Pacos

Paco Sande

Por favor, ahorrarnos de vuestro cinismo.

Apenas se ha presentado en Galicia, apenas acaba de nacer, el anteproyecto de la lengua en la enseñanza y ya, los nacionalistas gallegos, “los demócratas” se han puesto a chillar como verracos contra el.
Esta vez se hacen llamar, plataforma, “Queremos galego”. Son los mismos del “Trinca Maís” pero bajo otro eslogan.
Y ahí salen esta tarde en varios pueblos de Galicia, incluido el mío, a protestar porque en Galicia, acaba de nacer un esbozo de democracia. Es ínfimo, casi nada, pero ellos eso no lo van a tolerar jamás. Aquí va a ser su idea de Galicia y a la democracia y la libertad que les den.
Y de que eso siga así se van a cuidar ellos, Los “Trinca Maís”, la “Mesa de Desnormalización Lingüística”, otros que también trincan lo suyo, y los sindicatos. Qué alguien me diga ¿Qué tienen que decir los sindicatos, sobre la educación de los niños gallegos?
Decía esta tarde el señor “Carlitos Callón”, el caciquillo de esta patulea, que, salían a la calle para buscar consenso, que con el nuevo decreto nadie está conforme, ni los gallegos, -…Porque lo dice él-, ni los sindicatos, ni nadie, solo una asociación de padres, son los únicos que están de acuerdo. ¿Y quien más que los padres, tiene derecho a decidir por la educación de los hijos, amigo Callón?
¿Dices que buscas consenso? -Pues entonces escucha a los padres.
-El decreto dice claramente: El idioma de cada curso en infantil será el que elijan los padres por mayoría.
¿Qué mas consenso quieres?
Tú y tu ralea no queréis el consenso. Queréis dictarnos. Queréis educar a nuestros niños ideológicamente para que odien a España y a todo lo que les huela a español.
Decías esta tarde, en la radio, que rechazabais la imposición del castellano.
Mira, los gallegos podemos perdonaros muchas cosas, pero por favor, ahorrarnos de vuestro cinismo, muchacho.
Ahí estarás en la plaza del pueblo, disertando tu discursillo “chavizta”.
Soltando tu perorata sobre los derechos de la lengua gallega y como la quieren subyugar los españolistas malvados, etc., etc., etc. A mi también me gustaría ir a esa plaza y preguntarte, ¿y mis derechos? ¿O es que los padres gallegos que queremos que nuestros hijos aprendan a hablar el español, que somos la mayoría, aunque tú eso nunca lo vayas a admitir, no tenemos derechos?
Me gustaría ir, pero no voy a hacerlo. Y no es por desidia, el que no lo hago, no, es por miedo.
Si tengo miedo. Miedo porque sé que el ir ahí y exponer mis ideas y reivindicaciones es poner en serio peligro mi integridad física.
No tuve miedo en la España de Franco, y tengo miedo ahora.

Esa es la clase de libertad que, gracias a vosotros, disfrutamos ahora en Galicia.
Por mucho que me esfuerce nunca seré capaz de hacer cargo a la gente, que no viva esto, al extremo de falta de libertad, de socavo de los mas elementales derechos humanos, a que hemos llegado los que tuvimos la desgracia de vivir en uno de estos “países” del extrarradio español.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

SILLAS DE OFICINA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído