Pacos

Paco Sande

Los honores a Franco y su circunstancia.

Mucho se ha escrito y hablado de los honores y honras otorgadas a Franco durante el tiempo de éste como jefe del Estado Español.
He leído y oído hasta la saciedad que, en la mayoría de los casos, toda aquella pompa y devoción hacia el Jefe del Estado, había sido forzada sobre los ciudadanos y mandatarios de los distintos organismos que, bajo esa presión, al final todos en mayor o menor grado se vieron compelidos a otorgársela.
¡Nada más lejos de la verdad!.
Y es verdad que en muchos casos, aquellos, galardones, distinciones, nombramientos de hijo adoptivo de esta o aquella villa o ciudad, y otros elogios por el estilo, fueron fruto de la adulación más descarada, -en hacer la pelota, en este país somos maestros-, no todos fueron así.
Al terminar la Guerra, millones de personas vieron a Franco, como el salvador de sus vidas y sus haciendas, literalmente.
Cuenta Camilo José Cela, de Zaragoza: “La gente se abrazaba, saltaba, cantaba jotas, bebía a morro de las botellas de vino, de coñac, de anís, comía chorizo y pan y daba vivas a España, a Franco y a La Virgen del Pilar”.
San Sebastián lo nombraba hijo adoptivo, y en la mismísima Cataluña, en el Monasterio de Montserrat, lugar éste, con cierta tradición separatista, pero que había sufrido un duro golpe al ser asesinados siete de sus monjes por los comunistas, el abad lo integraba en la cofradía de la Cámara de los Ángeles.
La persecución había sido especialmente cruenta en esa región: fueron asesinados cuatro obispos y 1.536 sacerdotes, aparte de monjes y cristianos por el mero hecho de serlo.
La masacre de sacerdotes en Lérida, llegó hasta el 62 por ciento. Aquí se puede entender la gratitud a Franco.
-No hay que olvidar tampoco, que una de las unidades más condecoradas en el ejército de Franco, durante la guerra, fue la del Tercio de Montserrat, un cuerpo de choque integrado por soldados catalanes que durante la batalla de Belchite, frenaba en codo, con solo 180 hombres y medios ligeros, una división enemiga. Se salvaron más o menos ilesos sólo 43 y la Unidad recibió la Laureada-.
Y sirva de pequeño ejemplo lo aquí expuesto, porque en el resto de España, sucedía tres cuartos de lo mismo.
Entre las adhesiones a Franco, destacaba la del Rey Alfonso XIII, que se declaraba un español más a las órdenes del Caudillo, o la de Don Juan de Borbón, Príncipe de Asturias, que lo imitaba.
Tampoco fue verdad aquello de que España se quedó sin intelectuales.
Gente como Azorín o Gómez de la Serna, que estuvieron desde el principio al lado de los “Nacionales”. O Joan Miró, Pérez de Ayala, Ortega y Gasset o Gregorio Marañón, -Todos ellos entre los intelectuales más destacados de la época- y muchos otros que regresaron al país.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído