Palpito Digital

José Muñoz Clares

A navajazos

El caso es que Sánchez tiene razón en no querer que un perroflauta venido a más como es Iglesias «el referendero», se le siente en el Consejo de Ministros, porque una vez llegue lo que ha de llegar, la sentencia del prusés, lo más normal será que haya que echar mano del art. 155 y entonces se encontraría el del Falcon una oposición interna que ningún bien le hará ni a él ni a su partido. Iglesias no es de fiar, eso lo sabemos todos, pero Sánchez no se atreve a decírselo si no es de modo interpuesto: califica de mascarada el estúpido referéndum que se ha montado y así evita, sin evitarlo, llamar fantoche a Iglesias. Si finalmente el astuto Sánchez conduce a nuevas elecciones por mejor acuchillar al moribundo Iglesias, puede que se lleve a su vez algún navajo por la espalda, como bien podría ser la alianza PP-Cs en el Senado que le quitaría el mando a la hora de pilotar el 155.

Quieran los dioses que la sentencia de los sediciosos se solape con la de los ERE de Andalucía, de la que nos hemos olvidado, porque si resulta ser como tememos después de lo que se vio en el juicio, le van a cortar la cara al guapito de Sánchez como navajazo simétrico al que él le pegó a Rajoy: si la Gürtel obligaba a salir, el choriceo andaluz nos va a dejar pasmados una vez caigan las cifras sobre la mesa y nos recuerden lo que ya sabemos: que la ética socialista se para más acá de las puertas de los puticlubs pagados con tarjetas oficiales y de la compra de votos a base de ese diabólico PER, y si el asunto es tan escandaloso como resulta de temer lo mismo se le unen otra vez las fuerzas minoritarias pero contra él, y lo vemos defenestrado de la Moncloa en menos que nos reponemos de los actuales marasmos que vivimos.

En cuanto a VOX, su destino es paradójicamente simétrico al de Podemos – lo de unidas que se lo apliquen ellas -, pues ambas formaciones tienen vaticinado que si hay nuevas elecciones y se les puede mínimamente culpar por ello, el destrozo va a ser mayúsculo en cuanto cada gallo vuelva al corral del que no debió salir: los de Podemos al PSOE y los de VOX al PP, que es su lugar de procedencia y residencia en condiciones normales. Lo de VOX es un caso paradigmático de pobre venido a más – como Iglesias, al fin y al cabo -, que se cree más de lo que es y acaba incomodando a los ricos de siempre, que acaban por echarlo del sarao. Si es eso lo que quieren lo tienen muy a mano y ojalá se materialice esa nueva elección en Murcia y las urnas pongan a cada cual en su sitio, sobre todo a Podemos y a VOX, porque el resto ya están donde parece ser que les corresponde. De Cs es mejor no hablar: que dejen solo al maestro Rivera y puede que consiga hundirse a sí mismo y llevarse por delante lo que parecía una esperanza de cordura en el centro derecha.

La población civil se ha acomodado pero ha decidido que los políticos españoles son su segunda razón de preocupaciones y quebrantos, sólo detrás del paro. Y eso promueve la irrupción de más chistosos antisistema en vez de más gente seria, de esa que hace que un país prospere, que es lo que esperamos como agua de mayo. Y dado que los dioses no nos dan agua, podrían al menos darnos gente seria en vez de gentucilla para la gestión pública, del tipo de los que resuelven sus contiendas a navajazos.

Continúe, pues, la tanda de navajazos. A diestro y siniestro, nunca mejor dicho.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído