Pacos

Paco Sande

La democracia, la de verdad, no se hace en la calle.

Lo que está sucediendo en Ucrania es lo que tenía que suceder. Se veía venir.
Porque esto es lo que pasa cuando se quiere impartir democracia en la calle.
Cuando una pandilla de ignorantes que no sabrían situar a su país en un mapa, soliviantados por una pandilla de listillos, anti sistema, ultraizquierdistas o ultra derechistas, da lo mismo, en realidad una pandilla de sinvergüenzas que les da lo mismo quien gane o quien pierda, deciden tomar las calle y no abandonarla hasta conseguir tumbar al gobierno de turno y, al final, la cosa se sale de madre y se acaba dando un golpe de estado, como ha sucedido ahí.
Pero a estos les ha salido la criada respondona. Se han topado con los rusos que les han aplicado aquello de que, “el que no quiere una taza se le dan dos”, y ahora todos aquellos espabilados que se lanzaban contra la policía en las calles de Kiev, que le hagan el numerito ahora a los rusos, vamos. A ver que se vengan arriba.
Y es que no hombre, no, la democracia no se hace en la calle. La democracia se hace en las urnas, con votos y aceptando lo que decida la mayoría aunque no sea lo que nosotros deseásemos, y no en las calles con indignados, 15Ms, Nunca Mais, perros flauta y otros bichos de similar pelaje.
Si alguna vez nos toca un Gobierno que no nos gusta o no es el que nosotros consideramos mas adecuado, entonces lo que debemos hacer es esperar a las próximas elecciones y volver a votar a aquel partido que si nos gusta y, si gana ese partido, salir a la calle para emborracharnos y celébralo por todo lo alto, y si pierde, salir a la calle para emborracharnos y olvidar hasta la próxima vez.
Así es como se hace en las viejas democracias, en las de verdad: Inglaterra, Francia, Alemania etc., pero aquí en España, donde nunca las vimos más gordas y nos gusta una plaza llena más que a un tonto un lápiz y enseguida vemos “primaveras”, revoluciones de las masas y otras soplapolleces por el estilo y tomamos a los que están allí vociferando y rompiéndolo todo por héroes y libertadores y tal. ¿Por dios, cuando vamos a madurar?
¿Pero que se va a esperar de alguien que se cree que el Che Guevara fue un héroe, o que la revolución francesa fue una ola de libertad o que en Cuba, Venezuela o Bolivia ha triunfado la libertad del pueblo?
Y es que no tenemos remedio “oyche”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído