En la operación, que solo duró nueve minutos, siete personas resultados detenidas y no hubo heridos

Las fuerzas especiales británicas asaltan un petrolero por un intento de secuestro en el Canal de la Mancha

La ruta que seguía el barco se ha empleado frecuentemente por delincuentes que trafican con personas para introducir de manera ilegal a inmigrantes de países como Irán, Irak, Nigeria o Somalia

Las fuerzas especiales británicas asaltan un petrolero por un intento de secuestro en el Canal de la Mancha
Andromeda PD

Las fuerzas especiales británicas hicieron una demostración de su poder y entrenamiento.

La intervención de la unidad fue necesaria por el intento de secuestro llevado a cabo por varios polizones.

Siete personas fueron detenidas en la operación, ocurrida en el Canal de la Mancha. Los comandos del Servicio Especial de Embarcaciones descendieron por cuerdas desde helicópteros al Nave Andromeda. La tripulación del barco se había encerrado en una zona segura del barco. En cuestión de minutos, los polizones habían sido detenidos.

En un comunicado, la Policía de Hampshire indicó que hubo “amenazas verbales” por parte de los polizones hacia la tripulación del barco cuando fueron detectados a bordo, si bien “nadie ha resultado herido”.

El Servicio Especial de Embarcaciones es la división antiterrorista marítima de élite de la Marina británica. El petrolero de 228 metros de longitud, que opera la compañía griega Folegrandos y está registrado en Liberia, transportaba 42.000 toneladas de crudo.

Navios Tanker Managemente, que gestiona el barco, indicó que el patrón del barco estaba “preocupado por la seguridad de la tripulación debido al comportamiento cada vez más hostil de los polizones”. En un comunicado, la compañía señaló que todos los tripulantes estaban “a salvo y bien”.

El barco había salido el 6 de octubre de Lagos, Nigeria, y tenía previsto amarrar en Southampton. El asalto siguió a una situación de tensión de 10 horas mientras el petrolero daba vueltas en una zona unas pocas millas al sureste de la isla de Wight, al sur de Southampton.

La guardia costera envió helicópteros al lugar y las autoridades impusieron una zona de exclusión de tres millas en torno al barco.

Temiendo un secuestro, el secretario de Defensa, Ben Wallace, y la secretaria de Interior, Priti Patel, autorizaron una operación militar, según el gobierno británico.

“Felicito el duro trabajo de la policía y las fuerzas armadas para proteger vidas y asegurar el barco”, dijo Wallace. “Con cielos oscuros y mal tiempo, todos debemos estar agradecidos por nuestros valientes efectivos”.

La ruta que seguía el barco se ha empleado frecuentemente por delincuentes que trafican con personas para introducir de manera ilegal a inmigrantes procedentes de países como Irán, Irak, Nigeria o Somalia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído