mezquistas islamistas

Los servicios de Inteligencia británicos han identificado al integrante del Estado Islámico (EI) responsable del asesinato del periodista estadounidense James Foley.

Según informa la edición dominical del diario The Sunday Times, citando «altas fuentes del Gobierno británico», el «sospechoso clave» es un facineroso llamado Abdel Majed Abdel Bary, de 23 años.

Bary, de 23 años, vivió hasta el año pasado en su domicilio familiar del distrito londinense de Maida Vale, en Londres y recientemente colgó en Twitter una imagen suya con una cabeza humana.

Se dedicaba, además de a beneficiarse d ela Seguridad Social, a labores como artista del hip-hop. Con escaso talento, por cierto.

En su faceta artística se presentaba como «L Jinny» y logró que en alguna ocasión pusieran su música en BBC Radio 1.

Bary también sale en varios vídeos de Youtube, con canciones como ‘Overdose’, ‘Flying High’, ‘The Begining’ y ‘Dreamer’.

Ceuta y Melilla: punto de salida de la yihad española hacia Siria e Irak

La mayoría de los golpes al yihadismo este año en España han tenido como escenario Ceuta y, sobre todo, Melilla. En esta última se desarrolló el 14 de marzo la «operación Azteca» que desmanteló una trama dedicada a enviar españoles y marroquíes al Estado Islámico. Fueron detenidos tres terroristas, entre ellos su jefe, Mustafá Maya Amaya. Otro tres cayeron en Marruecos y uno más en Málaga. En esta ciudad fue detenido el 5 de enero Sadik Mohamed, nacido en Ceuta, cuando regresaba de Irak. En Ceuta han sido arrestados tres, entre ellos dos mujeres -una menor de edad- que iban a la yihad.

Madrid: epicentro del reclutamiento para el envío de yihadistas

El pasado 16 de junio, la Policía desmantelaba la «Brigada Al Andalus», con la detención de nueve de sus integrantes, entre ellos el cabecilla, Lahcen Ikassrien. El grupo ya había enviado al menos a nueve yihadistas hacia zonas en conflicto. Su desmantelamiento evitó que mandara a Siria e Irak de manera inmediata a otros cinco. Su base logísticala había desplegado en diferentes barrios de Madrid y tenía conexiones con otros países de Europa. En lo que va de año han sido arrestados en España un total de 25 yihadistas en operaciones que también se han extendido a Huelva.

Schilderswijk (La Haya): el frente de la batalla ideológica en Holanda

El Ayuntamiento de la capital holandesa, La Haya, ha tenido que prohibir todas las manifestaciones en la zona residencial de la ciudad, ya que se habían convocado hasta siete marchas de distinto signo en torno a un barrio, Schilderswijk, donde algunos sectores afirman que las comunidades inmigrantes están aplicando la Sharía por encima de la ley holandesa. El populista Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad, ha convocado la primera de las manifestaciones abiertamente anti-islámica.

Scharebeek (Bruselas): pasaporte al infierno en Oriente Próximo

El Gobierno belga asegura que más de un centenar de personas han salido de este país para combatir en Siria o Irak al lado de los integristas, pero que ha logrado persuadir a otros tantos para que no lo hagan. Barrios como el bruselense de Scharebeek son un foco de actividad para los grupos integristas que han logrado hacerse con el control de zonas enteras en las que la Policía tiene dificultades para intervenir. Recientemente ha habido incidentes graves cuando mujeres musulmanas se han negado a mostrar su rostro ante la Policía. En Bélgica, el burka o el velo integral están prohibidos por ley en el espacio público.

Lille, París y Marsella: barrios islamizados en urbes francesas

Francia es uno de los países que alberga la mayor comunidad musulmana en Europa. Lille ha sido desde el principio el escenario donde los militantes del islamismo han puesto a prueba la fortaleza de la sociedad democrática, al imponer la segregación en las instalaciones públicas (piscinas, por ejemplo) a cambio de paz social. En los alrededores de París o en Marsella, los musulmanes controlan barrios enteros.

Norrebro (Copenhague): con el recuerdo de las caricaturas de Mahoma

Dinamarca trata aún de superar el trauma que supuso la irrupción de un islam radical en las calles de Copenhague. La sociedad tolerante y abierta se rompió con un debate que ha polarizado a los daneses y aupado a la extrema derecha.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído