Pacos

Paco Sande

Julia, la Rahola y toda esa gente justa.

¡Qué vergüenza! ¡Qué bochorno!
Es inadmisible todo el tejidillo que se traen entre manos Hacienda Pública, Montoro, los Notarios, el juez Castro, con todo este asunto de adjudicarle a la Infanta Cristina, la venta de unas fincas que nunca existió.
Pero vamos a ver: ¿Qué pasa con la Familia Real, les ha mirado un tuerto o han roto todos los espejos de palacio?
Porque primero fueron todas las desventuras que se cebaron sobre su majestad el Rey, luego el marrón en el que se ha metido, él solito, el Urdanga, luego, no hace mucho, incluso le llegó una multa de tráfico a la Infanta Elena por haber sido pillada, sin carnet de conducir, conduciendo un tractor y luego viene esto de la supuesta venta de unas fincas por parte de la Infanta Cristina y que, al parecer, de lo dicho, nada de nada.
A ver: ¿todavía queda alguien a estas alturas que piense que todo esto es una casualidad?
Porque yo estoy cada día más convencido que aquí hay una mano, o manos, negras que se han propuesto acabar con la realeza en España y lo van a conseguir.
Y la verdad, no les va a costar mucho, puesto que en este país, un país de chusma donde los haya, un país donde nos gusta linchar a los personajes importantes más que a un tonto un lápiz, lo tienen tirado.
Sin ir más lejos, estos días se llena el twiter con comentarios sobre el asunto, pero, la mayoría, no son tratando de defender a la Infanta injustamente acusada, no, sino muy al contrario, insinuando, o simplemente diciéndolo sin tapujos, que alguien está tratando de encubrir a la Infanta y por lo tanto ocultando pruebas.
Y estos, esta chusma, son los mismos que al hablar del problema de Messi o del cocinero Sergio Arola, con hacienda se la cogen con papel de fumar.
Un ejemplo el que escuché el otro día a la señora Julia Otero en su programa de Onda Cero, Julia en la Onda: Estaba la señora Otero comentando el asunto Messsi con un fulano que ella lleva al programa todas las tardes para que ilustre el tema del día y preguntaba la señora Otero: -Entonces los de Messi parece que se va a arreglar, ¿No? Parece que va a pagar y en paz.
Si, le respondía el otro, Messi es un futbolista que está en la cumbre de su carrera y a esta gente no le interesan estas controversias puesto que dañan su imagen, entonces se ha decidido a pagar y listo, sin armar mas gáleo.
-¿Y a usted qué le parece esto que hace Hacienda con Messi, bien o mal?
Mire, sea uno quien sea, los impuestos a Hacienda hay que pagarlos, si alguien no lo hace, entonces está robando a todos los españoles.
-Bueno, ¿y es un buen bocado, no, 15 millones?
No, van a ser 25, puesto que ya ha pagado 10.
-Bueno, responde Julia, tratando de exculparlo una vez más, ojalá hicieran todos como él.
Vamos a ver señora Otero, ya sé que no se le pueden pedir peras al olmo, pero a ver si se lo puedo poner fácil: Messi, no hace señora Otero, le han obligado a hacer.
Messi paga porque fue pillado con el carrito del helado y ahora le obligan a pagar, si no hubiese sido pillado, se hubiese largado con sus millones a su Argentina natal. ¿Lo coge usted señora Otero?
¿O se lo dibujo?
Y ayer tenían que ver a la señora Pilar Rahola en la televisión, en el programa “El Gran Debate”, creo que se llama así, tratando de defender lo indefendible en el caso Sergio Arola.
Para esta señora todo lo que sea catalán, y el cocinero lo es, tiene patente de corso.
Decía la señora Rahola, con unos argumentos tan consistentes que bien podrían haber salido de mi loro, que la Hacienda Española estaba penalizando la excelencia.
Por dios señora Rahola, este señor, no ha pagado ni a Hacienda, ni a la Seguridad Social y por eso le han cerrado el restaurante. Ni más, ni menos.
Si a este señor tan excelente, mediático, vanguardista, etc., no le da el negocio para pagar sus facturas, pues que cierre y en paz. Hacienda y la Seguridad Social la tiene que pagar todo el mundo y punto.
Pero claro, la señora Rahola no lo ve así. Hacienda tendría que cobrarle a todo el mundo, no hay más que verla cundo se trata del asunto de la Infanta, pero eso si, si se trata de un catalán, entonces aquí habría que hacer una excepción, faltaría más.
Pero es que hay personas que para ser ecuánimes, imparciales y justas, tendrían que volver a nacer mil veces y ni aun así.
No es que no quieran, es que no pueden. No son capaces de ser de otra manera, está en sus genes.

Los mejores productos de motor

PRODUCTOS DE MOTOR

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído