Pacos

Paco Sande

El Internet, el you tube y alguno más.

Decir que el Internet y el teléfono móvil nos han cambiado la vida es un axioma. Porque eso es algo tan evidente, y ha sucedido en tan breve espacio de tiempo, que casi es imposible de creer.
En realidad, han irrumpido de una forma tal en nuestras vidas y las han cambiado hasta tal punto que, de pensarlo un poquito detenidamente, la cosa como que asusta.
Pensar que hace tan solo unos veinte años, año arriba año abajo, estábamos todos garabateando papeles con un lápiz o con el Bic de toda la vida, y ahora, solo dos décadas después, si nos falta el teléfono móvil es como si nos faltase un ojo y si fallase el Internet, ¡Ay si fallase el Internet) el mundo se pararía al instante, y esto es algo tan increíble como emocionante.
Dicen que cuando se crea la historia los protagonistas no se dan cuenta, y eso es justamente lo que nos está pasando a nosotros, estamos viviendo momentos históricos y no nos damos cuenta.
Dice uno de mis yernos, que a él le gustaría vivir un hecho que cambiase la historia del mundo.
Ahí lo tienen, él, programador informático, un trabajo que no existía hace veinte años, le gustaría vivir un hecho que cambiase la historia del mundo… ¿?
Un día los libros hablaran de este momento, del gran paso que representó para el ser humano la llegada del Internet y se maravillaran, como nosotros nos maravillamos cuando leemos que hace solo unos cien años no existía la luz eléctrica, ni el automóvil, ni los aviones, etc.
Y les costará imaginar un mundo sin Internet tanto como a nosotros nos cuesta imaginar un mundo sin aquéllos inventos.
Pero eso lo vamos a dejar para ellos, los futuros estudiantes, de lo que quiero escribir ahora es sobre algunas cosas que he encontrado o nos ha traído Internet.
Primero, me dio la oportunidad de escribir sobre lo que pienso, dar mis opiniones, y que alguien lo lea.
La oportunidad de concertar citas para el médico, consultar mis cuentas del banco, pagar facturas, arreglar asuntos legales y papeleos varios, todo desde casa.
Además de eso, el poder escribirle a mi hermano en Inglaterra, a algún amigo que está lejos o al otro que está cerca, todo en tiempo real y a clic de un “ratón”, eso no tiene precio.
O poder ver al momento cualquier noticia que se esté dando en cualquier parte del mundo, recabar cualquier dato que se esté discutiendo durante las «tertulias» que tengo con mis amigos mientras tomamos una copa de vino o poder volver a ver películas de cine que veía cuando era niño o programas y series de televisión que mirábamos hace cincuenta años. Si 50, así como suena, o sea, cuando la televisión era todavía un bebé.
Series que creía olvidadas para siempre: El Llanero Solitario, -la serie con personajes de carne y hueso, no los dibujos animados que vino mucho mas tarde- Cheyene, Bronco, Látigo Negro, Caravana, Bonanza, Randall el Justiciero o “Rawhide”, ésta última, posiblemente la serie de televisión basada en el Lejano Oeste, mejor de todos los tiempos, y muchas más.
Sin mencionar las veces que he entrado en “you tube”, para consultar como resolver problemas del día a día. Desde desmontar un calentador a como volar un drone o desatascar una lavadora. Todo está ahí.
Pero no solo nos trajo lo bueno, sino que, desgraciadamente, también hay cosas malas, fantásticas y, por llamarlas de alguna manera, increíbles. Pero de esto escribiré otro día.
Hoy quiero desearles:

FELIZ NAVIDAD A TODOS.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído