Pacos

Paco Sande

Retrasar la hora, esa maldita costumbre.

Hace algo más de una semana que hemos retrasado la hora y hemos entrado en horario de invierno.
Mientras escribo esto se ha hecho de noche. Son solo las siete menos cuarto de la tarde pero, entre que el cielo ha estado nublado y amenazando lluvia todo el día, y el dichoso cambio de hora de las narices, la noche se me ha echado encima.
Hace tan solo ocho días, a esta misma hora todavía nos quedaba una hora más de día, pero gracias este cambio de hora que, se supone, se hace para ahorrar, nos fastidian una hora de luz y nos meten de lleno en el invierno, y que alguien me cuente donde está el ahorro?
Bien, pues a pesar de que la cosa ésta, de darle una hora hacia atrás al reloj en el invierno, no parece gustarle a nadie, aquí en Galicia todavía quedan unos cuantos que dicen que la hora de Galicia debiera ser la misma que en Portugal, Inglaterra o Canarias, puesto que, según ellos, al estar nuestro horario (el de Galicia) desfasado hacia el oeste, nos resta luminosidad por las tardes.
¿…?
Si uno observa de qué clase de personas salen estos comentarios enseguida se da cuenta que el que lo dice o es un nacionalista-galeguista, por aquello de ser diferentes del resto de España, o es uno que no tiene ni pajolera idea de lo que está diciendo.
A ver, para unos y otros, voy a tratar de dejarlo aquí, lo más claro posible:
Primero vamos con Canarias: es cierto que Canarias va una hora retrasada respecto al resto de España, pero en Canarias, en este momento, todavía les queda una hora más de sol, por lo tanto, no nos podemos comparar con ellos.
-Este detalle, de que les queda todavía una hora más de sol, es fácil de comprobar, busquen en Google, “earth view”, y desde un satélite se puede observar la tierra en tiempo real, háganlo cuando se les esté haciendo de noche en Galicia, y observen donde está todavía Canarias, con respecto a la sombra nocturno que ya cubre toda Europa, incluyendo Galicia, Portugal y, por supuesto, Inglaterra.
Y, en cuanto a Portugal e Inglaterra: Como iba diciendo, aquí son las siete menos cuarto de la tarde y se ha hecho noche cerrada, y en Portugal, también se ha hecho de noche, igual que aquí, pero allí son las seis menos cuarto, en cuanto en Inglaterra ya ni te cuento, allí también son las seis menos cuarto, pero a ellos, para los británicos, ya hace una hora que se les ha ido el día. Y ya una vez metidos en el invierno, digamos el día de Navidad, por poner uno, a los gallegos se nos hará de noche a las seis de la tarde, en el mismo instante que se les hará de noche también en Portugal, pero sus relojes, los de los portugueses, marcaran las cinco de la tarde, y a los británicos, y esto lo sé muy bien, puesto que viví casi veinte años en ese país, a las cuatro y media de la tarde ya se quedan a oscuras.
¿Queda claro?
¿Es esa la hora qué le convendría a Galicia?
¿Ese es el horario que, según estas lumbreras, nos iba a dar más luminosidad por la tarde?

¿…?
Claro que no, eso les quita a esos países, Inglaterra y Portugal, una hora de día y les mete una hora dentro de la noche, y eso lo puede ver cualquiera que tenga un mínimo de tejido neuronal.
Y es que, en realidad, no hay nada malo con nuestro horario actual.
Es mucho mejor que el británico puesto que nos da una hora más de día por las tardes, allí, como explico arriba, en el horario de invierno se hace de noche a las 4 de la tarde, esa era la parte que menos me gustaba de Inglaterra, su maldita hora atrasada que te obliga a andar siempre de noche.
Lo que si hay que adoptar de ellos es su horario de trabajo, de 8 de la mañana a 4´30 de la tarde o de nueve de la mañana, como muy tarde, a 5´30 de la tarde, con media hora para comer y dejarnos del infernal horario, con almuerzo de tres y cuatro horas, que tenemos aquí y que nos obliga a terminar a las 9 de la noche, esto es lo que hay que cambiar, esto.
O sea, lo que aquí se ha dado en llamar, “jornada intensiva”, y dejarnos de la chorrada, desfasada y completamente, anacrónica del horario partido.
Algo que, al parecer, a tantos jefes les cuesta adoptar, y no soy capaz de saber por qué?
Esto lo he escrito yo mil veces pero parece que nadie quiere darse por enterado y andan siempre a vueltas con la parte que tenemos bien, con la hora. Por dios, vaya país de acémilas que estamos hechos.
Y así nos va con todo, acertamos de lleno cuando todo el mundo decía que Trump se iba a dar un castañazo de muy padre y señor mío, como acertamos cuando decíamos, bueno, decían, que Podemos le iba a dar el “sorpasso” al PSOE, algo que nunca va a suceder, pero esto es otra historia que dejo para otro día.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído