El líder de Hezbolá resta importancia a las órdenes de detención

El líder del movimiento chií libanés Hezbolá, Sayed Hasan Nasralá, ha restado importancia este sábado a la detención de cuatro miembros de la formación por el asesinato, en febrero de 2005, el ex primer ministro Rafik Hariri.

En respuesta a las imputaciones por parte del Tribunal Especial para Líbano (dependiente de la ONU), Nasralá rechaza igualmente «todas y cada una de las vacías acusaciones», pues equivalen a «un ataque a Hezbolá». Las cuatro personas sobre las que pesan las órdenes de arresto se encuentran en paradero desconocido.

«Ningún Gobierno libanés será capaz de llevar a cabo ninguna detención en 30 días, 30 años o incluso 300 años», ha añadido en influyente dignatario chií. Además avanza que «lo que ocurrirá será un juicio ‘in absentia’, un juicio en el que el veredicto ya ha sido acordado», de acuerdo con lo recogido con el periódico ‘Naharnet’ de las palabras de Nasralá.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído