Pacos

Paco Sande

Malo por hacer cumplir la ley.

La ofensiva mediática contra el juez Fernando Grande-Marlaska.
Mala señal que un juez sea la noticia constante, y no el «proceso» que trasciende. Fernando Grande-Marlaska ha logrado en poco tiempo que su nombre salte a los titulares de los periódicos, día sí y día también. Y no siempre de la forma que él desearía, pues el brazo «comunicativo» del Gobierno ha comenzado a azotarle mediáticos golpes por hacer lo que está haciendo: cumplir la ley.

En cualquier país con una democracia sana, el gobierno se divide en tres poderes, el legislativo, el ejecutivo, y el judicial, y cada uno debe de ser independiente del otro.
Y esto lo recogen todas las constituciones españolas, desde la primera de 1812 a la última 1978.
Esto es lo que mantienen cumplir y hacer cumplir los dos partidos mayoritarios de este país, pero una y otra vez, la izquierda, cuando ve que las cosas no van como ellos quieren, se olvidan de sus promesas, se olvidan de Montesquieu y se echan al monte.
El 10 de junio de 1936-justo un mes antes del estallido de la Guerra Civil- el gobierno de la II Republica crea un humillante tribunal especial para exigir responsabilidades –presuntamente políticas- a jueces, magistrados y fiscales; compuesto por cinco magistrados del supremo y 12 jurados.
¿Les suena?
Claro que les suena, y es que lo están haciendo otra vez, echaron a Fungueiriño y ahora atacan al juez Marlaska, y no se cortan un pelo, lo dicen con toda la cara, pásate tu ley por el forro, que nos estas jodiendo nuestros planes, y hazlo ya o atente a las consecuencias, así con toda la jeta, -lo hace el pp. Y hay un golpe de estado- e incluso esa vieja momia, esa reliquia de la Guerra Civil, que es Carrillo, salta a la palestra y también echa su rebuzno, el, que es el que debía estarse mas calladito, no vaya a ser que alguien la pida cuentas, pues todavía quedan descendientes de las victimas de Paracuellos, pues es el, el que mas habla.
Y es que no tienen remedio, incluso medio muriéndose, siguen con sus ideas dictatoriales, y queriendo fastidiar al prójimo y a España, y es que ya lo dice el refrán, la cabra siempre tira al monte.
Y dice que la derecha esta como en el 36, pero le falta un ejercito que se subleve.
El ejercito en el 36, no representaba a ninguna derecha, el ejercito fue un exponente mas, de aquella España pobre y analfabeta, que se pronuncio en contra de aquella jaula de grillos en que se había convertido la republica, en realidad el máximo organizador de aquella rebelión del ejercito –en realidad solo parte del ejercito, la mayoría se mantuvo fiel a la republica- fue el General Emilio Mola, un general que en su día participo activamente en la instauración de la republica, pero esto es harina de otro costal y una historia para otro día.
De momento preguntémonos, ¿y como esta la izquierda?.
La izquierda esta que se sale, parten el país en pedacitos, desmantelan el archivo nacional, desprecian nuestra forma de vida y tradiciones, en favor de las del Islam, que por lo visto es lo mola en este momento, quieren pactar con terroristas, ignorando las protestas de las victimas, interfieren en el mercado internacional, tratando de obstaculizar opas que a ellos no les gustan, por que la empresa opada, se la habían prometido a sus amíguetes.
Echan abajo el plan hidrológico, en uno de los periodos más secos de los últimos 50 años, y no dan alternativa, -iban a construir desaladoras, pero de momento, ni la primera piedra-, los países aliados que tenemos, son de lo más granado de este mundo y, por ultimo coartan a un juez, para que no haga cumplir la ley.
Y para celebrar lo bien que lo están haciendo, van a expedir una tirada de sellos de correos, con el tema de las Juventudes Socialistas, y con el nombre de “Juventud y Democracia” –hay que joderse-.
¿Hay quien de más?
¿Para cuando una de monedas, con la faz de Zapatero?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído